Moneda

Síganos

Tu carrito

Tienes (0) productos $0

ANUNCIO whatsapp_image_2020-10-26_at_9.04.20_am_1.jpeg

La educación indígena y la formación docente en contextos étnicos pimas

Por Celia Carrera Hernández , Por Josefina Madrigal Luna , Por Yolanda Isaura Lara García
Magisterio
10/07/2020 - 12:00
0
Niños pima. Instituto de Pueblos Indígenas

El presente aporte formalizado desde un enfoque cualitativo, tiene el propósito de describir la situación actual de la educación indígena y del profesorado en regiones pimas, los retos que se enfrentan en la realidad cotidiana de la práctica educativa en las escuelas. La primera parte del trabajo ofrece una caracterización del grupo pima, un análisis de: los orígenes, la lengua, economía, organización social y educación. El segundo apartado plantea un análisis de la normatividad y legislación en educación indígena, consideraciones metodológicas y los resultados encontrados a través del desarrollo del proyecto: La educación indígena, Los profesores de educación indígena en la región pima y Retos y perspectivas en educación. 

Las condiciones críticas de la educación primaria en contextos indígenas, obedece a una infinidad de problemáticas, por mencionar algunas: un bajo aprovechamiento escolar, poco compromiso de algunos padres de familia, alumnos y maestros ante la práctica educativa, unos contenidos escolares extraños a la etnia por estar descontextualizados, responder en mayor medida a esquemas no indígenas y por último, uno de los mayores retos es la poca apuesta al compromiso del sistema educativo nacional, 

Conozca el Curso Virtual Neuroeducación: Emociones y Aprendizaje 

La presencia de la etnia pima en el estado de Chihuahua se remonta a tiempos inmemorables, las primeras documentaciones al respecto, son realizadas por los españoles que llegan a tierras del norte del país en el siglo XVI. Encuentran grupos de indígenas con características diversas, pero que tienen en común lenguas similares, por tanto, terminan de reconocerlos como pimas. Estos grupos originarios, comparten un vasto territorio al cual se le denominó pimería. La extensión territorial de esta región, la gran diversidad geográfica, ambiental y lo diverso de las culturas, exigió una clasificación más puntual; la Pimeria Alta y la Baja. La primera se extendía en regiones desérticas de lo que actualmente se reconoce como noreste del Sonora, hasta el suroeste de Arizona. La Baja Pimería, comprendía un territorio que iba desde los orígenes del Río Yaqui y Matape en el este de Sonora, hasta abarcar una zona de la Sierra Madre Occidental del oeste de Chihuahua. Los grupos pimas se han venido diezmando paulatinamente, hasta casi desaparecer, los pimas altos, o también conocidos como pimas del desierto, se consideran desaparecidos del territorio mexicano; los del desierto de Sonora se fusionaron con los pápagos y una minoría identificada en la región de Arizona, se localizan actualmente en la reservación india conocida como Gila Bend (Hope, 2006:6). Por tanto, los que actualmente se localizan, son los pimas bajos del este de Sonora y de Chihuahua. Los pimas son un grupo originario, hoy en día a punto de desaparecer. En 1934 Saucer (Hope, 2006), los clasifico en ures, nebomes y yécoras. Los dos primeros, como se afirma, prácticamente están desaparecidos, por lo que sólo quedan los yécoras, ubicados en los límites entre los estados de Sonora y Chihuahua. 

+Conozca los cursos virtuales y registre sus datos AQUÍ

Sin embargo, se considera que el nombre yécora no es el más adecuado para los que habitan Chihuahua, por tanto, es más apropiado reconocerlos simplemente como pimas. La investigación se centra en estos últimos, los del estado de Chihuahua, que son también, los límites de esta investigación. 

En Chihuahua, los pimas cobran presencia significativa específicamente en la Sección de Yepachi, en el municipio de Temósachi y en la localidad de Mesa Blanca, en el municipio de Madera. 

