Moneda

Síganos

Tu carrito

Tienes (0) productos $0
ANUNCIO
web_banner_magisterio_1115x116_alexander_0.png

Historias de vida de madres de familia en torno a la educación

Por Laura Tinajero Pérez
Magisterio
18/05/2020 - 11:30
0
Foto de Adobe Stock

En el presente trabajo de investigación se conoce la historia de vida de las mujeres, a partir de la disciplina histórica, se les concede el micrófono, para escuchar las voces silenciadas. Este trabajo enfoca su interés en la voz de las mujeres, en las problemáticas y dificultades a las que se enfrentan, en sus sueños y luchas, en sus anhelos y frustraciones, en suma, sus historias de vida que permitirán conocer y comprender su subjetividad, así como los sentidos y significados que le dan a su labor como educadoras. 

Por lo tanto, el objeto de estudio de esta investigación, son las mujeres de carne y hueso, esas mujeres que se encuentran en el mercado, en las escuelas primarias y en las calles de la ciudad; esas madres de familia que trabajan fuera y dentro del hogar, así mismo comparten un denominador en común, la responsabilidad de educar a los hijos. 

Conozca el curso virtual: Neuroeducación, emociones y aprendizaje  

De esta manera es que se interroga al objeto de estudio, como un aspecto de la realidad que está en constante movimiento, que tiene una historicidad y que no se construye en función de un tiempo y espacio que respondan a las exigencias de una teoría en particular, sino el objeto de estudio es parte de una relación de conocimiento que refleja la realidad como un campo de posibilidades (Zemelman, 2013). 

El estudio de lo cotidiano permite adentrarnos a las actividades, pensamientos, ideologías, prejuicios, valores, tradiciones, en suma las formas de vida de las madres de familia en torno a la educación que proporcionan a los hijos. 

Es por ello que se parte de una realidad palpable en la sociedad, pues se considera que la madre de familia debe cumplir la función de educar a los hijos, independientemente de su situación de vida; sin embargo, esta es una función que se le ha encomendado tradicionalmente; no obstante, cabe cuestionarse que opinan ellas al respecto, qué sentido y significado le confieren, en este sentido es que se plantean algunas de las siguientes interrogantes al objeto de estudio. 

  • ¿Qué subjetividades encierran las historias de vida, de las madres de familia entrevistadas? 
  • ¿Qué sentidos y significados le confieren a su función como madres educadoras? 

El propósito general de la investigación parte de analizar los sentidos y significados que le confieren las madres de familia a su papel de educadoras, con la finalidad de valorar la importancia que le atribuye la sociedad al rol tradicional de la mujer y las posibles consecuencias que trae consigo dicha valoración. 

+Conozca los cursos virtuales y registre sus datos AQUÍ

Mujer y campo familiar 

En el presente trabajo de investigación estudia a las mujeres, madres de familia, desde la teoría de Piere Bourdieu, al concebir la familia como un campo en el cual converge el habitus y los diferentes tipos de capitales que la conforman. La teoría de Bourdieu, permite comprender a la mujer desde el campo familiar y la importancia que tiene su labor como educadora o en otras palabras en la principal conformadora de habitus primarios. Es por ello que la teoría de Bourdieu permite analizar los testimonios de las madres de familia entorno al sentido y significado que tiene para ellas la educación de los hijos, pues en los testimonios se rescatan las vivencias, las experiencias, la vida cotidiana, en suma, la subjetividad; la historia de vida de cada una de las madres de familia entrevistadas. 

el fin de la educación no concluye en la adquisición de un título o el término de una profesión, para obtener un capital cultural y económico mayor, si ese no es el fin de la educación que le corresponde a las madres de familia, sino a la escuela; entonces el ideal educativo en la labor de las madres de familia está encaminado hacia la conformación de sujetos morales, con virtudes y valores.

Bourdieu, concibe la familia como una realidad que trascienda a sus miembros, un personaje transpersonal dotado de vida y espíritu comunes y una visión particular del mundo; es decir, la familia es un principio de construcción de la realidad social, ese principio de construcción es uno de los elementos constitutivos de nuestro habitus, una estructura mental que, habiendo sido inculcada a todos los cerebros socializados, a la vez individualizada y colectiva (Bourdieu, 1994). La familia forma parte de algo normal, del sentido común, de lo que es natural y universal para todos; es en la familia donde los sujetos tienen sus primeras percepciones acerca de todo lo que les rodea, de su realidad conforme a su entorno social. 

