Moneda

Síganos

Tu carrito

Tienes (0) productos $0
ANUNCIO
web_banner_magisterio_1115x116.png

Investigación internacional, retos y oportunidades para alumnos y profesores

Por Judith Cortés Vásquez
Magisterio
03/04/2019 - 10:15
0
By Freepik

Este trabajo se busca compartir la experiencia tenida en el curso de Métodos Cualitativos de Investigación y Seminario de investigación, para alumnos de LRI y LCC en el campus, en donde se ha trabajado con investigaciones internacionales conjuntas, con grupos de la Universidad Complutense de Madrid y la Universidad de Lund en Suecia. La idea central del proceso ha sido trabajar proyectos colaborativos con grupos e investigaciones a nivel internacional, en donde nuestros alumnos colaboran con parte del proyecto y aportan sus resultados a un programa mayor. En el primer año se abordó el tema de cambio climático y comunicación y el segundo año, se desarrolló el tema de tecnologías rotas en la comunidad Otomí de Cerrito Parado en el Estado de Querétaro.

Estas dos experiencias han dado como resultado la participación de alumnos y la correspondiente publicación de sus trabajos en congresos nacionales e internacionales. Es importante señalar que a partir de esta experiencia se ha formado el grupo estudiantil de investigación “Sinapsis” en donde alumnos con alto potencial como investigadores han seguido trabajando proyectos.

Vale la pena analizar esta experiencia de dos años desde los retos que como docentes implica: generar gusto y pasión por la investigación, desarrollar las habilidades en términos de divulgación científica y mantener un trabajo coordinado con instituciones a nivel internacional. Las reflexiones hechas sobre estos puntos, serán presentadas en el documento.

Si bien para la mayoría de los docentes, generar proyectos de investigación sigue siendo un gran reto, formar a los futuros investigadores se convierte en un compromiso mayor, en la medida que son pocos los alumnos quienes ven su desarrollo profesional enmarcado en el ámbito científico y generación de conocimiento.

El complejo proceso de desarrollo de habilidades tanto de investigación como de redacción científica y divulgación es un espacio muy interesante para reflexionar en función de los aprendizajes, errores y aciertos observados en estos dos años. El compromiso académico va más allá de proyectos individuales realizados por docentes, el gran reto es formar a los nuevos investigadores en programas colectivos con un impacto social significativo.

Palabras clave: Investigación, divulgación científica, impacto social, vinculación internacional

La responsabilidad social de la formación de investigadores

Como bien lo señala José Franco, coordinador general del Foro Consultivo Científico y Tecnológico (FCCT), “México requiere incrementar al menos 10 veces el número de científicos, investigadores y especialistas en todos los campos del conocimiento para garantizar una plataforma competitiva en materia de recursos humanos especializados” y son las universidades los agentes llamados para tal fin. Ante la desigualdad de científicos por número de habitantes, que se tiene con países de primer mundo, hoy más que nunca la formación de investigadores y científicos se convierte en un reto de grandes dimensiones para sembrar la semilla de la curiosidad y el deseo de saber.
Enrique Cabrero Mendoza, director general del Conacyt señala en función del número de investigadores por habitantes, “por cada 1,000 habitantes Canadá tiene 8.3, Estados Unidos, 8.1; la OCDE sugiere 7.2; España tiene 5.5 y México registra 0.9, por eso es necesario hacer un esfuerzo para ampliar la masa de investigadores e incorporar al mejor talento” pero ¿cómo se contribuye a mover esta cifra sin que el proceso se genere en las aulas universitarias?

Desde su nacimiento, la universidad ha sido por naturaleza el espacio de investigación. Los grandes avances tecnológicos, los análisis sociales y la cura de muchas enfermedades se gestaron en el interior de los claustros universitarios. Hoy como nunca, la búsqueda de jóvenes investigadores dispuestos a dedicar su vida profesional a resolver problemáticas sociales y descubrir nuevas realidades y soluciones, es el gran reto docente. La labor motivadora del profesor se convierte hoy en una pieza esencial para el logro de este objetivo.

+Conozca el libro Investigar la experiencia educativa

¿Cómo llevar a los alumnos a que se apasionen por la investigación y asuman este rol social de forma positiva?

