Moneda

Síganos

Tu carrito

Tienes (0) productos $0
ANUNCIO
web_banner_magisterio_1115x116_ppatino_3.png

Estrategia metodológica en Investigación Mediación Acción –IMA– para la formación en competencias de acción social en estudiantes de Comunicación Social

Por Diana E. Oliveros F. , Por Ramiro Leguízamo Serna
Magisterio
12/06/2020 - 10:30
0
Foto de Adobe Stock
A partir de comprender la didáctica como parte fundamental del proceso de enseñanza-aprendizaje así como al estudiante y su interacción con el contexto como base y objetivo de la misma, hemos desarrollado durante más de cinco años, en la asignatura de Mediaciones para la Acción Social, de la carrera de Comunicación Social y Periodismo, nuestra experiencia en Investigación Mediación Acción, propuesta que permite al estudiante lograr competencias en mediaciones comunicativas y construir una conciencia crítica sobre las realidades sociales. La Investigación Mediación Acción ha sido una metodología surgida de la práctica en el aula y propone dar respuestas o alternativas mediáticas desde la investigación formativa que responda a los problemas sociales de mayor impacto. 
Palabras clave: investigación, acción, Mediación, comunicación, problemática social, cultura.
Introducción
La metodología que hemos denominado Investigación Mediación Acción ha sido elaborada a partir de la experiencia en el aula con estudiantes de Comunicación Social y Periodismo, de la Universidad Central. La Investigación Mediación Acción nos ha permitido desarrollar técnicas e instrumentos más certeros en relación con el objetivo de la misma. 
la comunicación, en la actualidad, es una forma de acción, la cual se transforma contantemente por diversos acontecimientos o hechos que responden en gran medida a la globalización y necesidad de satisfacer las necesidades de los diversos grupos que conforman.
Es necesario manifestar que la Investigación la entendemos como un proceso riguroso cuya motivación inicial parte de una intención referida al saber, donde el estudiante establece una relación con la sociedad y con el conocimiento científico, buscando desarrollar en él una actitud participante y activa frente a la problemática social que se comporta como el objeto de la investigación (Cubides y Durán, 2002). En este sentido, la formulación del objeto de la investigación, implica una dimensión fuertemente ética y política acorde con la necesidad de comprender la constitución de los diversos cuerpos sociales, de sus realidades y de sus sensibilidades.
El resultado de la investigación será la base contextual y teórica sobre la cual opere la Mediación, relevante en la medida que reúne una serie de competencias a formar en el estudiante de comunicación social. Lo anterior significa que la Mediación se define como aquella generada a partir de la interacción entre el conocimiento proveniente del análisis de la realidad social, el establecimiento de objetivos y las formas de participación conducentes a una acción transformadora (Alguacil, 2000). Por tanto, la Mediación es un proceso por medio del cual se realizan acciones dirigidas a restablecer flujos de comunicación, generar vínculos de intermediación y propiciar espacios de construcción y resolución de problemas. Por ello, la Mediación requiere del establecimiento de diferentes niveles de interacción como lo son el compromiso de actores y dinamizadores, y la confianza en las redes, en sus complejas estructuras y flujos. 
+Conozca los cursos virtuales y registre sus datos AQUÍ
Por su parte, la Acción significa activar o imprimir movimiento a las organizaciones sociales para hacerlos corresponsables de sus propias condiciones de vida (Alguacil, 1999). Ahora bien, la Investigación Mediación Acción –IMA–, será entendida como el proceso que parte del cuestionamiento sobre la realidad social, donde las problemáticas evidenciadas son analizadas y dinamizadas a través de las estrategias de Mediación según la necesidad. Cada estrategia involucra a los sujetos pertenecientes a diferentes organizaciones que ejercen una acción y representan un rol específico, convirtiéndose en nodos de redes que se extienden y se interconectan. 