La mujer juega un papel importante en la familia, específicamente en la constitución de los lazos familiares, del afecto y de procurar la unidad entre los miembros; así mismo se inculca un habitus primario, entendiendo este como: “un sistema de disposiciones para actuar, sentir y pensar de una determinada manera, interiorizadas e incorporadas por los individuos en el transcurso de la historia” (Bourdieu, 1987). Dichas disposiciones de pensar, sentir y actuar se van conformando a lo largo de la historicidad de los sujetos; esta historia tiene sus orígenes en el seno familiar, es por ello que en la familia se conforma un habitus primario, en el cual los familiares juegan un papel primordial. 

En este sentido es que la familia es un campo, entendiendo campo como “el territorio social y simbólico del consumo, de los oficios y habilidades, del ocio, de los sueños y aspiraciones, de los temas de conversación y discrepancia” (Vizcarra, 2002). La familia viene a conformar el primer campo y el habitus primario, ya que conforme a Bourdieu entre estos dos existe una relación dialéctica; así mismo existe una relación asociada al capital; debido a que el capital es la riqueza del campo. 

De acuerdo con Bourdieu, la familia juega un rol determinante en el mantenimiento del orden social, en la reproducción, no sólo biológica, sino social, es decir, en la reproducción de la estructura del espacio y de las relaciones sociales. Es uno de los lugares por excelencia de acumulación del capital bajo sus diferentes especies y de su transmisión entre las generaciones (Bourdieu, 1994). Por medio de la familia se transmiten no solamente los diferentes tipos de capitales (económico, social, cultural, simbólico) sino que también se reproducen ideas, pensamientos, en suma, en la familia, es un instrumento de construcción de la realidad. 

Historias de vida 

Las Historias de Vida permiten indagar “cualitativamente algún tema concreto, que puede sintetizar o resumir algún universo complejo o cierto problema abstracto” (Aceves, 2006), por tanto la Historia de Vida como método de investigación permite acercarse a la subjetividad de las personas y además procura darle un lugar a las personas en la historia y en la sociedad; es por ello que se considera que es un método adecuado para esta investigación, en la cual se interesa por conocer los sentidos y significados que le confieren las madres de familia a la educación de los hijos. 

La Historia de Vida es el producto de varios encuentros entre el entrevistador y el informante, pues el primero se inserta en la vida del informante quien narrará diversos relatos, acerca de las preguntas que formule el entrevistador conforme a sus intereses. Se podría decir que la Historia de Vida es la suma de los relatos orales, se destaca por la interpretación de las experiencias en la vida del sujeto por parte del investigador (Mallimaci, 2006). Conforme a Mallimaci y Giménez (2006) la Historia de Vida, como método de investigación cualitativa, conlleva una serie de procesos o etapas. El primero implica preparar la historia de vida, se refiere a la decisión que toma el investigador, acerca de quién va a escribir, es decir, quienes serán los informantes. La segunda etapa es cuando se realiza la entrevista y el tercero conlleva analizar e interpretar la historia de vida, discernir las historias particulares que le permitan ampliar el contexto de esa vida y relacionar esos hechos con los conocimientos teóricos. 

Categorías de análisis 

Para conocer y poder analizar la subjetividad que hay en cada una de las Historias de Vida de las mujeres entrevistadas, se requieren categorías de análisis que permitan comprender las diferentes realidades. Las categorías propuestas para esta investigación son tres; la primera es Educación, desde la perspectiva de Emilie Durkheim, (1975), quien define la educación como “la acción ejercida por las generaciones adultas sobres aquellas que no han alcanzado aún un grado de madurez suficiente para desenvolverse en la vida social. Tiene por objeto el suscitar y desarrollar en el niño un cierto número de estados físicos, intelectuales y morales” (Durkheim, 1975). Se remota el concepto de educación propuesto por Durkheim, debido a que al ser objeto de estudio las madres de familia, se relaciona con la idea de que son sujetos de generaciones adultas, que a su vez, están educando a las generaciones jóvenes, esto es necesario para que exista una educación. 

La segunda categoría es Madre-esposa, desde el pensamiento de Marcela Lagarde, (2003) quien refiere que el espacio de la maternidad, de la madre, de la esposa, de la mujer, es la familia; espacio donde “la madre es una institución histórica, clave en la reproducción de la sociedad, de la cultura y de la hegemonía” (Lagarde, 2003). Tradicionalmente la madre de familia, tanto como madre y esposa, está destinada al cuidado de los otros1 , y en específico, también está reservada para la educación de los hijos; por lo tanto, por medio de la materialidad, la mujer es transmisora, defensora y custodia del orden en la sociedad y la cultura. 