En el 2010, en Chihuahua 104,014 personas mayores de 5 años, son hablantes de una lengua indígenas, y de ellas, 11,215 personan son monolingües, hablan sólo la lengua indígena. Para el año del 2013, a nivel estatal, se identifican aproximadamente 58 lenguas indígenas, una población de 109,378 hablantes de lengua indígena de 3 años y más, 3.5 por cada 100 habitantes. Las principales son el tarahumara (78%), tepehuano de Chihuahua o tepehuano del norte (7.7%), mixteco 2.3%, náhuatl 1.2% y zapoteco .8%, (INEGI, 2013). Por tanto, puede observarse, que la lengua de los pimas, 

no tiene presencia significativa dentro del estado. Sin embargo, figuran con un .4%, en el censo del INEGI en el 2010 (INEGI, 2010). Por otra parte, si se retoma el balance que se realiza sobre la tasa de crecimiento de hablantes de lengua indígena en el estado de Chihuahua, la de tepehuanes resulta ser la más alta tasa de crecimiento al llegar al 7.62, le sigue la tarahumara con un 3.62, mientras el pima, presenta una tasa negativa de -1.50 (INEGI, 2010), por lo que se afirma que es una lengua en riesgo de desaparecer. 

Los pimas, junto con los coras, guarijíos, huicholes, mayos, mexicaneros, nahuas, pápagos, tarahumaras, tepehuanos del norte, tepehuanos del sur y yaquis, constituyen un grupo de pueblos originario que pertenecen a la familia lingüística Yutoazteca. Los pimas quienes se autonombran O´ob “la gente, el pueblo”, su lengua es conocida como obnók. Sin embargo, por su diversidad, forma un conjunto de lenguas emparentadas llamadas pimanas, tepimanas, también denominadas o´dam uo´tham. Con una población actual de 385 hablantes de lengua indígena mayores de 5 años, los pimas son superados en número por diversos grupos migrantes hablantes de lenguas indígenas, entre ellos de náhuatl y zapoteco, que ascienden a 1,283 y 881 respectivamente (INEGI, 2014). 

La organización política es muy similar a la de los tarahumaras. Según Almanza (2006), de los cargos indígenas que aún se conservan entre los pimas está el de gobernador u onagúshigam y segundo gobernador, quienes vigilan para que haya una buena convivencia en la vida cotidiana. Se identifican asimismo generales, capitanes, mayores y sus segundos respectivamente, además de soldados, quienes cubren funciones diferenciadas según su estatus. El general y soldados, llaman a cuentas a aquellos que cometen una falta y lo presentan ante el gobernador, además son responsables en la organización de ceremonias funerarias o religiosas, el capitán organiza trabajos colectivos, como es el caso de la limpieza de la iglesia; en cuanto al mayor, le corresponde funciones de organización y toma de decisiones en torno a ceremonias religiosas. En todos los casos, a excepción del gobernador, los otros cargos son funciones no generalizadas a toda la región pima, además de tener un carácter circunstancial; cuando se aproxima un evento. Se agregan además el comisario de policía, autoridades no indígenas, a quien se recurre cuando el problema amerita un tratamiento legal y el comisariado ejidal, vinculado con cuestiones agrarias. Por otra parte, están los cantores o músicos tradicionales y los médicos o curanderos indígenas, conocedores de la medicina tradicional, quienes siguen conservando un reconocimiento de la etnia. En ambos casos, son importantes figuras representativas de la cultura de este pueblo y, encargados de difundirla. 

En el ámbito socioeconómico, en el estado de Chihuahua, los pimas de Yepachi y tierra blanca, suelen habitar en sus localidades de manera permanente, es decir, son un grupo que no se desplaza constantemente de un lugar a otro como el caso de los tarahumaras, lo cual se debe en gran parte a sus actividades económicas de agricultura y ganadería de consumo, que son complementadas con la caza, recolección y pesca. De igual manera, el trabajo remunerado, desde la colonia está inmerso en la cultura pima (Almanza, 2006). Respecto a las actividades agrícolas, cobran relevancia, no sólo por ser la base del sustento, además, forman parte de la cosmovisión alrededor de la cual gira la vida de este grupo originario y se expresa en ritos y ceremonias ligados con la cosecha. Sus cultivos básicos son el maíz, frijol y calabaza. 