En la IMA el investigador-mediador (estudiante) propone, diseña estrategias, genera flujos y relaciones a partir de la configuración de redes para la acción social.
Fundamentación teórica
La Investigación Mediación Acción se fundamenta en las nociones teóricas que aportan a la comprensión de la pregunta problema de la asignatura de Proyecto Integrado en Mediaciones para la Acción Social: ¿Qué posibilidades de afectación se dan en los colectivos humanos organizados? Estos conceptos son: comunicación, cultura, Mediación, acción que se interrelacionan a partir del constructo de redes y construyen un marco conceptual cuya base son las organizaciones comprendidas como colectivos humanos articulados en torno a un fin que se edifica simbólicamente a través de y mediante procesos que hablan de sus prácticas y que los insertan en redes de significación expresadas en lenguajes y acciones. 
Estas redes de significación se entienden desde el contexto social y cultural, ya que la cultura conforma
“normas de significados transmitidos históricamente, personificados en símbolos, es decir, un sistema de concepciones heredadas expresadas en formas simbólicas por medio de las cuales los hombres se comunican, perpetúan y desarrollan su conocimiento de la vida y sus actitudes con respecto a esta” (Geertz, 1973, p. 89).
Siendo así la cultura estructurante de símbolos y de flujos de significado que se dinamizan continuamente.
En este orden, la comunicación no solo será el vehículo de estos flujos de significación sino que es transformadora de la naturaleza de la producción simbólica y del intercambio en el mundo moderno donde los colectivos humanos se convierten en fabricantes de tramas de significado para consumo propio (Thomson, 1998). Lo anterior se corrobora al tener presente que la comunicación, en la actualidad, es una forma de acción, la cual se transforma contantemente por diversos acontecimientos o hechos que responden en gran medida a la globalización y necesidad de satisfacer las necesidades de los diversos grupos que conforman.
La globalización se puede entender como la concentración de tres dimensiones a saber: privacidad, política y opinión. Lo público, así como la opinión pública, se limita en su ámbito; es decir, que en algunas oportunidades se habla de la opinión pública internacional del mismo modo que se habla de las relaciones internacionales. (Ortiz, 2003) No obstante, el movimiento de globalización que trae consigo nuevos fenómenos sociales; caracterizados en gran parte por la transformación de los espacios y políticas públicas y que manifiestan la relevancia que tienen los mediadores frente a los problemas que aquejan a la sociedad. 
Por su parte, la Mediación, se contempla como “la Acción, desde la perspectiva de los sujetos que animan los movimientos y organizaciones sociales, se basa en activar, en imprimir acción, en accionar a los ciudadanos direccionándolos como actores principales en las transformaciones necesarias para alcanzar las mayores cotas posibles de calidad de vida. La acción significa la consecución de procesos que precisan de forma recurrente de las tres C: Conocimiento, Comunicación y Conciencia” (Alguacil, 2000). Con este término se hace evidente la importancia de investigar los problemas sociales con el propósito de entender las causas y efectos que han conllevado a la vulneración de los sujetos o colectivos humanos y, por supuesto, empoderarse de los temas que desde la política pública o la normatividad social pueden concatenar las redes desde las estrategias de Mediación que podrán ofrecer una mejor solución frente a la problemática en cuestión.
La Mediación se propone a través de activar redes, cuya arquitectura funciona a partir de un sistema abierto en continua interacción gracias a un intercambio dinámico y diverso entre actores, que a su vez se enriquecen y buscan su bienestar potencializando recursos y optimizando aprendizajes, sentidos y significados que fluyen en la red (Dabas, 1995). Las redes, ahora abordadas desde diferentes estudios (Gil, 2002) se presentan como un campo de acción importante para el comunicador de hoy, debido a que las personas o nodos de la red no solo actúan sino se comunican hacia el exterior con otros grupos y redes, y al interior con sus propios actores. Es así como el comunicador debe procurar que se hagan efectivos estos flujos de comunicación y que permitan la construcción de una adecuada reciprocidad social (Henao, 1998). 
