Moneda

Síganos

Tu carrito

Tienes (0) productos $0
ANUNCIO
web_banner_1115x116_1_1.png

Estudiantes le cambiaron la cara al centro de Ibagué

Magisterio
18/10/2018 - 14:45
0

Fundación Terpel - Diseña el cambio 

Cuando los estudiantes entraban a su salón de clases en el grado octavo del Colegio Darío Echandía, sentían que el mundo se les iba a desbaratar. No era para menos, por las ventanas del salón entraba un olor desagradable que provenía del parque El Mohán, un lugar que por años fue considerado un sitio emblemático de Ibagué (Tolima), pero que ahora era una especie de basurero, refugio de habitantes de calle.

Los estudiantes intentaron mitigar los olores con ambientadores o perfumes y concentrarse en sus clases. La molestia era tal que los alumnos de siete cursos les pidieron a sus profesores que hicieran la clase en la cancha de baloncesto que quedaba dentro del colegio. Hasta ese lugar cargaban los pupitres, cuadernos y libros, “pero no podíamos estudiar bien, no había tableros, no entendíamos lo que nos explicaban los profesores”, recuerda casi resignada una de las estudiantes. 

El trasteo de cada día tenía un agravante. “Era muy triste ver esa situación, se perdía mucho tiempo entre el ir y venir”, no deja de reconocer una de las profesoras a quien la lluvia también le obligó a suspender varias de sus clases en el patio. 

Profesores, estudiantes y el personal administrativo estaban desesperados, parecía una situación insalvable en la que las autoridades habían intervenido con decisiones que no resolvieron el problema definitivamente. Por años, se hicieron campañas de limpieza que eran aplaudidas por la comunidad, pero al poco tiempo aparecían otra vez las basuras, el ruido y los malos olores volvían a hacer parte del paisaje.

¿Qué hacemos? era una pregunta que se hacían los estudiantes en los pasillos del colegio y en los salones de clase. De una lluvia de ideas salió la solución. Los estudiantes dejaron claro que deberían darle prioridad al problema de salubridad originado en el parque El Mohán. Por eso, decidieron actuar y no sólo convocaron a la comunidad académica, también a las autoridades para que se diera una solución definitiva. 

ANUNCIO
banner_formacion_web_336x280_1.png

El colegio se convirtió en un ágora de discusión sobre lo que se debería hacer y la forma de realizarlo. En el debate intervinieron la Secretaría de Educación de la ciudad, los vecinos del barrio, profesores, padres de familia y alumnos quienes recibieron las orientaciones del programa Diseña el Cambio para formular y realizar el proyecto del embellecimiento del entorno. 

Gracias al proyecto, que se convirtió en la piedra angular de la recuperación del parque, la Alcaldía priorizó la iniciativa e invirtió 210 millones para el arreglo total. Ahora el beneficio lo perciben la comunidad aledaña, pero también 751 estudiantes de uno de los colegios más representativos de la ciudad. Hoy los estudiantes entran a su salón de clases y miran a su profesora, sonríen cómplices de haber logrado un sueño para beneficio de su ciudad. 

Invitamos a nuestros lectores a conocer otras historias inspiradoras en la web de la Fundación Terpel  y participar de su iniciativa Diseña el Cambio que busca premiar a los maestros, escuelas y estudiantes, que sueñan y trabajan por una mejor educación. 

Para conocer el documento completo haga click aquí: 10 historias de cambio Reto 2016