Moneda

Síganos

Tu carrito

Tienes (0) productos $0
ANUNCIO
editorial_magisterio_cajiao.png

La Cátedra de Estudios Afrocolombianos en los colegios oficiales distritales: entre saberes y prácticas

Magisterio
03/12/2018 - 10:00
0
Foto de Pixabay

La Cátedra de Estudios Afrocolombianos (CEA), oficialmente reglamentada por el Decreto 1122 del 18 de junio de 1998, estipula que todos los establecimientos educativos de educación formal del país deben implementarla en sus tres niveles —preescolar, básica y media—, como un proyecto pedagógico transversal e interdisciplinar. Este proyecto debe permear el currículo, el plan de estudios, el Proyecto Educativo Institucional (PEI) y la vida escolar de las instituciones educativas.

Sin embargo, es importante aclarar que la CEA es producto de tres factores fundamentales:

— Las luchas políticas que desde muchos años atrás han venido adelantando las comunidades afrocolombianas (Castillo, 2005), cuyos frutos están visibilizados en un conjunto de normas educativas. La Etnoeducación Afrocolombiana propende por una formación integral, que tenga en cuenta las necesidades de las afrocolombias y el etnodesarrollo. Por otro lado, la Cátedra busca, en sus propósitos generales, el reconocimiento de los legados culturales materiales e inmateriales de las Colombias Negras; además, este proyecto promueve la disminución de los niveles de racismo y de discriminación racial respecto a la población afrodescendiente en las instituciones escolares.

—El segundo factor tiene como epicentro el avance de los estudios afrocolombianos en diferentes áreas del conocimiento: la antropología, la sociología, la historia, la filosofía y la pedagogía, entre otras (Díaz Sánchez, 2015). Esto ha traído como consecuencia el acervo investigativo y las respectivas producciones académicas, que han hecho que el tema de la afrocolombianidad tome fuerza en la academia. Por ende, ha aumentado el interés por abordar la afrocolombianidad en el proceso de enseñanza-aprendizaje, en los centros de formación desde preescolar hasta postgrado.

—El tercer componente tiene que ver con el trabajo pedagógico que han venido adelantando por varias décadas los entornos educativos de las colectividades afrocolombianas, a lo que generalmente se denomina Etnoeducación Afrocolombiana. Esta ha sido la base para el diseño, implementación y evaluación de la CEA.

+Lea: La Cátedra de estudios Afrocolombianos

Con base en lo anterior, docentes de diferentes áreas y niveles educativos han tomado la iniciativa y la responsabilidad de articular la CEA en sus instituciones escolares, ya sea como un proyecto, una asignatura, un campo de conocimiento, un eje temático, una unidad didáctica, una temática o un logro por evaluar dentro del plan de estudios que contempla el currículo institucional (Henao Castrillón, 2007).

La Cátedra busca, en sus propósitos generales, el reconocimiento de los legados culturales materiales e inmateriales de las Colombias Negras; además, este proyecto promueve la disminución de los niveles de racismo y de discriminación racial respecto a la población afrodescendiente en las instituciones escolares

Como parte de las iniciativas para avanzar en la construcción de la CEA, en el ámbito del doctorado en educación que el autor de este artículo estaba desarrollando, se realizó una investigación durante nueve meses, en el 2017, en cinco instituciones educativas distritales de la capital colombiana: Altamira Sur Oriental, Brasilia de Bosa, José Félix Restrepo, Manuela Ayala de Gaitán y Tomás Cipriano de Mosquera. El propósito de ese trabajo era conocer los saberes y prácticas escolares que se están desarrollando desde la Cátedra de Estudios Afrocolombianos en dichos colegios.

Los referentes teóricos, conceptuales y epistémicos se plantean desde los bosquejos del pensamiento decolonial y las epistemologías del Sur. La metodología investigativa utilizada para este trabajo de campo de investigación social se plantea desde un enfoque cualitativo y desde la etnografía al servicio de la etnometodología. La recolección, procesamiento, interpretación y análisis de la información se realizó a partir de las técnicas e instrumentos: las grabaciones de audio y video, la observación participante, la revisión de fuentes documentales, la entrevista semi-estructurada y el registro fotográfico.
Como resultado de la investigación, se encontró que la mayoría de las Cátedras con una trayectoria superior a los cinco años en las respectivas instituciones educativas son lideradas por maestros que han tenido una formación en estudios afrocolombianos y/o en estudios escolares afrocolombianos. Esto se convierte en una fortaleza, ya que existe una preparación académica que permite desarrollar la CEA, evitando los peligros de la folclorización de la misma o de aumentar la estereotipia y la invisibilización en los entornos educativos (Arocha, 2007).

+Lea: Construyendo otros caminos. La etnoeducación como proyecto cultural y político

Cabe aclarar que, para fortalecer continuamente la CEA, los maestros que lideran estos proyectos pedagógicos en sus instituciones escolares pertenecen a redes de investigación de estudios escolares afrocolombianos. En Bogotá existen dos legalmente constituidas: la Red Tras los Hilos de Ananse  y la Fundación Red Eleggúa.