Los grupos indígenas en Chihuahua sobre todo los tarahumaras, se distribuyen en municipios de alto índice de rezago social. Respecto a los pimas, no se tienen estadísticas específicas que den cuenta de los índices de rezago social que prevalecen entre ellos; al ser un grupo minoritario, es difícil obtener una visión global, y su expresión en mapas o estadísticas oficiales se diluye. Sin embargo, de acuerdo a CONEVAL (2010), de los municipios donde ellos se localizan, el de Temosachi presenta un grado de rezago social medio, mientras que Madera, el grado de rezago social es muy bajo. No obstante, bajo un análisis más específico, hacia el interior de los municipios, marca comunidades con un grado de rezago social alto (CONEVAL, 2010). Lo que permite inferir, que en las comunidades pimas el rezago social se hace presente. Al respecto Almanza (2006) menciona, que los pimas aun cuando se consideran estables en la permanencia en su comunidad, las necesidades económicas o circunstancias desfavorables para sobrevivir, también los llevan a migrar, con ello rompen el vínculo con su grupo y con la cultura propia. 

En cuanto a educación, el INEGI (2004) reporta que para el año 2000 en el estado de Chihuahua, el 87.8 % de los hablantes de pimas de entre 6 a 14 años saben leer y escribir, en contraste, sólo el 70% y 54.1 hablantes de tarahumara y guarijio respectivamente y sólo la mitad de los tepehuanes. Significa que, 9 de cada 10 pimas saben leer y escribir. 

De acuerdo a estadística del sistema educativo de Chihuahua, proporcionada por la Subsecretaría de Planeación, Evaluación y Coordinación, de la Dirección General de Planeación, Programación y Estadística Educativa, en el lapso del 2015 a 2016 (SEP, 2015-2016), la educación indígena en Chihuahua en el nivel básico en primaria, brinda el servicio a 20,112 alumnos, en 349 escuelas, a cargo de 935 docentes. Mientras que en preescolar, el número de alumnos asciende a 4,395, distribuidos en 171 escuelas, al frente de 224 docentes. De manera específica, de acuerdo a información proporcionada por el departamento de Educación Indígena durante el desarrollo del proyecto, para el 2007, de las 348 escuelas primarias indígenas identificadas en el estado, 16 ofrecen el servicio a 546 alumnos de la etnia pima, sin embargo, un dato que no se tiene, es si a esas escuelas asisten niños mestizos y en qué porcentaje. 

Desarrollo

Marco teórico 

La educación es un concepto polisémico, el cual ha variado a lo largo de la historia, de acuerdo a la visión del mundo y de la vida de quien lo plantee. Se considera como una herramienta para traspasar el aluvión de conocimientos de una generación a otra, o bien desde una postura crítica, un medio para promover y lograr el cambio social desde esquemas más justos. Por tanto, los fines que persigue no son de carácter universal, “…están estrechamente ligados a la sociedad que educa. Cada sociedad se ha planteado sus propios fines, de acuerdo a la organización y el grado de desarrollo de las fuerzas productivas, y distribución del poder entre los grupos sociales” (Delval, 2004:87). El compromiso de trazar los fines de la educación, generalmente se ha adjudicado como tarea formal a los hacedores de políticas educativas, ignorando la voz de los usuarios. 

Desde una postura crítica

“[…] la concepción de la educación como práctica de la libertad” (Freire, 1970:113), es una acción mediadora para mejorar las formas de vida de los hombres, en los espacios y comunidades que este proceso se desarrolle; se preocupa por generar una toma de conciencia de los problemas contextuales y trata de plantear formas de solución. El artículo 3o. 

