Moneda

Síganos

Tu carrito

Tienes (0) productos $0
ANUNCIO
web_banner_1115x116_3.png

Influencia de los estilos de aprendizaje y el aprendizaje autorregulado en el desarrollo de competencias para el aprovechamiento académico en estudiantes universitarios

Magisterio
17/12/2018 - 12:00
0
By Freepik

Introducción

Los avances científicos y tecnológicos cada vez nos invaden más, razón por la cual aparecen nuevas tendencias en educación con el propósito de formar personas cada vez más capaces y competentes, como actores principales debemos estar atentos a esas nuevas tendencias en educación, ya que el aprendizaje es un proceso dinámico, continuo, global y gradual que surge de la experiencia individual de acuerdo con Vieira (2011), para nadie es desconocido que aunque se tenga un grupo determinado de estudiantes en un salón de clases, cada uno aprende de manera diferente señala Alonso, Gallego & Honey (2002), utiliza diferentes estrategias y aprende a diferentes ritmos, por lo cual se hace necesario hablar de unos estilos de aprendizaje propios.

La presente investigación tuvo como objetivo encontrar el beneficio de la influencia de los estilos de aprendizaje de los estudiantes de octavo semestre en relación con el aprendizaje autorregulado, en el desarrollo de la competencia de aprendizaje autónomo y autorregulado. Para lograrlo, se utilizó un método cuantitativo con un diseño no experimental y de tipo transaccional durante el periodo agosto de 2013 hasta marzo de 2014 en 40 estudiantes de Licenciatura en Educación básica de la Facultad de estudios a Distancia de la Universidad Pedagógica y Tecnológica de Colombia con sede en Tunja, Colombia. La estrategia de investigación se aplicó a estudiantes de modalidad a distancia para establecer la relación entre estilos de aprendizaje y aprendizaje autorregulado.

Metodología
Para el presente estudio de investigación se utilizó el método cuantitativo, de tipo ex-post-facto o no experimental. Según señala Valenzuela y Flores (2011), es aquella en la que el investigador estudia información previamente registrada y que es después de ocurrido el “hecho” que se da una explicación al fenómeno.

Este estudio de investigación tuvo un diseño de tipo transeccional, ya que como indica Valenzuela y Flores (2011), las observaciones realizadas se hacen en un momento único. Así mismo, al pretender establecer si existe una correlación entre las variables evaluadas, se está hablando de un diseño correlacional. De acuerdo con Hernández, et al. (1994), este tipo de diseño busca recolectar datos en un solo momento, en un tiempo único. Su propósito es describir variables, y analizar su incidencia e interrelación en un momento dado.

El estudio tuvo como propósito determinar qué competencias se desarrollan a través del conocimiento y aplicación de los estilos de aprendizaje y encontrar la relación que hay entre el desarrollo de competencias y los cuatro estilos de aprendizaje, para revisar si es posible que esta metodología privilegie a alguno de los estilos por encima de los otros, lo cual puede ayudar a entender mejor al enfoque por competencias y a plantear posibles ideas que se puedan aplicar al campo educativo, además ayudar a comprender si esto influye en el buen desempeño académico de los estudiantes.

La población a la cual se pudo aportar con el presente estudio abarca a cuarenta estudiantes de octavo semestre que cursan la Licenciatura en educación Básica, de la Universidad pedagógica y Tecnológica de Colombia, la cual es una institución de carácter público y la única universidad oficial que hay en Tunja, por lo cual cuenta con aproximadamente cinco millones de estudiantes que vienen de muchas poblaciones del país. Específicamente el estudio va para los estudiantes de la Facultad de estudios a Distancia de la Universidad, quienes se encuentran realizando sus estudios en la modalidad a distancia con apoyo virtual, está facultad cuenta con el mayor número de estudiantes de toda la universidad, además se ofrecen programas de formación técnica, tecnológica y profesional.

Los datos que se recogieron y analizaron en la presente investigación, partieron de dos instrumentos distintos: Por un lado, para conocer el nivel de competencias de los estudiantes, se recopilaron los datos a través de una prueba de Likert sobre autorregulación para el aprendizaje académico en los estudiantes de Licenciatura en Educación Básica.

