Moneda

Síganos

Tu carrito

Tienes (0) productos $0
ANUNCIO
web_banner_1115x116_1_1.png

Integrando las estrategias de pensamiento

Magisterio
12/10/2018 - 16:15
0
Foto de Pixabay

Pensamiento en stop-motion

Toma una fotografía en cámara lenta a las estrategias cognitivas que aparecen con más frecuencia en tu escuela. Establece cuáles son los problemas y desafíos más típicos a los que los alumnos deben enfrentarse en cada área o en un proyecto determinado. Elabora, con ayuda de tus compañeros, una lista común para cada departamento, o una general para cada etapa o para toda la escuela. Organiza las estrategias cognitivas por su relación, similitud o temática. De este modo podrás componer tu propio mapa del pensamiento. Muestra este mapa en las paredes de la clase y crea «espacios de pensamiento», paredes donde haya ejemplos de clase o de la realidad cotidiana para ejemplificar cada una de las estrategias. La visualización de estas estrategias en un mapa conceptual o en otro tipo de presentación ordenada resulta de mucha utilidad para integrarlas en el día a día. Usa palabras para vestir el pensamiento, pero también imágenes; por ejemplo, el espejo para comparar, la caja de herramientas para clasificar, la brújula para tomar decisiones, un lupa para definir, o unos prismáticos para predecir.

Puedes crear el collage del pensamiento con ayuda de los alumnos. Aprovecha pasillos y rincones que no estén en uso para rotular corchos o paneles donde se muestren, por ejemplo, clasificaciones o comparaciones. Esta forma de entender y visualizar el pensamiento te permitirá introducir en la programación actividades dirigidas a la competencia de aprender a aprender, de un modo más organizado y sin que parezca un anexo, sino integradas con el contenido. Además, un planteamiento sistémico e integral para todos los cursos gana coherencia con la creación de un lenguaje del pensamiento compartido por toda la escuela. Cada clase puede tener expuesto el mapa de las principales estrategias que usamos en nuestra escuela. Para elaborar estas representaciones visuales del pensamiento, puedes ayudarte del modelo de la taxonomía de Bloom, que vimos en el capítulo anterior, o del modelo de organización de las distintas estrategias que propone Robert Swartz.

Rutas de pensamiento

Si hemos logrado identificar y organizar las principales estrategias cognitivas que utilizamos, podemos dar un paso más y diseñar hojas o esquemas como soporte visual y práctico para guiar el proceso. Estas hojas se organizan, bien a través de pautas afirmativas que guían el pensamiento, bien a través de preguntas abiertas que animan a la práctica. Las rutas de pensamiento funcionan como una mente «externa» que primero, en un nivel social y exterior, guía un proceso que después tendrá lugar en el nivel psicológico e interno. Estas hojas son auténticos andamios para el conocimiento y ejemplifican a la perfección el potencial de la teoría sociocultural del aprendizaje. Con la ayuda del profesor, de otros compañeros y de la propia hoja de pensamiento, animamos el proceso de interiorización con objeto de convertir una ruta de pensamiento en una rutina que ejecutamos con éxito y cada vez con mayor autonomía. No dejes que tus alumnos sean los únicos que las completen y usen con frecuencia, anímate tú también a participar en este ejercicio con ellos.

ANUNCIO
banner_formacion_web_336x280_1.png

Piensa usando palabras

Una vez que hemos logrado crear una representación visual del pensamiento, será fácil tenerla presente en el diálogo de nuestro día a día. Busca tiempos para implicar al alumno en el uso de diferentes estrategias integradas con los contenidos del currículo.

Título:Integrando las estrategias de pensamiento
Tomado de: Viaje a la escuela del siglo XXI.  Así trabajan los colegios más innovadores del mundo. Alfredo Hernan Calvo. 2015 Madrid. España. pp 60-61.

Foto de Pixabay