Se ha considerado retomar vida cotidiana como la tercera categoría que permita a cercanos a la realidad que viven día a día las informantes.

Conforme a Gonzalbo “La gente sin historia, y no sólo los pueblos sometidos a potencias coloniales sino las personas sin importancia, son protagonistas de la historia de lo cotidiano, en este terreno son privilegiados las mujeres, los ancianos y los niños” (Gonzalbo, 2006).

Es por ello que se considera que Vida cotidiana es una categoría pertinente para el estudio de las mujeres madres de familia, pues las actividades que realizan en el hogar o fuera de este, se desempeñan en la cotidianidad, entendiendo por cotidiano las rutinas horarias de aseo y alimentación, las rutinas individuales o familiares al pasar del espacio domestico al escolar, laboral o social. El estudio de lo cotidiano permite adentrarnos a las actividades, pensamientos, ideologías, prejuicios, valores, tradiciones, en suma las formas de vida de las madres de familia en torno a la educación que proporcionan a los hijos. 

Participantes 

De acuerdo con Altamirano (2006), conviene seleccionar a los entrevistados que sean más representativos, en función de lo que se pretende investigar. Se consideró que las informantes contarán con los siguientes criterios de inclusión: ser mujeres, madres de familia, sin importar la condición conyugal, el nivel económico, educativo y laboral, tener disponibilidad de ser entrevistadas, ser residentes del municipio de Ecatepec y pertenecer a algún grupo de edad sugerido; es decir, tener de 20 a 35 años, de 36 a 50 o de 51 a 90 años. 

Técnicas de recolección de datos 

Las técnicas de recolección de datos que se emplearon fueron entrevistas de historia oral y cartas asociativas. La entrevista de Historia Oral es “un proceso por medio del cual el investigador busca crear una evidencia histórica a través de la conversación con una persona cuya experiencia de vida es considerada memorable” (Altamirano, 2006). 

Otro instrumento que se empleó durante el trabajo de campo fueron las cartas asociativas de Abric (1994), que se basa en la técnica de Carta Mental de H. Jaoui (1979). La carta asociativa, permite descubrir aquellas asociaciones libres en las cuales hayan coincidido con mayor incidencia y las que sean más significativas para las madres de familia, e incluso es posible realizar cuadros comparativos que facilitan un mejor análisis de los sentidos y significados que puede tener para las mujeres su labor como madres de familia, debido a que es posible que existan coincidencias conforme a ciertos estilos de vida o puede ser que no. Al tener en consideración las asociaciones libres también permite tener una visión más amplia entorno a lo que puede significar educación para las madres de familia y el sentido que le den hacia los hijos. 

Análisis de datos

Una vez que se realizaron las entrevistas a profundidad, se realizó el estenografiado de cada una de las entrevistas efectuadas y se aplicaron las cartas asociativas, posteriormente se dio paso a la codificación de los datos obtenidos. El proceso de codificación se realizó por medio del método tradicional, es decir, sin el apoyo de algún software para el análisis de los datos. Conforme al método tradicional (Álvarez Gayou, 2005, Miles y Huberman, 1994, Rubin y Rubin, 1995). 

Triangulación

Para la presente investigación, se empleó la triangulación de datos, ya que consiste en la verificación y comparación de la información obtenida en diferentes momentos, mediante diferentes métodos. Como elementos de triangulación se consideró tomar en cuenta las entrevistas de Historia de Vida, las Cartas Asociativas y la teoría. 

Resultados 

Sentidos y significados de las madres de familia en torno a la función de educar El significado y sentido que le dan las madres de familia a la educación de los hijos, se ve influido por el tipo de capitales adquiridos en el campo familiar, así como los patrones de creencias y valores que son compartidos por la mayoría de los individuos (McLaren, 1984). La educación continúa teniendo una valoración importante dentro de la sociedad, ya que a través de esta los jóvenes se incorporan al mundo laboral; sin embargo, cabe señalar que para las madres de familia no existe una diferencia entre educación y escolarización, ya que para las madres de familia, el sentido de la educación es que estudien y el significado que “vayan por el buen camino”, por lo tanto el ir por el buen camino es que se preparen que sean personas de bien. 

ANUNCIO
banner_web_rim_digital.jpg

En este sentido, la madre de familia es la principal encargada de transmitir a los hijos ciertas maneras de pensar, actuar; de generar un habitus primario; sin embargo, es posible que también influyan otros familiares, no obstante, la madre de familia juega un papel fundamental, que probablemente, no se le ha dado la importancia debida, pues en ella también está la posibilidad de reproducir o de no, de continuar reproduciendo ideologías dominantes, como por ejemplo seguir reproduciendo la ideología dominante del patriarcado. 