Constitucional plantea “[…] la educación básica debe ser gratuita, laica y obligatoria, tendiente al desarrollo armónico de las capacidades del individuo” (1992). En Chihuahua, respecto a la educación que se ofrece a los pueblos indígenas, la Ley Estatal de Educación (1997), especifica en el artículo 28, que la educación indígena es parte del Sistema Educativo Estatal (SEE), y más adelante en el artículo 43, enuncia los ideales perseguidos en la educación étnica de Chihuahua; “La educación indígena será intercultural bilingüe, basada en el respeto a la diversidad cultural, afectiva y de desarrollo intelectual, así como a las necesidades y condiciones históricas, sociales, culturales y económicas de los grupos étnicos.” 

No obstante, a que los propósitos de la educación indígena son mejorar las formas de vida, históricamente se han planteado desde la visión no indígena, por lo que se ven sumidos en la ambigüedad y contradicción, por ignorar o no tener claras las demandas de los indígenas. Hasta el momento, no se tienen claras las peticiones educativas de los pimas, ni si realmente la educación ha mejorado la forma de vida de este pueblo. 

Consideraciones metodológicas El informe de investigación se genera dentro del proyecto La educación intercultural desde la voz de los agentes educativos: Un estudio en Jalisco, Chiapas, Chihuahua y Guanajuato, sobre lo correspondiente al Estado de Chihuahua. El cual se desarrolló del 2013 al 2015. El estudio de carácter naturalista ofrece una visión de la realidad estudiada, construida desde una perspectiva hermenéutica, “…propuesta metodológica en la cual la comprensión de la realidad social se asume bajo la metáfora de un texto, el cual es susceptible de ser interpretado mediante el empleo de caminos metodológicos con particularidades muy propias” (Sandoval, 2002:67). La hermenéutica, por tanto, se reconoce como la práctica de la interpretación de un texto. 

Los sujetos participantes son 29 maestros, 21 mujeres y 8 hombres, con edades que oscilan de 20 a 50 años de edad. Docentes que, al momento del trabajo de campo, se desempeñan en escuelas que atienden a niños pimas y deciden participar, contestando un cuestionario de 73 preguntas, y que se les hace llegar hasta sus escuelas a través del departamento de Educación Indígena, devolviéndose por ese mismo mecanismo. 

Resultados 

La educación indígena en Chihuahua 

ANUNCIO
banner_web_rim_digital.jpg

La educación indígena vista desde los esquemas no indígenas, no evidencia logros. Al contrario, desde los parámetros de la prueba de ENLACE,  herramienta controversial por mostrarse indiferente a las condiciones contextuales donde se aplica la evaluación  existe rezago educativo. En Chihuahua, en un ejercicio comparativo, donde se contrastan los logros de la educación indígena que se ofrece a los grupos étnicos en general, con la no indígena, estableciendo una media en los logros obtenidos en matemáticas durante el periodo del 2013 al 2016, la Escuela Primaria Particular obtiene 59.3, la Educación Primaria General un 51.5, la Educación Primaria Indígena logra obtener un 32.9 y por último CONAFE, alcanza un porcentaje del 29.6. De acuerdo a cifras, la modalidad indígena está en gran desventaja al ir atrás de la Escuela Primaria Particular con 26.4 puntos, asimismo de la Escuela Primaria General con 18.6 y estar sólo ligeramente arriba de Escuela Primaria de CONAFE con 3.3 (SEP, 2013-2016). 