Didáctica e implementación de la Investigación Mediación Acción –IMA–
El desarrollo, aplicación o didáctica del proceso de Investigación Mediación Acción –IMA– está conformada por siete fases: Motivación, acercamiento, contextualización, proyecto, desarrollo, análisis y estrategia de Mediación- Acción. A continuación se explicará cada paso y el proceso que, en general, se contempla. 
  • Motivación
La motivación se entiende como la generación en el estudiante, de una voluntad hacia el desarrollo de metas o fines determinados, donde se comprometa en ello la necesidad propia y social.
El objetivo de esta fase es generar empatía en el estudiante desde su relación personal hacia la sociedad. Para ello, y a partir de considerar las necesidades del estudiante, se conforman grupos, temas y problemáticas de interés social. 
La reflexión sobre las necesidades parte de la matriz del análisis sobre categorías existenciales de Max Neef (1993), en ella se determinan no solo necesidades sino los satisfactores a partir del ser, tener, hacer y estar. Estos satisfactores se traducen en el ser investigador-mediador, tener herramientas, realizar acciones estratégicas y estar en los lugares de realidad.
Una vez ubicado el estudiante en sus necesidades y satisfactores desde la investigación, él, junto con sus pares con intereses similares propone un primer tema de abordaje que se explora en la fase de acercamiento.
  • Acercamiento
El tema inicial de abordaje se valora a partir de las variables: pertinencia, coherencia y claridad. Pertinencia hacia la asignatura, la carrera y la relevancia social. Coherencia con las necesidades propias y sus satisfactores. Claridad sobre el tema y sus implicaciones, a priori. Luego, y de forma grupal, se responden las siguientes preguntas: qué en particular del tema, por qué este tema o en qué aportará; dónde se podrá investigar; cuándo se realizará o en qué momento se recogerá información; quiénes o cuáles serán los actores y, finalmente, qué me aporta. 
La técnica apropiada para realizar el mapeo es la desarrollada por Tony Buzan (2004), en la cual, la información (preguntas) se concreta como una red de ideas que se expande en todas las direcciones, partiendo de una idea principal apoyada por una imagen o palabra ubicada en el centro que se conecta con las preguntas de manera irradiante y estas, a su vez, asociadas a ideas secundarias o posibles respuestas por múltiples ramificaciones.
El mapa y la evaluación del mismo a partir del saber con el que ingresa el estudiante dan vía al plan inicial de búsqueda de fuentes.
  • Contextualización
Esta fase tiene como objetivos desarrollar las habilidades para describir situaciones o fenómenos; construir categorías lógicas y usarlas para ordenar un universo y poner en un contexto no inmediato.
Las actividades realizadas están asociadas con la búsqueda de fuentes referenciales, teóricas y oficiales. Las referenciales son aquellos estudios e investigaciones previas realizadas sobre el tema. Las teóricas son los conceptos que permiten comprender y analizar mejor las realidades asociadas al tema, y las oficiales son aquellas fuentes producidas desde la institucionalidad como censos, leyes o políticas.
La fase de contextualización sigue los pasos de: precisar la necesidad de información al definir y aclarar el tema de indagación, elegir términos de búsqueda que pueden surgir de las palabras con las que se construyó el mapa mental, selección de fuentes de información donde se determinan lugares, autores y formatos de fuentes, ejecutar búsqueda en bibliotecas, Internet, instituciones e inclusive en visitas a personas o grupos con los que se desea trabajar, y ordenación o sistematización de datos a partir de matrices, cuadros, mapas o fichas.
Una vez se cuente con la suficiente información y conocimiento contextual del tema se diseña el proyecto.