Dentro de los programas académicos normalmente se encuentran una o dos materias dedicadas exclusivamente a estas temáticas, y de forma indirecta
los profesores desarrollan proyectos de investigación en cursos de distinta índole. El texto presentado permite plantear la problemática de la investigación desde dos agentes principales: alumnos y profesores. Este material, fruto de la reflexión académica de tres años trabajando en los cursos de metodología cualitativa y el seminario de investigación con alumnos de ciencias de la comunicación y relaciones internacionales, ofrece algunos puntos para considerar. Con este texto se espera esclarecer y compartir los aprendizajes obtenidos de una experiencia muy gratificante pero a la vez retadora, que intenta llevar los resultados del trabajo en las aulas a entornos académicos internacionales. Los alcances han sido muy buenos y el crecimiento como docente a partir de los errores cometidos también.

La formación de los futuros investigadores: una historia de conquistas y pasiones

El poco interés manifiesto por los estudiantes hacia temas de investigación contrasta con la pasión y entusiasmo expresado cuando conocen que sus trabajos serán presentados en congresos nacionales o internacionales, o en publicaciones reconocidas en el ámbito académico.
Si bien muchos inician la experiencia viendo muy lejana la posibilidad de sacar sus proyectos de las aulas, los resultados observados en casos de compañeros cercanos, los motivan a darse la oportunidad de hacer un proyecto bien elaborado el cual cumple con los estándares necesarios para participar y ser expuesto en eventos académicos. Ésta ha sido parte de los pilares para que los alumnos se animen a investigar y tomen en serio los proyectos de investigación. Parte de la estrategia para moverlos a visualizar el ambiente científico como una posibilidad laboral y profesional, se fundamenta con los vínculos interinstitucionales y su proyección fuera del salón de clases. Y ¿cómo conquistar a estos futuros científicos en un campo que por muchos años se presentó como oscuro, aburrido y poco beneficioso? Se anexan algunas recomendaciones: Los proyectos no se quedan guardados en el cubículo del profesor. Desde el inicio del curso, es necesario enfatizar en que los resultados del trabajo de semestre serán por diseño presentados y expuesto en ámbitos científicos de relevancia. Al inicio la situación se complica un poco en este punto pues ellos no tenían referencias que les hicieran ver los alcances posibles de sus trabajos, con el paso del tiempo. Con el paso de los semestres, esta tarea se facilita y muchos llegan ya con la clara idea de dónde participar o publicar. Es necesario llevar los proyectos de los estudiantes a entornos externos a la universidad, buscando El examen final es presentado en congresos nacionales e internacionales. Inicialmente la idea les parecía un poco lejana y la confianza era casi nula. Ninguno confiaba en que sus trabajos pudieran ser aceptados y enviaron sus proyectos como parte del requisito del curso. Con las primeras aceptaciones el entusiasmo se contagió y hoy es aceptado de forma positiva. En este punto es esencial que los maestros participen al igual que los alumnos publicando pues se transforman en colegas investigadores exponiéndose a la visión de agentes externos quienes evalúan, cuestionan y reconocen el trabajo realizado.

Trabajar con universidades internacionales. Mayor apertura de la imaginada. Es muy interesante observar la apertura y disposición de diversos grupos de investigación internacional, quienes aceptan de forma positiva la vinculación de alumnos mexicanos en sus proyectos. En lugar de plantear un nuevo estudio partiendo de cero, es muy válido sumarse a propuestas en desarrollo en diferentes lugares del mundo, pudiendo así aportar resultados de la realidad nacional que resultan muy valiosos para los grupos participantes.

Durante estos tres años se ha trabajado con dos grupos de investigación internacional los cuales son:

Grupo Mediación Dialéctica de la Comunicación, de la Universidad Complutense de Madrid, encabezado por el Dr. José Luis Piñuel Raigada y que cuenta entre sus miembros con destacados docentes e investigadores españoles. Con ellos se desarrolló el tema del discurso mediático sobre cambio climático, mismo que se sumó a una investigación I+D en desarrollo. En la segunda etapa se ha trabajado con el Dr. Fernando Flores de la Universidad de Lund en Suecia, quién colabora con un grupo de investigadores de la Universidad de Alcalá manejando los temas de tecnologías rotas y su presencia en comunidades arcaicas y modernas. En este caso, en el mes de noviembre del año en curso, los alumnos presentaron sus resultados preliminares de sus estudios mediante un evento de video conferencia.

