Moneda

Síganos

Tu carrito

Tienes (0) productos $0
ANUNCIO
web_banner_magisterio_1115x116_cajiao_0.png

La creatividad como motor de la educación

Magisterio
10/02/2020 - 10:45
0
Foto de Adobe Stock

En un momento en el que el devenir de los sistemas educativos está condicionado de forma evidente por las evaluaciones estandarizadas (PISA, PIRLS, TIMSS...), puede resultar paradójico plantear que la creatividad debe ser el motor de la educación. Pero, en realidad, es de sentido común. 

Hoy, aunque muchos se empeñen en negarlo, se enseña (o al menos eso se prioriza desde la legislación educativa) para la prueba, lo que se conoce como teaching to the test. El objetivo último es mejorar posiciones en el ranking de PISA. La consecuencia es que no siempre se valora el proceso a través de cual se ha llegado a una conclusión, focalizando la atención en el resultado final. Los test de respuesta múltiple penalizan el error, lo que, a la larga, coarta la capacidad de los alumnos de buscar respuestas nuevas a situaciones cambiantes. 

Una educación basada en el pensamiento creativo es mucho más motivadora para los estudiantes (y debería serlo también para los profesores) ya que les permite poner en juego capacidades como la imaginación y la originalidad, y posibilita satisfacer continuamente su impulso por descubrir cosas nuevas, su curiosidad. 

Educar en el conocimiento estandarizado responde a un concepto de la escuela como institución de control social. En cambio, educar en la creatividad responde a una escuela cuya función es la de transformar la sociedad. El primer modelo de escuela daba respuesta a las necesidades de la sociedad de siglo XXI; el segundo modelo debe dar respuesta al mundo actual. 

Una de las tareas en las que un docente debe poner más empeño es luchar cada día contra el impulso de automatizar rutinas. La divergencia debe convertirse en un valor fundamental en la educación escolar (a diferencia de lo que sucede con la escuela tradicional), solo así formaremos personas capaces de adaptarse a un mundo cambiante. 

Para conseguirlo, el primer paso es comprender que un aula no es un auditorio, sino una comunidad. Hay que dejar de tratar a los alumnos como espectadores (receptores pasivos de conocimiento) para darles el papel de actores (creadores activos de conocimiento). 

Una educación basada en el pensamiento creativo es mucho más motivadora para los estudiantes (y debería serlo también para los profesores) ya que les permite poner en juego capacidades como la imaginación y la originalidad, y posibilita satisfacer continuamente su impulso por descubrir cosas nuevas, su curiosidad. 

ANUNCIO
banner_web_rim_digital.jpg

La enseñanza creativa tiene como eje central a la persona, con sus talentos y limitaciones, en tanto que individuo y como miembro de un grupo o colectivo. Por este motivo, se potencia de forma notable el trabajo colaborativo, donde la responsabilidad compartida es un elemento esencial. 

En el contexto de una escuela que tenga a la creatividad como motor que la impulse, hay que entender el nuevo rol del profesor, donde este ya no es el portavoz del saber. En palabras de Gustavo Dessal: 

“Un maestro no es simplemente aquel que detenta un saber. No es un experto, tal como acostumbramos a concebir en la actualidad a los representantes del saber. Un maestro es quien sabe conservar vivo el espíritu socrático de la pregunta, y su enseñanza consiste en darnos la mejor prueba de su amor: lograr que aprendamos la única lección magistral que nos pone en el camino de un saber verdadero, y que consiste en percatarnos de que ninguna palabra puede decir toda la verdad.”* 

El anterior  artículo es tomado de la web El blog de Salvaroj  para visitar el contenido original haga click en el siguiente enlace La creatividad como motor de la educación 

El curso virtual Neuroeducación: Emociones y Aprendizaje  

Foto de Adobe Stock