La enseñanza de nuevos saberes, le corresponde a la escuela como institución formal, sin embargo, conforme a Durkheim cada sociedad se construye un cierto ideal del hombre, de lo que debe ser éste tanto al punto de vista intelectual como físico y moral; ese ideal es el mismo para todos los ciudadanos de un país (Durkheim, 1975). Este ideal de hombre se suscita en los niños y jóvenes por medio de la educación y a través de una generación adulta Desde esta mirada, el significado y sentido que le da a la educación la madre de familia, está influida por la visión o el ideal de hombre que se ha construido en la sociedad; por lo tanto, el ideal está asociado con la adquisición de un capital económico, cultural y social exitoso, que será alcanzado por medio de la escolarización, es decir la educación recibida por la escuela. 

El sentido de la educación para las madres de familia se conduce hacia una escolarización, que les permite encaminarse hacia el buen camino; por lo tanto la educación que los niños y jóvenes reciben en la escuela, adquiere una gran importancia para las madres de familia; sin embargo, la educación no sólo se resta en la adquisición de conocimientos; el fin de la educación no concluye en la adquisición de un título o el término de una profesión, para obtener un capital cultural y económico mayor, si ese no es el fin de la educación que le corresponde a las madres de familia, sino a la escuela; entonces el ideal educativo en la labor de las madres de familia está encaminado hacia la conformación de sujetos morales, con virtudes y valores. 

Conclusiones

Las subjetividades que encierran las historias de vida, de las madres entrevistadas, tiene relación con el habitus que tuvieron desde su infancia a través de sus padres de familia, así como el tipo de capital económico, cultural y social con el que crecieron, ya que estos elementos influyeron en la construcción de un habitus y de una realidad social, es decir con las formas de pensar y percibir el mundo. 

La subjetividad de cada una de las informantes es diferente, ya que ninguna Historia de Vida es igual a otra, cada una es única e irrepetible, debido a que los contextos son diferentes, es decir, el tiempo y el espacio en el cual se desarrollaron las diferentes Historias de Vida, descubrir la subjetividad de cada Historia de Vida ha implicado sumergirse en otra existencia, en otros habitus. 

Los factores que influyen en las diferentes condiciones de vida de las madres de familia entrevistadas, tiene que ver con el capital cultural al que pertenezcan, si tienen algún título y con el cual ejerzan alguna profesión, el capital económico que poseen, es decir los bienes materiales, si perciben un sueldo, si tienen propiedades entre otros; así como el capital social, las relaciones sociales, si pertenecen a algún grupo social. El tipo de capital es aspecto que influye en la condición de vida de las madres de familia, el tipo de capital varía conforme a la historia de vida de las informantes, pues dentro del campo familiar de cada una de ellas, varían los intereses específicos, no obstante, dentro del campo familiar se heredan pasiones, compromisos, ideales y deberes a las siguientes generaciones, en su afán de perpetuarse (Vizcarra, 2002). 

Otros factores que influyen en las diferentes condiciones de vida tienen que ver con la edad, la situación conyugal, el lugar de origen, la lengua, entre otros (Lagarde, 2003). El conjunto de estos factores, aunados a los tipos de capital (cultural, económico y social) influyen en la condición de vida de las madres de familia, lo que a su vez influye en las Historias de Vida de cada una de ellas, por medio de las Historia de vida fue posible conocer la vida cotidiana de cada una de las informantes y a su vez aquellos factores que influyen en sus condiciones de vida, ya que la condición de vida de una madre de familia con un hijo con necesidades educativas, es diferente a la de una madre de familia que ya es grande y ha enviudado; sin embargo los factores ya mencionados influyen en las diferentes condiciones de vida y por lo tanto en sus diferentes Historias de Vida. 

El significado que las madres de familia le confieren a su función como educadoras tiene que ver con un sentido axiológico, es decir, que la educación de los hijos debe enfocarse a que los hijos “vayan por el buen camino”, una forma metafórica de referir que los hijos sean personas con valores y principios. 

El sentido de la educación que le dan las madres de familia, está relacionado con la obtención de un capital cultural institucionalizado, es decir, con la adquisición de saberes que avalen un título profesional. El significado que le dan a la educación, está relacionado con la idea de que vayan por el buen camino, entonces al asistir a la escuela, están andando por el “buen camino”, por lo tanto el sentido y significado de educación que le dan las madres de familia se encamina más hacia la escolarización; es decir, que el papel de la madres implicaría procurar de todo lo necesario para que los hijos asistan a la escuela; sin embargo el papel educativo de la madre de familia debe ir más allá. 