Los profesores de educación indígena en contextos pimas 

En la región pima de acuerdo a los hallazgos, del profesorado participante en esta investigación, sólo 3 son originarios de municipios de Chihuahua considerados pimas; 2 de Temósachi y uno de Madera y, 2 de la región pima de Sonora, Yécora en Maycoba, 18 provienen de otros municipios donde se localiza población originaria Tarahumara y 5 de las principales ciudades del estado. De acuerdo a las evidencias empíricas, es observable, que no obstante a que una de las exigencias del sistema educativo estatal al momento de contratar maestros para satisfacer las demandas de educación indígena, es dominara la lengua del grupo originario con que se trabaje, es un requisito que se toma a la ligera. En el banco de datos de la investigación, se encuentra que realmente en el grupo de docentes no existe un dominio de la lengua pima. De los 5 maestros originarios de regiones pimas, sólo uno afirma hablar en un 80% la lengua nativa, en los otros 4 casos dominan del 40% hacia abajo. Respecto a los maestros que provienen de los otros municipios, sólo uno reconoce hablar en un 70% la lengua pima y otro en un 60%, el resto de los participantes hablan hasta un 30%, y 15 de los docentes omiten la respuesta, por lo que es probable que no tengan un dominio de esta lengua, por tanto, deciden omitir la respuesta. Aspecto que repercute negativamente en el aprovechamiento escolar de los niños pimas, el recibir educación en lengua ajena, dificulta la apropiación de los contenidos. 

Retos y perspectivas en educación En torno a los retos que enfrenta el profesorado en la realidad cotidiana pima, están los problemas de aprendizaje, señalados por 25 participantes. En segundo lugar, se mencionan los desafíos actitudinales, uno de los más sentidos al ser señalado por la totalidad del grupo participante, como un problema que afecta el aprovechamiento escolar, es el ausentismo infantil, es común que los alumnos por diferentes motivos no asistan a la escuela y se ausenten por días de las actividades escolares. Lo cual puede ser reflejo, de una insuficiente valoración de la educación no indígena que se ofrece a los pimas, visión compartida tanto por los niños, como por padres de familia; 25 de los 29 maestros, consideran la falta de participación de los padres como un problema que afecta fuertemente la práctica educativa. Además, se agrega a los retos o desafíos actitudinales por parte los mismos docentes, 22 en total, el reconocimiento de que al profesorado de regiones étnicas pimas, le falta responsabilidad y compromiso para el trabajo en contextos escolares indígenas. Desde la visión del magisterio, incluyéndose ellos mismos, en los actores educativos de las regiones pimas, se muestran poco entusiasmo por la educación que ofrece el sistema educativo estatal. 

Otro reto que se enfrentan es de carácter curricular, 22 docentes expresan que los contenidos escolares, son ajenos al contexto. También se enumeran los retos identificado en cuanto a la formación profesional; 20 maestros tienen dificultades para realizar adecuaciones curriculares de los contenidos, 20 admiten tener una formación profesional insuficiente para enfrentar los desafíos en la enseñanza y 18 afirman que les falta un conocimiento didáctico para la enseñanza de algunos contenidos. 

Es también un problema recurrente, el abandono que sufren los docentes de educación indígena por parte de las autoridades educativas, en general esto es evidente desde un principio. El sistema educativo estatal en Chihuahua, no está interesado en formar maestros de educación indígena, contrata bachilleres y mediante un curso de inducción a la docencia los prepara para contratarlos y presten el servicio a niños de regiones indígenas. De los maestros participantes 19 toman un curso de nivelación pedagógica a través de la Universidad Pedagógica Nacional, 6 en el Centro de Actualización del magisterio, 1 afirman tener sólo bachillerato, 3 ser formados por la SEP, lo que pudo ser a través de cursos de inducción y, uno egresa de una normal particular. Resulta ser una constante, los maestros de educación indígena, son bachilleres que se forman en el servicio, por tanto, adolecen de una sólida formación profesional. 

Conclusiones

Los pimas son un grupo indígena que ha disminuido notablemente en las últimas décadas, su presencia se diluye entre la población mestiza. No obstante, a que son un grupo étnico minoritario, su cultura sigue presente en regiones de Sonora y Chihuahua. Las condiciones socioeconómicas en que vive en la actualidad, tienen en común con otros grupos indígenas, estar sumidas en esquemas de fuerte rezago social, que les impide disfrutar de un pleno bienestar social. 