El segundo instrumento que se utilizó en este estudio es el CHAEA (Cuestionario Honey Alonso de Estilos de Aprendizaje). Esta es una herramienta muy útil y práctica ya que puede ser aplicada virtualmente y arroja los resultados de manera inmediata.

Las bases teóricas de este instrumento están fundamentadas en la definición que hace Keefe (1988) de Estilos de Aprendizaje como “los rasgos cognitivos, afectivos y fisiológicos, que sirven como indicadores relativamente estables, de cómo los discentes perciben, interaccionan y responden a sus ambientes de aprendizaje.” CHAEA, (2006-2011). El instrumento consistió en un cuestionario de 80 preguntas, el cuál no tiene límite de tiempo para ser contestado, pero está diseñado para tener una duración de 15 minutos. El estudiante respondió a cada afirmación llenando la opción “Más (+)”, si está más de acuerdo que en desacuerdo con lo que se afirma o “Menos (-)” si ocurre lo contrario. Este instrumento se puede encontrar en: http://www.estilosdeaprendizaje.es/menuprinc2.htm

Después de tener los datos de ambas encuestas se hicieron los análisis correspondientes. Como primera medida, se establecieron los estilos de aprendizaje desde el que predominó más frecuentemente hasta el que lo hizo con menor frecuencia. Para lo cual, se asignó una numeración del 1 al 4 donde el 1 se le pondrá al estilo de aprendizaje que predomine y el 4 al que menos lo haga. Una vez se tuvieron todos los datos, se sumaron para cada estilo los puntajes que hayan tenido y se dividieron por el número de estudiantes. De esta manera se pudo saber el orden que cada uno tuvo como prioridad entre los estudiantes.

La segunda forma en que se analizaron estos datos es sumar el puntaje total que cada estudiante obtuvo para cada estilo de aprendizaje. Al sumarlos todos y dividirlos por el número de estudiantes que presentaron el test, se pudo saber cuál es el puntaje promedio que cada estilo tiene entre los estudiantes. Este análisis arrojó un elemento adicional de análisis ya que puede ser que un estilo se presente más frecuentemente que otro como predominante, pero al sumar los promedios del puntaje total, puede ser otro estilo de aprendizaje el que tome más fuerza.

Posteriormente se analizaron los datos arrojados por la prueba Likert, en estas pruebas los datos se dan en porcentajes y se dividen en cinco categorías para estas competencias: Nunca, A veces, La mitad de las veces, Frecuentemente y Siempre. De esta manera, se pudo analizar el nivel de los alumnos en las competencias de aprendizaje autorregulado y aprendizaje autónomo. Luego se procedió a correlacionar el resultado del CHAEA con el resultado de la prueba de Likert. Para esto, los resultados de las dos pruebas se calcularon en una sola unidad de medida y podrán compararse. Se contrastó el porcentaje de cada estilo de aprendizaje con el de cada competencia, para sí poder encontrar qué tipo de relación existe entre unos y otros. Los resultados arrojados permiten visualizar qué estilos de aprendizaje predominan en los alumnos de octavo semestre de la licenciatura en educación básica de la Universidad Pedagógica y tecnológica de Colombia. De acuerdo a los resultados obtenidos se puede observar, que los estudiantes, son más teóricos, teniendo en cuenta el cuestionario del CHAEA, porque “adaptan e integran las observaciones dentro de teorías lógicas y  complejas. Enfocan los problemas de forma vertical escalonada, por etapas lógicas. Tienden a ser perfeccionistas. Integran los hechos en teorías coherentes.

Les gusta analizar y sintetizar. Son profundos en su sistema de pensamiento, al establecer principios, teorías y modelos. Para ellos si es lógico es bueno. Buscan la racionalidad y la objetividad huyendo de los subjetivo y lo ambiguo.” Se caracterizan principalmente porque son metódicos, lógicos, objetivos, críticos, estructurados, disciplinados, planificados, sistemáticos, ordenados, sintéticos, razonadores, pensadores, relacionadores, perfeccionistas, generalizadores, buscadores de hipótesis, buscadores de teorías, buscadores de modelos,buscadores de preguntas, buscadores de supuestos subyacentes, buscadores de conceptos, buscadores de racionalidad, buscadores de “por qué”, buscadores de sistema de valores, criterios, inventores de procedimientos y exploradores. Honey y Mumford, (1994).