+Vea: Videoconferencia - Estrategias de investigación en el aula

La accesibilidad y respuesta positiva de los grupos debe servir de motivación para los profesores que se animen a tomar este camino. Un país por descubrir. Estudiar la realidad nacional y acercarlos a ese México oculto, que sorprende por sus profundas contradicciones, es un punto altamente
valorado por los alumnos. Dentro de la evaluación del curso, una de los puntos más apreciados por parte de los estudiantes es poder conocer la situación real del país, el contacto con las comunidades y las personas que la forman. Estos son hechos impactantes para ellos. Salir del espacio institucional universitario y enfrentarse a la situación nacional es un elemento enriquecedor en términos de formación, la cual va más allá de los contenidos propios de la materia y les permite conocer las condiciones de vida de la sociedad mexicana desde una perspectiva cruda y real.

Los profesores. Gigantes de viento en una lucha que deja de ser solitaria

ANUNCIO
banner_formacion_2019_web_336x280.png

Para la mayoría de los docentes interesados en la investigación, esta actividad se convierte en una tarea solitaria, en una lucha épica en busca de los momentos, tiempos y recursos necesarios para hacerlo. Cuando el trabajo se realiza con los alumnos el paso se hace un poco más lento, pero los frutos valen la pena en muchos sentidos, pues al final los logros se multiplican en diferentes factores.

Por muchos años, los alumnos aprendieron a escribir y diseñar proyectos que se ajustaban a los perfiles propios de cada maestro. Cuando el punto final de referencia de quienes evalúan una investigación está fuera del alcance de los participantes, la elaboración demanda una ejecución muy cuidada, una redacción precisa y una forma de presentar los resultados de manera particular. Ya no se escriben reportes para un curso, se elaboran ponencias a ser evaluadas por agentes externos a la universidad. Cuando finalmente se logra que los documentos terminales superen estos filtros, la tarea del maestro se convierte en una actividad mucho más fina y pulida. A la vez se les exige a los alumnos, los profesores se ven con la necesidad de desarrollar algunas habilidades en términos de redacción las cuales son importantes de ejercitar.

Colegas en todo el mundo. La investigación abre puertas y oportunidades

Para quienes tuvieron la oportunidad de realizar estudios de posgrado en el extranjero o tienen vínculos académicos interesantes, este tipo de programas se convierten en el mejor pretexto para estar actualizados, cultivar relaciones y seguir investigando. La asistencia a congresos permite conocer una variedad muy amplia de exploraciones que se realizan en distintas partes del mundo. Vincularse a estos estudios abre un sinnúmero de posibilidades, tanto para las universidades extranjeras como para la propia institución. Hay que dar el primer paso acercarse a los grupos científicos en cada una de las áreas de interés.

Respaldo académico y metodológico a nivel internacional. Tener acceso a los modelos metodológicos diseñados por grupos de investigación en otras universidades no solo asegura la presentación de resultados metodológicamente adecuados, sino que permite encontrar un respaldo científico muy valioso
para ayudar a solventar problemáticas propias de la exploración académica.

Publicar: el gran reto docente. Este es uno de los puntos más complicado de sobrellevar a la luz de los maestros. Con cargas completas de cinco materias y
grupos de alumnos con estudios en proceso, el tiempo disponible para escribir se reduce al mínimo. Cuesta mucho trabajo enfrentar a un grupo y pedirles que hagan lo que como profesores no se ha logrado. Se requiere de un esfuerzo extra para tal fin. En el campus Querétaro ya se ha solicitado el primer CADI de invierno el cual se continuará en verano para poder desarrollar las habilidades de redacción científica requerida para llevar a profesores y alumnos a escribir y, por supuesto, dar el ejemplo para poder exigir.

