Moneda

Síganos

Tu carrito

Tienes (0) productos $0
ANUNCIO
web_banner_1115x116_1_1.png

Infancias, adolescencias y Redes Sociales: intervenciones institucionales posibles

Por Roberto Balaguer Prestes
Magisterio
06/09/2017 - 15:30
0
Foto de jannoon028. Tomada de Freepik

Las transformaciones culturales que introducen las tecnologías digitales modifican de forma radical las maneras de comportarse de las personas. Entre otros aspectos, las fronteras de lo público-privado se desdibujan y generan áreas más borrosas en sus límites. Los círculos de amistad se amplían y la vida se vive en buena manera a través de las redes sociales. Allí también se crean y recrean identidades.

 

La socialización escolar se extiende a través de las redes sociales y las problemáticas que se suscitan en ellas golpean a las instituciones educativas que son llamadas a hacerse cargo de estas situaciones. Los docentes cuentan con herramientas de manejo social que son útiles para los jóvenes acostumbrados a la vida en pantalla. Solo resta introducirse más en el mundo digital para comprender mejor esta juventud fuertemente tecnologizada…y poder ayudarla.

 

+Lea: Redes sociales virtuales infantiles. Análisis de los discursos multimediales

 

Las redes forman parte de la vida social de niños y adolescentes. El contexto tecnocultural pauta las nuevas formas de estar en el mundo, moldea el tiempo, el espacio, los vínculos en formas particulares. Es necesario problematizar todo esto para reintegrar esa información a la mal llamada “vida real”, hacerla tema. La comunicación sigue siendo una herramienta fundamental, también en la era digital.

 

ANUNCIO
copia_de_post_facebook_-_magisterio_1.png

Paradojalmente, en Internet y en las redes sociales muchas cuestiones juveniles han ganado visibilidad. Son los nuevos graffittis -ahora en los muros de Facebook- que permiten acceder al pensamiento juvenil sin censuras. Al volverse públicas, esas cuestiones han dejado de suceder en la trastienda de las relaciones, lo cual ayuda enormemente a la identificación de los protagonistas intervinientes (sobre todo en los fenómenos de acoso o cyberbullying) y por tanto, a problematizar estas prácticas y poder abordarlas institucionalmente. Justamente eso pone sobre el tapete otro concepto fundamental en el mundo digital que es el de identidad digital.

 

¿Por qué hablar de identidad digital?

Cada paso que damos en el mundo pixelado de Internet deja sus huellas, su registro. Debemos educar en ciudadanía digital de forma tal de ayudar a los jóvenes a que hagan jugar la identidad digital a su favor. En Internet no existe un documento de identidad que muestre quién somos, pero sí sitios de redes sociales (Facebook, Twitter, Instagram, Ask.fm) que brindan una imagen clara de cómo somos, a veces más allá de cómo queramos mostrarnos.

 

Los niños y adolescentes por lo general intentan minimizar el hecho de que su accionar en la red deja rastros digitales. Quieren creer que Facebook funciona en una suerte de universo paralelo, que no es parte de la “vida real”. Negar los peligros es propio de esa etapa de la vida signada por el riesgo. Las cosas “les pasan a los otros”.

 

+Lea: Influencia de los medios masivos de comunicación en la formación de jóvenes violentos en colegios

 

¿Estamos ante un gran cambio en la socialización?

La situación actual es cualitativamente distinta a la nuestra. Se encuentran en conexión por defecto, muchas veces inclusive “hiperconectados” con sus smartphones. Estos teléfonos son elementos siempre presentes en la ecología juvenil.

 

Los celulares conectados a las redes sociales hacen que los espacios se unifiquen y que se cree una gran malla de conexión que derriba muros de casas y escuelas. Esa es la ecología en la que crecen niños y jóvenes que luego asisten a la escuela y se encuentran con una realidad diferente. Comprender los efectos de esta nueva ecología tecnificada, en conexión y móvil, es clave si queremos entender la niñez y adolescencia actuales.

 

Artículo tomado de: Fundación Sociedades Complejas

 

Foto de jannoon028. Tomada de  Freepik