El segundo estilo de aprendizaje que predomina es el pragmático porque “El punto fuerte es la aplicación de las ideas. Descubren el aspecto positivo de las nuevas ideas y aprovechan la primera oportunidad para experimentarlas. Les gusta actuar rápidamente y con seguridad con aquellas ideas y proyectos que les atraen. Tienden a ser impacientes cuando hay personas que teorizan. Tienen los pies puestos en la tierra cuando hay que tomar una decisión o resolver un problema. Su filosofía es: siempre se puede hacer mejor; si funciona, es bueno.” Se caracterizan porque son experimentadores, prácticos, directos, eficaces, realistas, técnicos, útiles, rápidos, decididos, planificadores, positivos, concretos, claros, seguros de sí, organizadores, actuales, solucionadores de problemas, aplicadores de lo aprendido y planificadores de acciones. Honey y Mumford, (1986).

El siguiente estilo es el activo “Se implican plenamente y sin prejuicios en nuevas experiencias. Son de mente abierta, nada escépticos y acometen con entusiasmo las tareas nuevas. Son gentes del aquí y ahora y les encanta vivir nuevas experiencias. Sus días están llenos de actividad. Piensan que por lo menos una vez hay que intentarlo todo. Tan pronto como baja la emoción de una actividad comienzan a buscar la próxima. Se crecen ante los desafíos que suponen nuevas experiencias y se aburren con los largos plazos. Son personas muy de grupo que se involucran en los asuntos de los demás y centran a su alrededor todas las actividades” Se caracterizan porque son animadores, improvisadores, descubridores, arriesgados y espontáneos, creativos, novedosos, aventureros, renovadores, inventores, vitales, vividores de la experiencia, generadores de ideas, lanzados, protagonistas, chocantes, innovadores, conversadores, líderes y voluntariosos. (Honey y Mumford, 1986).

El último estilo de aprendizaje que predomina en estos estudiantes es el reflexivo “Les gusta considerar las experiencias y observarlas desde diferentes perspectivas. Reúnen datos analizándolos con detenimiento antes de llegar a alguna conclusión. Su filosofía consiste en ser prudente, mirar bien antes de actuar. Son personas que gustan considerar todas las alternativas posibles antes de realizar un movimiento. Disfrutan observando la actuación de los demás, los escuchan y no intervienen hasta que se han adueñado de la situación. Crean a su alrededor un aire ligeramente distante y condescendiente” Las características principales son ponderado, concienzudo, receptivo, analítico, exhaustivo, observador, recopilador, paciente, cuidadoso, detallista, elaborador de argumentos, previsor de argumentos, estudioso de comportamientos, registrador de datos, investigador, asimilador, escritor de informes, y/o declaraciones, lento, prudente, distante y sondeador. (Honey y Mumford, 1986).

Teniendo en cuenta el análisis de datos, se puede señalar que hay predominio de los estilos Teórico, Pragmático y Activo pero, en los estudiantes de este semestre el nivel es regular, y como presenta Lozano y Herrera (2013), cuando dice que competencia, hace referencia a un “saber conocer”, un “saber hacer”, un “saber ser” y un “saber convivir”.

Con respecto a los estilos de aprendizaje, se puede hacer una relación donde el “saber conocer” se acerca a los estilos reflexivo y teórico y el “saber hacer” se relaciona más con los estilos activo y pragmático. De esta manera se puede afirmar que los estudiantes objeto de estudio, que se encuentran en el estilo Teórico, se enfocan hacia un saber conocer, se centran más en adquirir conocimientos, y que desarrollan más su capacidad intelectual, lo que tradicionalmente se llevaba a cabo en el campo de la educación. Los alumnos que se encuentran en el estilo pragmático y activo, llevan a la acción, el hacer. De acuerdo con Gravidi e Iriarte (2008), estos estudiantes se involucran totalmente a las experiencias nuevas, disfrutan el presente y se dejan llevar por los acontecimientos, incluso es frecuente que actúen primero y piensen después. No se conforman con una sola actividad sino que constantemente están renovando, son prácticas, les gusta solucionar problemas de manera práctica.

