Moneda

Síganos

Tu carrito

Tienes (0) productos $0
ANUNCIO
web_banner_1115x116_1_1.png

¿La educación alternativa es para todos?

Magisterio
05/06/2017 - 09:15
0
Foto de ANDES. Tomada de Flickr

Hice la secundaria en una escuela pública de Argentina, en ella convivíamos pobres, clase media y ricos; todos elegíamos e íbamos a la escuela pública porque no hacía falta más. Ahí aprendíamos lenguaje, matemáticas, ciencias y artes, además, los conocimientos de “la calle” debido a nuestro contacto cotidiano con personas muy distintas a nosotros en un montón de sentidos. Sin embargo, con los años, la escuela pública en Argentina y en muchos países de América Latina cayó presa de la desidia y la mayoría de los que tuvieron la posibilidad económica de alejarse de ella, lo hicieron. Algunos incluso se alejaron tanto, que migraron totalmente del sistema tradicional hacia las escuelas alternativas.

 

+Lea: Las estrategias de aprendizaje desde una didáctica desarrolladora

 

Fue entonces que el gen de este tipo de escuelas en Latinoamérica, pasó a ser casi que en exclusividad un patrimonio de las elites, quienes observaron en estas, una posibilidad de diferenciarse con el resto de las pedagogías. Permitiendo acomodarlas a “la medida”, en cuanto a horarios, materias y contenido, lo que en la evolución de estos proyectos, terminó por construir algunas contradicciones que aún hoy representan los grandes desafíos de la educación alternativa.

 

En el viaje que llevamos adelante, el cual aún está lejos de concluir, hemos observado que en muchas pedagogías alternativas se han eliminado las notas numéricas, por lo cual los niños ya no compiten entre sí, lo cual es vital para la educación por la paz que buscamos en el siglo XXI. Sin embargo la competencia se da entre pedagogías alternativas acerca de cuál tiene mayor efectividad sobre el desarrollo de los estudiantes en un entorno de creatividad y libertad.

ANUNCIO
copia_de_post_facebook_-_magisterio_1.png

 

+Conozca el libro Las ideas pedagógicas de Paulo Freire. Pedagogía, política y sociedad

 

Además, y dando por hecho que la educación alternativa es un paso adelante para el mejoramiento de la educación actual, es importante señalar que gran parte de los proyectos basados en pedagogías alternativas, están conformados (debido al precio de las matrículas) por niños que en su inmensa mayoría pertenecen a un nivel económico medio-alto o alto, alejando a muchos niños y ampliando la brecha de la desigualdad de oportunidades en nuestra región.

 

Por otra parte, la educación alternativa está generando un sistema paralelo que en vez de revolucionar al actual sistema educativo tradicional y acelerar su transformación, se ubica casi en un universo aparte, alejándose de la discusión sobre la imperiosa necesidad de transformar la escuela actual en un espacio de goce para los chicos que a ella concurren.

 

+Lea: Los cuatro pilares de la educación para el siglo XXI

 

Planteados estos desafíos, es urgente buscar los elementos trascendentes de la educación alternativa para posibilitar un amalgamiento con la educación tradicional, arrojando como resultado de ese proceso la dotación de sentido de la educación actual y el respeto real y en todo momento por la creatividad y la libertad de los estudiantes en las escuelas de toda la región.

 

El autor

Docente a bordo de @lakombicholulteca que junto a Annaid Rodríguez recorren América Latina, buscando experiencias de educación no tradicional para reflexionar acerca de la escuela que queremos. Actualmente en Ecuador.

 

Foto de ANDES. Tomada de Flickr