Dentro del campo familiar se priorizan el capital cultural, económico y social, no obstantes, se propone la necesidad de un campo de los valores, en el cual la educación desde el hogar sería la principal encargada de asegurar la formación de sujetos morales, dejando a la educación escolarizada la enseñanza de saberes. En este sentido la madre de familia requiere una formación humanista que favorezca en la educación que proporcione a los hijos; es decir que el significado de educar no quede solamente en el buen camino interpretado como la obtención de un capital institucionalizado; sino que le idea de ir por el buen camino, también vaya vinculada con formación de seres humanos con valores y principios. 

La importancia que le atribuye la sociedad a la función que realizan las madres de familia, está en aras de ser más reconocida, ya que la mujer requiere una formación que responda a las necesidades de educar a las nuevas generaciones, principalmente en la consolidación de valores y principios, pues el hecho de que un sujeto sea educado o no en este sentido, tiene consecuencias positivas y /o negativas en la sociedad. 

El fin de la educación tendería hacia la adquisición de mayores capitales culturales, para la obtención de un capital económico y social reconocido, que les permita entrar a un campo y tener mayores elementos para poder entrar y competir en un determinado campo (deporte, artes, comercio, etc.); sin embargo, la función educadora de la madre de familia, dentro del campo familiar, queda al margen; no obstante, en ella estaría el papel de inculcar los principios y valores, es decir, en el campo familiar estaría la función de inculcar un capital de valores; que en el ámbito escolar solo se reforzaría. 

Al ser la madre de familia la primera educadora en los sujetos, su papel educativo es fundamental para la construcción de habitus primarios que respondan a la formación de seres humanos con virtudes y valores; en el campo familiar se debería priorizar un capital de valores, donde se forje la moral; por lo tanto la madre de familia debería situarse como un sujeto moral y crítico capaz de formar sujetos más humanos, en este sentido el ideal o el fin de la educación, tendría mayor  prioridad en la adquisición de un capital de valores antes que de un capital cultural o económico, sin embargo, la exigencias de la sociedad actual priorizan a sujetos con capitales económicos y culturales elevados, donde el capital de valores no figura en la teoría, tal vez porque no ha sido considerado una prioridad en la sociedad; no obstantes, estudiar a las madres de familia como un agente educativo clave en la formación de sujetos y en la transformación social, abre la posibilidad de enfocar más la mirada en ellas, como un objeto de estudio por explorar. 

Bibliografía

Abric, J (1994) Practicas sociales y representaciones, México, Ediciones Coyoacán.

Aceves, J (2006) “Sobre los problemas y métodos de la Historia Oral” en La historia con micrófono, (coord.) Graciela de Garay, México, Instituto Mora. 

Altamirano, G (2006) “Metodología y práctica de la entrevista” en La historia con micrófono, Instituto Mora, México. 

Benavides, O (2005) “Métodos en investigación cualitativa: triangulación” en Revista Colombiana de Psiquiatría, vol. XXXIV, núm.1, Bogotá, Colombia, Asociación colombiana de psiquiatría. 

Bourdieu, P (1994) “El espíritu de la familia” en Raisons Practiques sur la théorie del Action. Edidions du Seull. Traducción de maría Rosa Neufeld. 

Bourdieu P (1979) La reproducción, México, Fontamara Durkheim, E (1975) Educación y sociología. Primera edición, Barcelona, ediciones península. 

Gonzalbo, P (2006) Introducción a la historia de la vida cotidiana. México, El Colegio de México. Centro de Estudios Históricos. 

Lagarde, M (2003) Los cautiverios de las mujeres: madresposas, monjas, putas, presas y locas, México, UNAM 

Mallimaci F (2006) “Historias de vida y métodos biográficos” en Estrategias de investigación cualitativa, México, Gedisa. 

McLaren, P (1984) La vida en las escuelas, una introducción a la pedagogía crítica en los fundamentos de la educación. Siglo XXI editores 

Zemelman, H. (2013). "La construcción del objeto de estudio en la obre de Hugo Zemelman: apuntes introductorios". en revista de la Facultad de Humanidades No.15, 15-34. 

Vizcarra, F (2002) “Premisas y conceptos básicos en la sociología de Pierre Bourdieu” en Estudios sobre las Culturas Contemporáneas, vol. VIII, núm 16, Universidad de Colima, Colima, México. 

Para leer y conocer más experiencias de investigación educativa consulte: Memoria electrónica del congreso nacional de investigación educativa   

Tomado de: Congreso nacional de investigación en educación -COMIE 

Foto de Adobe Stock