En cuanto al aprendizaje autorregulado, permite evidenciar que la mayoría del grupo se encuentra en el nivel de alta regulación, lo que señala que por la modalidad de estudios a distancia los estudiantes son en su mayoría adultos, que quieren culminar una carrera profesional y manifiestan que son estudiantes autónomos, que tienen buen rendimiento académico que tienen claridad que autorregularse significa decidir sobre las prioridades, el tiempo, actividades, responsabilidades. Con las encuestas también se pudo ver que los estudiantes con buen desempeño académico reflexionan y analizan más porque no se preocupan tanto por las notas sin más bien por el ser capaces de hacer algo y por supuesto de aprender, Lozano y Contreras (2012).

En esta medida, la educación no es ajena a las exigencias de una economía competitiva, que está en constante transformación y que busca formas de responder a los cambios en la sociedad y el enfoque por competencias. Cabe entonces preguntarse si este fin se está logrando satisfactoriamente, pero de acuerdo con estos resultados se podría inferir que todavía hay que seguir recorriendo dicho camino para que en la universidad realmente se logre educar para el mundo en el que vivimos.

Por otro lado, se cuestiona que ocurre con los otros dos saberes a los que hace referencia el concepto de competencia, es decir, el “saber ser” y el “saber convivir”.

El trabajo de investigación no toca ninguno de estos temas, ya que los estilos de aprendizaje hacen referencia a distintas formas de aprender, pero no dan indicaciones o preferencias frente a un “saber ser” o “saber convivir”.

Finalmente, la relevancia del aprendizaje autorregulado y el impacto de los estilos de aprendizaje es que no solo basta con conocer los estilos de aprendizaje de cada estudiante sino que la autorregulación es una competencia que les permite ser capaces de regular el aprendizaje y alcanzar un buen nivel académico.

Conclusiones
Después de haber analizado los resultados obtenidos se puede llegar a la conclusión con este proyecto de investigación, que a través del cuestionario CHAEA, se pudo evidenciar qué estilos de aprendizaje predomina en los estudiantes de octavo semestre de la Licenciatura en Educación Básica, entre los que se destacan están el teórico y el ragmático, lo que permite deducir que estos estudiantes se enfocan más hacia las competencias de saber conocer, se centran más en adquirir conocimientos, y que desarrollan más su capacidad intelectual, lo que tradicionalmente se llevaba a cabo en el campo de la educación. Los alumnos que se encuentran en el estilo pragmático y activo, llevan a la acción, el hacer.

Este cuestionario CHAEA es un instrumento valioso para los docentes ya que permite conocer e identificar los estilos de aprendizaje, desde el comienzo de un proceso, permitiendo contar con un diagnóstico donde se detectan fortalezas y debilidades e implementar un plan de mejoramiento continuo para motivar, desarrollar y potenciar actitudes y conductas favorables para el proceso de formación.

La información arrojada por este instrumento le sirve al alumno como un instrumento valioso de autoconocimiento y al profesor le sirve para comprender los procesos de aprendizaje de los estudiantes. Como señala Alonso, Gallego y Money (1994), si diseñamos una enseñanza centrada en el alumno, los estilos de aprendizaje deben repercutir enormemente en los estilos de enseñanza, razón por la cual el docente debe conocer los estilos de aprendizaje de los estudiantes para poder diseñar e implementar estrategias que coadyuven al fortalecimiento y mejoramiento del desempeño académico, y puedan transferir esos conocimientos a diversas situaciones.

El aporte que da la teoría de los estilos de aprendizaje a la educación es muy valiosa porque facilita por una parte a los docentes diseñar diferentes estrategias y esto sumado al uso de las TIC, puede ser un patrón importante en el desarrollo de ambientes de aprendizaje e-learning eficientes.
Cada persona aprende de distintas formas, a diferentes ritmos, utiliza diferentes estrategias incluso así tengan el mismo nivel de motivación, estén cursando el mismo nivel o tengan la misma edad según señala Chevrier y Otros, (2000) citado por Blumen, S.; Rivero, C. y Guerrero, D. (2011), por lo tanto conocer estos estilos le permitirán al docente hacer uso de varias metodologías y habilidades para aprovechar las ventajas que le ofrece
el proceso de enseñanza aprendizaje y sacar partido para mejorar las actividades y por ende acrecentar el interés y la motivación en los estudiantes.