  • Proyecto
En esta fase, el estudiante deberá problematizar una realidad social y manifestarla en preguntas de investigación, entendiéndose así que el problema de investigación surge de un realidad problemática y social. Por tanto, el proyecto se considera como una ordenación de actividades y recursos que depende del medio donde surge y se desarrolla; es decir, del contexto económico, político y social que lo enmarca. El proyecto se convierte en un plan de acción que, al inicio, resuelve un problema de investigación que significa aportar a la solución del mismo, a partir de generar redes de acción con las organizaciones involucradas.
El inicio del proyecto es el planteamiento de la pregunta de investigación, y esta es el resultado del análisis y cruce de información de la fase contextual. Una vez determinada la pregunta de investigación, se plantean otras preguntas que darán respuesta al proyecto de esta manera.
Preguntas Ítems del proyecto
  • ¿Qué vamos a hacer? Nombre del Proyecto. Acción frente a la pregunta de investigación
  • ¿Por qué se hará el proyecto? Justificación del proyecto
  • ¿Qué conceptos o ideas nos ayudan a responder la pregunta de investigación? Marco teórico y contextual
  • ¿Para qué proponemos el proyecto? Fines y objetivos del proyecto: qué lograría ese proyecto
  • ¿En dónde desarrollaremos el proyecto? Espacio físico
  • ¿Cómo lo haremos? Metodología y listado de actividades para concretar el proyecto
  • ¿Cuándo lo haremos? Cronograma del proyecto 
  • ¿Qué necesitamos para hacer el proyecto? Listado de recursos y cantidad necesaria (materiales, humanos y financieros)
Al responder las preguntas se construye el proyecto de una manera más fácil de entender para el estudiante y, a la vez, se consideran las preguntas posibles que se enfrentarán en el campo o en la fase de ejecución del proyecto.
  • Desarrollo del proyecto
El tiempo de desarrollo o ejecución del proyecto es el más intenso de las fases de Investigación Mediación Acción, ya que el estudiante entra de lleno a la realidad que hasta el momento había reelaborado desde los aportes de investigadores, teóricos e inclusive desde las idealizaciones que poseía sobre la misma.
Siendo un investigador en Mediación Acción, el estudiante no solo entra a las realidades problemáticas con el interés de comprenderla sino con la idea de transformarla, de activar redes y compromisos con las personas que están viviéndola.
Las técnicas apropiadas para el método de investigación que se propone son las etnográficas ya que estas permiten observar las prácticas sobre la realidad y cotejarla con los discursos y elaboraciones discursivas sobre la misma. Estas técnicas recogen dos visiones la emic y la etic, la primera entendida desde el punto de vista de las personas que viven la realidad y la etic como la visión que desarrolla el investigador sobre la vivencia social (Harris, 1990); sin embargo, no se trata de tomar solo en cuenta la visión de las personas sobre sus problemas sino de crear dinámicas de resolución colectivas entre los diferentes niveles de análisis y pensamientos que se pueden presentar en los colectivos humanos.
Previo al trabajo de campo o contacto con la realidad se elaboran guías de observación y entrevista para, posteriormente, aplicarlas y recoger los datos necesarios que completarán el panorama y, además, darán paso a una estrategia más acorde con la cultura y las prioridades establecidas por el grupo social considerado. Aunque estas guías parten de categorías teóricas, los ejes o las dimensiones a explorar toman en cuenta las contextuales como aspectos culturales, sociales, comunicativos, legislativos y de política pública, logrando así una exploración amplía y compleja en muy poco tiempo.
El estudiante recoge la información al mismo tiempo que se forma como observador, investigador y hace sus primeros avances de mediador haciendo contactos y, en casos especiales, inicia su labor generando vínculos entre actores o nodos de la posible red de acción.