Actualización constante. Boleto sin retorno. Si se quiere entrar en serio en el mundo de la investigación, la actualización es la compañera obligada. No existe mejor manera de estar a la vanguardia de los acontecimientos que participar en congresos nacionales e internacionales y conocer las tendencias en términos de estudios sociales y tecnológicos. Si bien existe una inclinación institucional que valora mucho mejor el hecho de publicar en revistas indexadas, las oportunidades ofrecidas por los congresos y encuentros científicos suelen generar una visión mucho más amplia, abriendo puertas a nuevos proyectos y objetos de estudio emocionantes.

Conectar con la realidad y pensar en soluciones

Este punto es determinante cuando se quiere involucrar de forma más comprometida a los estudiantes con los temas de investigación. El hacer científico debe ser fuente de soluciones reales y factibles para realidades carentes de recursos y rica en posibilidades. Llevar a los alumnos a ser parte de las soluciones, de las alternativas sociales es un motivador que mantiene el interés y entusiasmo por el trabajo desarrollado.

De los resultados de la experiencia

Después de vincular los proyectos de los estudiantes a investigaciones con grupos internacionales surgen algunos aprendizajes y áreas de oportunidad para trabajar. En primer lugar cabe destacar el gran número de alumnos que descubren el proceso sus habilidades como investigadores, un ámbito profesional poco explorado y que en este periodo tiene gran demanda. Se está viviendo un momento particular en donde universidades e instituciones a nivel global, ofrecen como nunca antes becas y apoyos para los futuros científicos: estancias de verano, becas de investigación, becas para maestrías, son algunos de los espacios posibles para quienes se deciden por este campo laboral.

Pero si bien este resultado es muy favorecedor, existen algunos factores que todavía siguen siendo limitantes en este ámbito. Para iniciar, la redacción constituye uno de los puntos a trabajar y desarrollar. En el momento de escribir textos científicos existe una exigencia especial de escribir muy precisa y puntualmente. Ordenar las ideas y darles una estructura que facilite la comprensión y entendimiento de los textos es esencial, y en este punto todavía queda mucho camino por recorrer, tanto por parte de los profesores como de los alumnos. Es una carencia que debe trabajarse de forma inmediata.
Dentro del proceso de investigación completo, los alumnos no presentan ninguna dificultad en cuanto a diseño de instrumentos de intervención. La realización de las entrevistas o aplicación de encuestas se les facilita, al igual que la captura y organización de los datos. El verdadero problema surge en el momento de analizar los resultados y hacer las conexiones mentales finales de síntesis y análisis. En los primeros cursos impartidos, se dedicó más tiempo a los procesos de diseño, captura y registro de la información y la parte de análisis ocupaba un porcentaje menor dentro del proceso. A partir de las observaciones hechas se está dedicando casi tres semanas a la etapa de análisis de resultados, situación que favorece incrementar las habilidades de análisis por parte de los alumnos. Se ofrece un tiempo mayor para que los estudiantes puedan vincular los resultados a las hipótesis, contrastar los datos obtenidos con información del marco teórico, comprender qué hacer con información significativa que no encaja en sus hipótesis iniciales y generar conclusiones generales que cierren de forma adecuada el trabajo desarrollado.

De esta manera, la experiencia de abrir las materias de investigación a proyectos colaborativos con otras instituciones internacionales, hacer algunos cambios en las estrategias de los cursos, poner como reto la participación en eventos académicos externos, son algunas de las formas que como docentes pueden implementarse. Formar investigadores comprometidos con la ciencia y el saber es una tarea que demanda ser trabajada con mayor responsabilidad teniendo muy claro que el aumento en el número de científicos en el país tiene un impacto real verificable, que va más allá de los resultados económicos para el país sino que impacta directamente en el bienestar social.

Referencias

La Jornada (2014)”México requiere aumentar 10 veces el número de científicos. Consultado el 6 de noviembre de 2014. Disponible en  http://www.vanguardia.com.mx/

Título: Para leer y conocer más experiencias de innovación educativa consulte: Revista del Congreso Internacional de Innovación Educativa

Tomado de: Memorias del primer Congreso Internacional de Innovación Educativa. ITESM

Foto by Freepik