Se considera importante prestar atención a las diferencias individuales, impartir una educación personalizada, para poder visibilizar las características propias de cada estudiante al aprender, en este caso con estudiantes de educación a distancia ya que esto permitirá proponer metodologías diversas que logren mejorar el nivel de estudio, evitando así la deserción de los discentes Michalski, (2008), Citado por Blumen y otros (2011)

ANUNCIO
copia_de_post_facebook_-_magisterio_1.png

De igual forma se observa que los estudiantes en su mayoría reflexionan, analizan y no le dan mucha importancia a las calificaciones, por el contrario, se preocupan por aprender y demostrarse a si mismos que si pueden, en una palabra les importa más el aprender para la vida, que para el momento, demostrando una vez más que son estudiantes con un buen nivel de autorregulación.

La autorregulación es una competencia en los estudiantes de educación a distancia, adultos jóvenes que les facilita obtener un buen rendimiento académico, independientemente de los estilos de aprendizaje que puedan tener, porque se evidencia que los alumnos que estudian a distancia son personas comprometidas con su proceso de formación, son responsables y valoran el sacrificio que les cuesta el cursar una carrera para llegar a ser profesionales y poder aportar a la sociedad.

En el estudio también se evidencia que hay factores que inciden en el bajo rendimiento de los estudiantes y en la baja autorregulación como son poco objetivos y críticos para evaluar sus capacidades, además se muestran más ansiosos y sensibles a factores externos. En cambio los estudiantes con alto nivel de autorregulación, que son en su mayoría, como señala Zimmerman (1994), tienen iniciativa y persistencia para completar y dominar las tareas de aprendizaje, debido a que son estudiantes que estudian en modalidad a distancia y vienen con una autoformación y autodisciplina que les permite su aprendizaje autónomo.

Capitalización
Identificar los estilos de aprendizaje de los estudiantes y los estilos de enseñanza de los docentes para poder implementar estrategias y metodologías que fortalezcan el proceso de enseñanza aprendizaje.Además, al identificar cada uno de los estilos de aprendizaje se puede trabajar diferentes herramientas que promueven el aprendizaje al igual que desarrollar otras habilidades y destrezas dinámicas e innovadoras que permiten facilitar el proceso. Los resultados muestran un porcentaje de estudiantes que se encuentran en los tres estilos predominantes teórico, pragmático y activo, y que la mayoría de los estudiantes están en un nivel alto de regulación, es necesario investigar qué otro tipo de factores afectan en el rendimiento académico como puede ser la motivación o las estrategias didácticas utilizadas para el proceso de aprendizaje.

En general se dio respuesta a cada uno de los interrogantes planteados al comienzo de la investigación, no se pudo concretar lo relacionado con la incidencia de los estilos de aprendizaje en el desarrollo de las competencias comunicativas en los estudiantes por falta de tiempo. Sin embargo se abordaron los otros cuestionamientos planteados para dar respuesta y poder concluir el proceso propuesto.

Los datos presentados señalan la posibilidad de abrir nuevos horizontes hacia otras investigaciones futuras porque en el estudio se vio que los estudiantes tienden a concentrarse en dos de los pilares de la educación señalados por la UNESCO, que son el aprender a conocer, el aprender a hacer, pero falta énfasis en el aprender a ser y el aprender a convivir, como patrones y objetivos de una educación que se fundamente en las actitudes, valores y comportamientos, que involucran el tejido social y por ende sea factor de compromiso con una sociedad cambiante. Así como el interés por encontrar
qué aspectos influyen en el desarrollo del aprendizaje autorregulado, como la motivación y expectativas de los estudiantes, los cuales permitirán profundizar en la temática, otro aspecto que no se pudo llevar a cabo y que servirá para futuros estudios es la relación de los estilos de aprendizaje con el desarrollo de competencias comunicativas en estudiantes de educación a distancia.