  • Análisis de resultados
En el análisis de los resultados se interpretan como cualidades los datos cualitativos obtenidos; no obstante y previo al mismo se ordenan y se sistematizan estos resultados bajo las categorías y ejes de indagación empleados en la misma elaboración de los instrumentos o guías de campo, además de valorar los aspectos de la experiencia personal previa como la instrumentalizada . Una vez transcritos los datos se procede a codificarlos; es decir, marcar expresiones con valor y significado que den cuenta de la problemática desde las causas, sentidos, símbolos, prácticas, actores, entre otros. 
Luego de la codificación se procede con la interpretación de los códigos obtenidos a partir de abstraer los significados profundos hallados con apoyo teórico y experiencial; además, se relacionan y comparan para lograr una nueva lectura que interprete la complejidad total. 
  • Estrategia de Mediación-Acción
Los datos interpretados proveen material para la elaboración de un tipo de monografía sobre el problema y se convierten en la base sobre la cual se diseñará la estrategia de Mediación-Acción.
Para el diseño de esta estrategia se utiliza la herramienta de árbol del problema propuesta por la metodología de Marco Lógico. El árbol del problema permite: identificar un problema principal, examinar los efectos que provoca el problema, conocer las causas, establecer la situación deseada, identificar medios para la solución y, finalmente, definir acciones apropiadas y sustentables. 
El árbol del problema, convertido en el árbol de alternativas abre la propuesta de estrategia de Mediación-Acción. En esta estrategia se puntualizan procesos y acciones, indicadores e impactos, se fijan tiempos, medios y actores (nodos) que se involucrarán en la misma, haciendo que la estrategia se convierta en una guía de Mediación-Acción.
Bibliografía
Alguacil, J. (2000). “Elementos para construir una metodología de la Mediación social”. Boletín CF+S: Instituto Juan de Herrera, abril 2000, núm. 12. 
Buzan, T. (2004). Cómo crear Mapas Mentales: el Instrumento clave para desarrollar tus capacidades mentales. Barcelona. Editorial Urano.
Durán, A. & Cubides C., H. (2002). “Epistemología, ética y política de la relación entre investigación y transformación social”. Nómadas, 17. Bogotá: Universidad Central - Iesco. 
Dabas, E. (1995). Red de redes: las prácticas de intervención en redes sociales. Paidós. Barcelona. 
Martín Barbero, J. (2000). De los medios a las mediaciones. Bogotá: Convenio Andrés Bello-Editorial.
Geertz, C. (1987). La Interpretación de las culturas. Barcelona: Gedisa.
Gil, J. (2002). Análisis de redes y aplicaciones en ciencias sociales. México: Mendieta editores. 
Harris, M. (1990). Antropología Cultural. Madrid: Alianza Editorial.
Henao D. (1998). Comunicación y redes sociales. Bogotá: UNAD.
Max-Neef, M., Elizalde, A. & Hopenhayn, M. (1996). Desarrollo a escala humana. Medellín: Proyecto 20 editores. 
Ortiz, R. (2003). Comunicación Cultura y Globalización. Bogotá: Ceja.
Oliveros, D. (2009). Módulo de Investigación en Mediaciones para la Acción Social. Material de trabajo para el aula. Carrera de Comunicación Social y Periodismo. Sin Imprimir.
Rizo, M. G. (s.f.). Redes. Una aproximación al concepto. México: Universidad Autónoma.
Sunkel, G. (2005). “Cultura, conflictos y formas de convivencia”. En: América Latina, otras visiones desde la cultura. Convenio Andrés Bello. Colombia.
Thompson, J. (1998). Los media y la modernidad: una teoría de los medios de comunicación. Barcelona: Paidós.
Nota
La experiencia instrumentalizada es la que logra el investigador a partir de un proceso de socialización donde aprende y actúa según las condiciones sociales y culturales del espacio que aborda.
Diana E. Oliveros F. doliverosf@ucentral.edu.co Docente universitaria e investigadora
Ramiro Leguízamo Serna lleguizamos@ucentral.edu.co Docente universitario e investigador
Foto de Adobe Stock
 

ANUNCIO
banner_web_rim_digital.jpg