ANUNCIO
inteligencia_emocional_v2_1.png

Los entornos educativos de las instituciones escolares distritales desarrollan todas las dimensiones de la CEA de la siguiente manera:

a) En el aspecto político-social, buscan la forma de traer a sus aulas aquellas maneras de organización propias de las comunidades afrocolombianas: los consejos comunitarios, los palenques, los cuagros, el cimarronismo, la pucha, la minga, la mano cambiada. De esta manera, los estudiantes aprenden otras formas de relacionarse, convivir y trabajar mancomunadamente para un mismo fin.

b) Dentro del ámbito pedagógico, las organizaciones desarrollan diferentes metodologías propias de las comunidades africanas, afrodescendientes y afrocolombianas: la lúdica, la pedagogía experiencial, las filosofías africanas de los principales grupos que llegaron a América —bantú, ashanti, yoruba, akhan, igbo, entre otras—, la tradición oral y escrita, las formas tradicionales organizativas, la reconstrucción de la historia personal y familiar, las salidas pedagógicas a diversos sitios que abarquen la CEA, los talleres teórico-prácticos sobre las dimensiones y componentes de la cátedra, el desarrollo de actividades relacionadas con el folclor de las Colombias negras, exposiciones sobre hechos, conmemoraciones y líderes de la historia de las Afrocolombias, entre otros.

c) En cuanto a la dimensión lingüística, en las instituciones educativas se trabajan diferentes formas, géneros literarios y expresiones folclóricas: cuentos, mitos, fábulas, leyendas, canciones, danzas, rondas y juegos, entre otros. Estas expresiones narran la vida, la idiosincrasia, la cosmología y la cultura de los pueblos afrocolombianos, además de trabajar las llamadas lenguas criollas, todo lo anterior desde una revisión y análisis literario.

d) Desde la esfera ecoambiental, las comunidades educativas desarrollan actividades relacionadas con la etnobotánica, las huertas escolares, la curación de enfermedades, los abonos orgánicos, la alimentación saludable, la taxonomía de las plantas, el reciclaje, la recuperación de fuentes hídricas y campañas ambientales en la localidad, entre otras. Estas actividades se desarrollan con el apoyo de los habitantes del entorno y de entidades distritales especializadas en el tema, donde se pretende que el impacto no sea solamente al interior del colegio, sino también en las zonas aledañas.

e) La subcategoría geo-histórica se desarrolla a través de actividades como la enseñanza de la historia de los pueblos, líderes y organizaciones africanas, afrodescendientes y afrocolombianas, además del reconocimiento por parte de los estudiantes de su historia familiar, a través de la realización de árboles genealógicos, donde sus padres y demás familiares ayudan en esta labor, contando sus historias de vida.

f) La dimensión religiosa-espiritual rescata la utilización de los orichas —deidades yorubas—, cuyos nombres ayudan a la denominación de los grupos de trabajo de los salones de clase; también se desarrollan réplicas de algunas fiestas patronales propias de los pueblos negros del país. Además, se crean espacios de participación y encuentros con otras entidades del distrito y de la nación, para conocer acerca de los ritos fúnebres, religiosos y espirituales que se adelantan en las comunidades afrocolombianas, como un proceso que pretende rescatar dichas tradiciones.

g) Desde la dimensión investigativa, los docentes líderes y los estudiantes que participan activamente de la Cátedra han podido desarrollar algunas investigaciones dentro y fuera del colegio, situación que se ha podido sistematizar en documentos académicos y eventos de socialización del conocimiento.

En términos generales, la implementación de la CEA en los colegios distritales que se tomaron como muestra para esta investigación ha sido benéfica y productiva, pues ha servido de plataforma para conocer el acervo cultural de las comunidades afrocolombianas; avanzar en procesos metodológicos diversos, que ayudan a mejorar los procesos de aprendizaje de los estudiantes; disminuir los índices de racismo y discriminación racial en los colegios; prosperar en la convivencia pacífica de carácter intercultural; permear el currículo y la escuela a través de la proyección social de la Cátedra, donde los miembros de la comunidad se involucran en la misma, y, finalmente, permitir que los docentes y educandos puedan participar de procesos de investigación social, con la respectiva socialización de sus trabajos en diferentes escenarios.

Referencias
Arocha, J., (2007). Elegguá y respeto por los afrocolombianos: una experiencia con docentes de Bogotá en torno a la Cátedra de Estudios Afrocolombianos. Bogotá, Colombia: Universidad Nacional de Colombia.
Castillo, E. (2005). Educar a los otros. Estado, políticas educativas y diferencia cultural en Colombia. Popayán, Colombia: Universidad del Cauca.
Díaz Sánchez, E. (2015). Reflexiones pedagógicas sobre la formación de docentes en los estudios escolares afrocolombianos. Revista Colombiana de Educación (69), 185-203. Recuperado de https://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=5347583
Henao Castrillón, A. (2007). La Cátedra de Estudios Afrocolombianos: un espacio para reflexionar sobre la pluridiversidad en los modos de vivir la afrocolombianidad. Revista Educación y Pedagogía, 19 (48), 83-96. Recuperado de https://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=2552358

Foto de Pixabay