Moneda

Síganos

Tu carrito

Tienes (0) productos $0
ANUNCIO
web_banner_1115x116_1_1.png

Estrategias para estimular el pensamiento: Técnicas de relajación

Por Moisés Huerta
Magisterio
22/06/2018 - 11:15
0
Foto de Freepik. Tomada de Free Photo

Los nuevos paradigmas pedagógicos deben permitir al maestro convertirse en un agente del cambio hacia los nuevos sistemas didácticos y pedagógicos. Para ello, se hace necesario adherirse a las nuevas corrientes y teorías acerca del crecimiento de la mente, la neurociencia pedagógica y el poder de la mente.

Los objetivos de estos modelos son: la creación de seres inteligentes que a través del aprendizaje alcancen el máximo potencial en las capacidades de aprender a enseñar y aprender a aprender gracias a la neurociencia, las inteligencias múltiples, la percepción de la información y la riqueza de la investigación sensorial en la toma de decisiones, el desarrollo del pensamiento de la memoria a corto y largo plazo, etc. (Cruz, 1998).

Los nuevos descubrimientos de la ciencia explican que sin lugar a dudas podemos volvernos más inteligentes controlando la capacidad de incrementar nuestra memoria, aprendizaje, inteligencia, motivación, actitud, aptitud, comunicación, creatividad, capacidad para resolver problemas emocionales, coeficiente de inteligencia racional y emocional, nuestra voluntad para dirigir nuestra propia vida mediante el desarrollo de las técnicas de
control mental, la programación neurolingüística, las inteligencias múltiples, el mapeo cerebral y otras técnicas derivadas de la aplicación de las neurociencias a la educación.

+Lea: Estrategias para estimular el pensamiento: Musicoterapia

Los estados emocionales, denominados también estados de ánimo, influyen profundamente en el aprendizaje. Más de un centenar de autores, especialmente de la escuela de graduados de la Universidad de Harvard (Jiménez, 2000), han insistido sobre este punto: el ser humano cambia de humor y de pensamientos gracias a los estímulos que recibe constantemente de su entorno, a través de personas, palabras, escenas y vivencias.
Pero muchas de estas cosas ocurren sin que los sujetos se den cuenta con claridad, de manera consciente, de que son como una mar en constante cambio y movimiento (Zehentbauer, citado por Cruz, 1998, 245).

Para este propósito, se emplean en la actualidad diferentes estrategias que desarrollan el pensamiento, la inteligencia, la memoria y el aprendizaje; las
más difundidas son:

Técnicas de relajación

La relajación se refiere a cualquier procedimiento sistemático que trate de reducir la tensión muscular y la activación del sistema nervioso (Ontoria et ál., 2000, 44). Existen evidencias de que las personas pueden aprender a reducir sus niveles de tensión a través de la relajación, lo que favorece un estado corporal y mental adecuado para la consecución de actitudes positivas y adquirir nuevos aprendizajes, así como para la vida en general.
La relajación ofrece las siguientes ventajas:

• Ayuda a reducir conductas que interfieren durante el aprendizaje.
• Cambia la conducta que, si bien no interfiere en el aprendizaje, podría ser perjudicial para el alumno a otros niveles.
• Puede dar por resultado un mejor autoconcepto y un mayor sentimiento de autoestima.
• Si reduce las conductas socialmente inaceptables podrá producir un mayor sentimiento de normalidad.
• Puede aumentar el bienestar físico incrementando el tono muscular y desarrollando un mejor control emocional.

Para lograr la relajación tiene gran utilidad el uso de la imaginación: visualización, recreación de imágenes dirigidas, escuchar música, etc. (Ontoria et ál., 2000).

La postura y uso equilibrado del cuerpo son la base para una vida eficiente. Por ello debemos promover una vida relajada, lo cual se puede lograr a través de sesiones diarias de meditación, la práctica de la  tensión pura varias veces al día, posturas equilibradas, saber enfrentarse a
la ira, al miedo, a la ansiedad, etc. Adoptar un estilo de vida que evite el desgaste y estrés innecesarios, equilibrando la actividad y el descanso.

ANUNCIO
banner_formacion_web_336x280_1.png

El contexto escolar se caracteriza por situaciones de estrés y tensión para el alumno, lo cual se manifiesta en muchos casos en temor ante las evaluaciones. Pero los docentes deben tener la capacidad de revertir esta situación. Existen muchas actividades que pueden favorecer la relajación de los alumnos. Un primer paso es crear una atmósfera de confianza y brindar la posibilidad de trabajar con actividades entretenidas (Roeders, 1997).

En ese sentido, Ontoria et ál. (2000) concluye que la introducción de técnicas de visualización y relajación pueden ser un elemento facilitador del aprendizaje significativo, ya que todo aprendizaje tiende a la organización y estructura del yo, por lo que la acción orientadora o educativa necesita de un clima de relajación. Buscar eliminar las amenazas del clima hostil hacia el aprendizaje y crear un ambiente de tranquilidad y armonía posibilitan mejores niveles de aprendizaje.

Sambrano (2000b), por su parte, plantea que en los últimos tiempos se ha desarrollado una serie de técnicas de relajación basadas en la distensión muscular, la ampliación de la conciencia y la liberación del espíritu. Dependiendo de la técnica, se puede obtener una relajación física, relajación psicológica o una relajación que incluya ambas.

Referencias

Cruz, J. (1998). Hacia una pedagogía de la excelencia. México DF: Trillas.
Jiménez, C. (2000). Cerebro creativo y lúdico. Bogotá DC: Magisterio.
Ontoria, A.; Gómez, J. y Molina, A. (2000). Potenciar la capacidad de aprender y pensar. Madrid: Narcea.
Roeders, P. (1997). Aprendiendo juntos. Lima: Walkiria.
Sambrano, J. (2000b). Programación neurolingüística para todos. Un modelo de excelencia. México DF: Alfaomega.

Título tomado del libro: La estrategia en el aprendizaje. Autor: Moisés Huerta. pp.117-119 

Foto de Freepik. Tomada de Free Photo