Moneda

Síganos

Tu carrito

Tienes (0) productos $0
ANUNCIO
web_banner_magisterio_1115x116.png

Incluir es no excluir... Así de simple

Por José Blas García Pérez - Blog Transformar la escuela
Magisterio
11/04/2019 - 14:45
0
Foto de Adobe Stock
Desde planteamientos de "Escuela para todos" , es más, de una sociedad para todos, no podemos seguir sosteniendo la idea de incluir como la acción necesaria. Lo realmente urgente es dejar de excluir. Esa es la auténtica #revoluciónInclusiva que un cierto día me marqué como reto profesional y que hoy compartimos muchos docentes de España y el mundo. Esa será la genuina transformación socio-educativa. 
Si nos propusiéramos dejar de crear situaciones excluyentes en los tres ámbitos archiconocidos de culturas, organización y prácticas, y éstos en sus tres acciones de presencia, participación y promoción.. ¿quedaría hueco para tener que... incluir?
Dejemos de apellidar a la educación como inclusiva. Una educación que excluye no merece llamarse educación. 
  • La educación es un derecho
Así, si cuando educamos debemos incluir , es que ha pasado algo previamente: que se ha excluido. Y si esto  ha sucedido, antes de ponernos a incluir, debemos denunciar.  ¿Alguno de nosotros ha denunciado ante la autoridad educativa - y la judicial - , un hecho excluyente en nuestro centro? ¿ o sólo lo dejamos a los familiares afectados?  Denunciamos tantas situaciones  en la escuela... ¿ y las situaciones de injusticia  manifiesta? 
Excluir en educación es un delito porque vulnera el derecho a la educación de todos en términos  jurídicos, educativos y morales. Una educación como derecho y centrada en el que aprende es el camino a seguir.
Se trata, por tanto, más que de incluir a alumnos previamente excluidos, de eliminar la acción excluyente para no ser necesarias acciones ni medidas inclusivas. Entenderíamos que, en violencia de género, acciones de ..primero te agredo, pero como luego te curo, ya  no soy culpable. Pues eso.
@ ILP_EInclusiva ponía todo el foco en esta idea que hoy desarrollo. “No es cuestión de ajustes parciales para "incluir" a tal o cual persona. Tenemos que cuestionarnos el modelo en su conjunto para construir un sistema equitativo que garantice el derecho a la educación de todas las personas y la justicia social.”
 no podemos seguir sosteniendo la idea de incluir como la acción necesaria. Lo realmente urgente es dejar de excluir.
  • ¿La difícil inclusión?
Este artículo de La Vanguardia reactivaba la necesidad de escribir sobre esto. Todos los planteamientos se hacen desde una perspectiva reactiva, integradora, de refuerzo...pero no desde la eliminación de las barreras, de eliminar los factores que original la exclusión.
Una vez eliminadas las barreras, las bajadas de ratio alumno/profesor,  el aumento de presupuestos dirigidos a la educación ( recursos, mejora de las instalaciones, aumento de sueldos del profesorado, formación y especialización para todo el profesorado en formación inicial y continua...) podrán tener efecto.  Otra situación no vendrá nada más que a gastar recursos públicos para seguir parcheando el problema. Sigue vivo un artículo anterior que me gusta especialmente:  la educación placebo.
El Proyecto ciudadano colaborativo denominado Iniciativa Legislativa Popular por una Escolarización Inclusiva, iniciado en la Comunidad de Madrid me parece un ejemplo de las dinámicas a seguir, porque pone el acento en la eliminación de la primera barrera: la escolarización sesgada por la diversidad. La revisión de una legislación educativa para que aborde de manera explícita, y sin rodeos, todas las situaciones excluyentes que se pueden dar en educación, para evitarlas, es urgente. Y es el primer compromiso que deben asumir cualquier intento de Pacto Educativo..
Una organización (horarios/tiempos , espacios, modelos de agrupamientos, currículos.., ) de los centros educativos, centrada en el alumnado y en su aprendizaje, es indispensable en un nuevo modelo. Para ello, un Pacto por la Educación que  no contemple directamente y sin rodeos (con derechos y obligaciones)  aspectos de la autonomía organizativa de los centros, será un Pacto inútil: más de lo mismo. No podemos seguir centrándonos en "mates y ciencias" como espejo del aprendizaje. La revisión de "qué es aprender, qué es enseñar y qué es conocimiento",  es básico en un modelo transformador.
Un modelo de prácticas donde se parta de la idea de que TODO el alumnado necesita de TODA la atención de su profesorado. Modelos basados en aprendizaje cooperativo , donde el alumnado sea visto como capital social para aprender; bajadas de ratio que se contemplen desde la idea de más profesores en el aula  (no como menos alumnos por profesor y aula); modelosde aprendizaje  basados en problemas y proyectos auténticos y vinculados con la vida real se conviertan en el modo de crear y adquirir conocimiento compartido y socialmente construido; donde los desarrollos curriculares sean colaborativos y la evaluación participativa, en la que ésta sea un proceso más de los que  forman parte del aprendizaje; donde aprender bien las cosas, es decir, de forma duradera y profunda, sea algo más que usar la memoria como herramienta de examen.
La inclusión no debe ser un sueño
“ Seguiremos pensando en la inclusión como un sueño, mientras que no abordemos la erradicación de la exclusión como un hecho.”
J, Blas García
Foto de Adobe Stock
 

ANUNCIO
banner_formacion_2019_web_336x280.png
ANUNCIO
banner_formacion_2019_web_336x280.png

Reciba nuestro boletín

Síganos

ANUNCIO
moodle_docentes_28.05.2019.png