En cuanto a educación, en Chihuahua, se observa que los logros educativos a nivel primaria de los grupos indígenas van a la zaga de las escuelas generales, particulares y sólo superan por poco a los logros de CONAFE. 

Las condiciones críticas de la educación primaria en contextos indígenas, obedece a una infinidad de problemáticas, por mencionar algunas: un bajo aprovechamiento escolar, poco compromiso de algunos padres de familia, alumnos y maestros ante la práctica educativa, unos contenidos escolares extraños a la etnia por estar descontextualizados, responder en mayor medida a esquemas no indígenas y por último, uno de los mayores retos es la poca apuesta al compromiso del sistema educativo nacional, de promover la formación de maestros y apoyo a las escuelas, para concretar los principios expuestos en los diversos lineamientos normativos, generados en el marco de la educación indígena. 

Referencias

Hope, Margarita. (2006). Pimas. Pueblos indígenas del México Contemporáneo. México: Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas. PNUD, México. 

CONEVAL. (2010). Grado de rezago social a nivel localidad, 2010 Chihuahua. México: CONEVAL. Consultado en línea el 1º. de mayo, 2017. http://www.coneval.org.mx/coordinacion/entidades/Documents/Chihuahua/rez... Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos. (1992). Reformas 1992. Diario Oficial Federación. Recuperado de http://www.diputados. gob.mx/LeyesBiblio/ref/cpeum.htm 

Delval, J. (2004). Los fines de la educación. España: Siglo XXI editores S.A. de C.V. 

Freire, Paulo. (2005). Pedagogía del Oprimido (55a ed.). México: Siglo XXI editores S.A. de C.V. INEGI. (2014). Perspectiva Histórica Chihuahua. Recuperado en línea, el 1º. de mayo de 2017. http://internet.contenidos.inegi.org.mx/contenidos/Productos/prod_serv/c...

INEGI. (2010). Censo Nacional de Población y vivienda. Recuperado en internet el 8 de marzo de 2013. www.inegi.org.mx/.../censos/población/2010/ 

____. (2004). La población hablante de lengua indígena de Chihuahua. Recuperado en línea, el 1º. de mayo de 2017. http://internet.contenidos.inegi.org.mx/contenidos/productos/prod_serv/c...

____. (2013). Conociendo Chihuahua. México: Instituto Nacional de Estadística y Geografía. Consultado en línea el primero de mayo, 2017. http://internet.contenidos.inegi.org.mx/contenidos/productos//prod_serv/... vinegi/productos/estudios/conociendo/Chihuahua.pdf Ley Estatal de Educación de Chihuahua. 1997. Consultado en línea el 20 de abril 2017. http://www.chihuahua.gob.mx/atach2/codesoypc/uploads/Lecturas%20de%20Pol... Sandoval, Carlos A. (1996). Investigación Cualitativa. Programa de Especialización en Teoría, Métodos y Técnicas de Investigación Social. Colombia: INSTITUTO COLOMBIANO PARA EL FOMENTO DE LA EDUCACIÓN SUPERIOR, ICFES. 

SEP. (2015-2016). Estadística del Sistema Educativo. Chihuahua. Ciclo escolar 2015-2016. Consultado en línea, 1º. de mayo de 1917. México: SEP, Subsecretaría de Planeación, Evaluación y Coordinación y Dirección General de Planeación. http://www.snie.sep.gob.mx/descargas/estadistica_e_indicadores/estadisti... SEP. (2013-2016). ENLACE. Resultados Históricos Nacionales 2006-2013. 3ro, 4to, 5to y 6to de Primaria. 1ro, 2do y 3ro de secundaria. Español, Matemáticas y Formación Cívica y Ética. Consultado en línea, 3 de abril 2017: http://www.enlace.sep.gob.mx/content/gr/docs/2013/historico/00_EB_2013.p...

Para leer y conocer más experiencias de investigación educativa consulte: Memoria electrónica del congreso nacional de investigación educativa  

Tomado de: Congreso nacional de investigación en educación -COMIE 

Niños pima. Instituto de Pueblos Indígenas