Moneda

Síganos

Tu carrito

Tienes (0) productos $0
ANUNCIO
web_banner_magisterio_1115x116_30_julio.png

Gamificación educativa I

Magisterio
26/07/2019 - 12:00
0
By Freepik

Bases de la gamificación, consideraciones, características de nuestro alumnado debido al entorno lúdico que les rodea y experiencias de clase.

  • “¿Ah, que gamificar no es jugar en el aula? Pues yo pensaba que sí…”

Abordar el tema de la gamificación educativa no es sencillo y, sin duda, no puede hacerse en un único artículo sin que éste tenga una extensión desmesurada pues abarca un número enorme de elementos, variables, ideas a tener en cuenta y problemas. Así pues, a raíz de las demandas recibidas alrededor de este concepto, empiezo con un primer artículo de introducción que pretende sentar las bases de lo que entiendo por gamificación educativa.

 solo existe gamificación si se emplea en contextos no lúdicos, por lo que jugar no es utilizar la gamificación

  • ¿Qué es la gamificación?

El concepto de gamificación tiene muchas y variadas definiciones y el motivo es muy sencillo: se extiende a muchos ámbitos como por ejemplo el marketing, la sanidad, la organización empresarial o la educación, entre otros, y cada entorno la define según sus intereses y conveniencias. Es por ese motivo que creo conveniente acotar el concepto sobre el que trata este artículo a gamificación educativa y evitar confusiones y derivaciones innecesarias para nuestro ámbito.

La gamificación es el uso de elementos (la mayoría de las definiciones estipulan el uso de “mecánicas” y “dinámicas” pero creo que en el caso de la educación no es necesaria dicha diferencia y las aúno en “elementos”) propios de los juegos en contextos no lúdicos. Su finalidad principal en educación, aunque no la única como veremos más adelante, es incrementar la motivación del alumnado y ayudar a generar contextos de aprendizaje más eficaces para el aprendiz dada la familiaridad psicológica y conductual que éste tiene con los contextos lúdicos.

ANUNCIO
banner_web_rim_digital.jpg

Considero imperativo en este punto remarcar que, tal y como se dice en el párrafo anterior, solo existe gamificación si se emplea en contextos no lúdicos, por lo que jugar no es utilizar la gamificación educativa. Utilizar un juego en clase con el fin de enseñar algo académico (como podría ser, por ejemplo, jugar al Scrabble en clase de lengua o al Mindcraft para enseñar geografía) no es gamificación, es lo que se llama Serious Games (juegos completos empleados con una finalidad educativa). Con esto no digo que no sea útil en un momento dado pero desde luego no es el tema del presente artículo y no debemos confundir un concepto con el otro. Yo, personalmente, considero mucho más versátil y potencialmente más útil la gamificación educativa que el uso de juegos cerrados como en los serious games.

  • ¿Por qué más versátil?

Tal y como hemos comentado anteriormente, la gamificación es el uso de elementos de juego; y en ese caso encontramos infinidad de cosas: puntuaciones, méritos, logros, retos, niveles, competiciones individuales, competiciones grupales, estructuras cooperativas contra el propio sistema, avatares, equipos, habilidades, premios, recompensas, desbloqueos… la lista es enorme pero antes de que nadie se agobie hay que entender que la gran ventaja de la gamificación es que puedes, como educador, escoger aquellos elementos que deseas implementar dependiendo de cómo sean tus alumnos, qué desees modificar y qué objetivos quieras alcanzar. Eso hace que sea completamente adaptable, modificable y ampliable según las necesidades del docente. Un serious game no.

El anterior  artículo es tomado de la web Experiencias de Aula – Profesor de pasión, profesor de profesión para visitar el contenido original haga click en el siguiente enlace: https://experienciasdeaula.blog/2017/05/05/gamificacion-educativa-i/

Foto de Freepik