Otro factor que se podría analizar a la hora de tener en cuenta los hallazgos de esta investigación, es el tema del género. Este estudio no tuvo en cuenta este aspecto, por lo que un estudio que tenga en cuenta tanto a hombres como mujeres podría dar algunos datos relevantes, en cuanto a la predominancia de qué estilos en hombres y en mujeres puede afectar el rendimiento académico. Cabe preguntarse entonces, si el estilo de aprendizaje influye en la escogencia de la carrera?

Los estudiantes de la licenciatura en educación Básica, trabajarán en instituciones en las que es preciso poner en marcha mecanismos y estrategias de aprendizaje, ya que de esta adaptación dependerá el éxito de su trabajo, por eso conocer el estilo de aprendizaje de cada uno será de gran utilidad en la medida que puedan enfocar nuevos aprendizajes que les ayuden a aprender para desenvolverse y poner en práctica metodologías con los estudiantes que tendrán a su cargo, para lo cual surge otra interrogación de qué manera los estilos de enseñanza de los docentes influyen en el aprendizaje de los estudiantes?

Referencias
Alonso, C. (1992). Estilos de aprendizaje: análisis y diagnóstico en estudiantes

universitarios. Madrid: Universidad Complutense. Recuperado de: http://es.scribd.com/doc/155053513/Estilos-de-Aprendizaje-Dimension-1

Blumen Sheyla, Rivero Carol, Guerrero Diego (2011). Universitarios en educación a distancia: estilos de aprendizaje y rendimiento académico. Revista de sicología. Vol 26 (2). Tomado de http://0-search.ebscohost. com.millenium.itesm.mx/login.aspx?direct=true&db=zbh& AN=87332585&site=ehost-live

Consejo de Coordinación Universitaria (2006). Propuesta para la renovación de las metodologías universitarias. Madrid: Ministerio de Educación y Ciencia.

Gallego, D y Alonso, C. (1997). Estilos de aprendizaje y diseño de materiales para la educación a distancia. Madrid: UNED.

Gallego Alejandrino y Martínez Eva (2001). Estilos de Aprendizaje y E-learning. Hacia un mayor rendimiento académico. Recuperado de: http://www.um.es/ead/red/7/estilos.pdf

García-Cabrero, B., Loredo, J., Luna, E. y Rueda, M. (2008). Modelo de evaluación de competencias docentes para la educación media y superior. Revista Iberoamericana de
Evaluación Educativa, 1 (3), 124-136.

Lozano Rodríguez, A. y Contreras Gastélum, Y. (2012). Aprendizaje autorregulado como competencia para el aprovechamiento de los estilos de aprendizaje en alumnos de educación superior. Revista estilos de aprendizaje. No. 10, Vol 10.

Lozano Rodríguez, A. y Herrera Bernal, J. (2013). Diseño de programas educativos basados en competencias.

Monterrey, México: Editorial Digital del Tecnológico de Monterrey.

Pintrich, P. R. (1998). “El papel de la motivación en el aprendizaje académico autorregulado”. En: CASTAÑEDA, S. (Coord.) Evaluación y fomento del desarrollo intelectual en la enseñanza de ciencias, artes y técnicas. Perspectiva
internacional en el umbral del siglo XXI. (1era Edición, 229-262) México: Miguel Ángel Porrúa.

Tobón, S. (2006). Aspectos básicos de la formación basada en competencias. Talca: Proyecto Mesesup. Recuperado de: http://maristas.org.mx/gestion/web/doctos/aspectos_
básicos formación competencias.pdf

Valenzuela, J.R, y Flores, M. (2011). Fundamentos de investigación educativa. México: Ed. Digital Tecnológico de Monterrey.

Título: Influencia de los estilos de aprendizaje y el aprendizaje autorregulado en el desarrollo de competencias para el aprovechamiento académico en estudiantes universitarios. Pp 220-225.

Para leer y conocer más experiencias de innovación educativa consulte: Revista del Congreso Internacional de Innovación Educativa

Tomado de: Memorias del primer Congreso Internacional de Innovación Educativa. ITESM

María Olga Herrera Becerra
mariaolga.herrera@uptc.edu.co
Cel 310 341 12 67
Universidad Pedagógica y Tecnológica de Colombia
Mesa temática Tendencias Educativas

By Freepik