Moneda

Síganos

Tu carrito

Tienes (0) productos $0
ANUNCIO
magisterio_bruno_kombi_cholulteca.png

Inclusión de estudiantes en el aula regular para estudiantes con “Altas Capacidades” y “Discapacidad”

Por Emel Jiménez Ochoa
Magisterio
05/09/2019 - 15:30
0
Foto de Adobe Stock

La Inclusión como bien ético intangible y subjetivo es inherente a la esencia de toda persona y como patrimonio inmaterial, inalienable. 

La Inclusión es cualidad de Empatía, siendo por tanto propia a la naturaleza humana. Se interpreta que toda persona nace con la capacidad para entender y contagiarse de las emociones, afectos y sentimientos de los otros y de los demás.  

La Inclusión cuando deviene como actuación de una Política Pública justificada a través de normas, es porque dicha sociedad por la fuerza de costumbre asumió una cultura excluyente, marginadora y degradante, pretendiéndose en Derecho obligar jurídicamente a hacer consciente el bien ético conculcado por la tradición egoísta. De la anterior imposición se crean rangos y tipologías de Inclusión: 

  • Inclusión Equitativa: es la Inclusión partiendo del respeto y la dignidad humana, con la que pretende tutelarle a la persona todos los derechos Fundamentales, Civiles, Culturales, Recreativos, y Ambientales centrándolos en sus plenas capacidades.  
  • Inclusión Negada: es aceptar la Inclusión, pero no cumplirla por distintas barreras.  
  • Inclusión Condicionada: Es aceptarla con restricciones.  
  • Inclusión Vigilada, Controlada y Supervisada: es aceptarla pero implementado procedimientos internos con subrogados a la norma. 
  • Inclusión Desagregada: solo se acepta lo que corresponde al sector; por ejemplo se incluye en educación pero no en la salud; se incluye en la salud y educación pero no en el trabajo; se incluye en los Derechos Fundamentales y no en los Civiles, etc. 
  • Inclusión Utilitarista: el acceso a la inclusión como negocio  
  • Inclusión Pragmática: se incluye lo ordenado por la norma sin darle aplicabilidad.   

+Lea: Docentes para la inclusión: el sistema y sus muros

La Inclusión cuando acontece como retórica es un arma letal; tal y como sucede con las palabra paz, libertad y verdad son elocuentemente aprovechada para disuadir y persuadir con el ideario segregacionista, que solo incluye lo que le es afín al grupo, a la secta, a la cofradía. 

Hoy la sociedad humana no es la suma de ciudadanos e instituciones sino personas unidas a un mismo fin, como es ser felices en una tierra que palpita henchida de vida. 

La Inclusión Educativa cuando deviene como actuación de Política Pública Equitativa: como vivo ejemplo de la normatividad es la promovida por la ONU referente a la: “Convención sobre los Derechos de las personas  con Discapacidad”, que hace parte del ordenamiento jurídico de nuestro país al ser aprobada por la Ley 1346 de 2.009, que por sus alcances principialísticos y filosóficos le  sucede la ley 1618 de 2.013 (Por medio del cual se establecen las disposiciones para garantizarle el pleno ejercicio de los derechos de las personas con discapacidad); formalmente pretende tutelarle a las persona con algún  tipo de discapacidad su dignidad y, va más allá al garantizarle su acceso,  participación y oportunidad a disfrutar y aprovechar los bienes y servicios sociales desde sus plenos potenciales y personalidad. En consonancia a las leyes anteriores se prescribe el decreto 1421 de 2017, por el cual se regla la obligatoriedad de ingresar y matricular en institución educativa tanto pública como privada a todos los estudiantes con algún tipo de discapacidad y con “Altas Capacidades” y, darles formación en el aula regular.  

Conozca el libro Cómo organizar aulas inclusivas

Es una realidad que los Estados, las sociedades, las comunidades, la familia y, las personas somos excluyentes; sin embargo, en tan lúgubre horizonte surge el anhelo de la convivencia en la pluralidad y diversidad al sabernos que como especie biológica, naturalmente somos empáticos; empatizamos con el semejante, con los otros y los demás; y es despertando naturalmente los sustratos orgánicos (hormonal y sináptico: neurotransmisores), estimulando adecuada, oportuna y en contexto; sensibilizando histórica, educativa, cultural y prácticamente no solo al estudiante sino a todo ser persona,  el modo de evolucionar de ser humano a ser-persona. 

En sinergia con el Marco legal público mi investigación de “Inclusión educativa con calidad”. 

ANUNCIO
inteligencia_emocional_v2_1.png

Hemos pasado de “La sociedad de la información”, a la de “Bienestar”, de ésta a la del “Conocimiento”, para confluir en este siglo XXI en “La sociedad de construcción de las realidades posibles”. En otra mirada, pasamos de la era del vacío, del miedo y de la ira a la era del asombro.  

La humanidad conmovedora y admirablemente renace después de estar agonizante, y lo hace con una mentalidad de estar en equilibrio y en consonancia con el medio ambiente y con el respeto a la dignidad humana. 

+Conozca el libro Educación para la justicia social. Rutas y herramientas pedagógicas

Hoy la sociedad humana no es la suma de ciudadanos e instituciones sino personas unidas a un mismo fin, como es ser felices en una tierra que palpita henchida de vida. 

Y si la sociedad se transforma lo mismo su educación, siendo la educación el vehículo para acceder al asombro.  

Palabras claves: discapacidad, precocidad, talento, Sternberg, superdotación, autismo, inteligencia. 

Acerca del autor: Poeta, Ensayista, Psicólogo, Gestor cultural, Cuentista y Novelista independiente colombiano creador de la Pedagogía Multidimensional, “Aulas abiertas”  y, del “Proyecto de Inclusión educativa con calidad” 

Foto de Adobe Stock