Moneda

Síganos

Tu carrito

Tienes (0) productos $0
ANUNCIO
web_banner_magisterio_1115x116.png

La escuela como escenario de la educación artística

Por ; Henry Wilson León Calderón , Por Claudia Patricia Gallo Castro , Por Egnan Yesid Álvarez Cruz , Por Javier Alfonso Delgadillo Molano
Magisterio
08/08/2018 - 10:45
0
Photo by Slim Emcee (UG) the poet Truth_From_Africa_Photography on Unsplash

En lo que respecta a la actividad teatral y dancística en la escuela y los conceptos de pedagogía para pensar, e innovación en educación artística, se encuentra que son afines a la perspectiva que se señala sobre la educación artística y cultural.

Esto, pues, al tratarse de experiencias artísticas, tienen inmersas prácticas de enseñanza y de aprendizaje que son diferentes, y a su vez complementarias, a la manera en cómo se presentan las otras formas de conocimiento en la escuela.

En las instituciones escolares persisten asignaturas a las que se les da mayor relevancia (matemáticas, ciencias sociales y naturales y lengua castellana), por ser motivo de evaluación en las pruebas nacionales (Saber, Saber pro).

La carga académica, corresponde entre el 55% y el 65% a estas áreas, de acuerdo al parámetro definido por el Ministerio de Educación. La Secretaría de Educación, ofrece una compensación a las áreas artísticas. 

Lo que está considerado en estas pruebas, es igualmente un modelo de desarrollo económico cimentado en educar para la producción y la productividad.

La escuela requiere de una perspectiva diferente, ser un espacio “estimulante de experiencias, que aliente la participación, la divergencia, la apreciación de relaciones novedosas de lo conocido… de confrontación de saberes” (Leyn, 2004; 89), o como lo señala el documento de experiencias artísticas del Festival Artístico Escolar 2010:

En la escuela escasamente se motiva a la curiosidad y el espíritu juguetón de los niños y las niñas; muy poco se le da la importancia a su imaginación creadora que los impulsa a soñar, a intuir y a relacionar, a querer saber más; se educa de espaldas al arte sin dar la oportunidad de innovar, para intercambiar experiencias, para inventar proyectos y transformar realidades (Olaya, 2011, p. 15).

Además,

ANUNCIO
banner_formacion_2019_web_336x280.png

De suyo, la experiencia misma del arte interroga la cotidianidad,renueva, explora formas de decir y de hacer para comunicar esa producción cultural simbólica 

La danza y el teatro necesitan ser revisados desde su valor pedagógico en la escuela como ya mostró, su tránsito como objeto de indagación se hace a través de la experimentación del cuerpo sensible, emotivo, expresivo en la cotidianidad dentro y fuera del aula. Lo que implica que la enseñanza de la danza y del teatro está constituida no sólo por acciones, reacciones o función determinadas por un hacer predefinido, sino por nociones, conceptos y prácticas que recorren el conocimiento del cuerpo como enunciado, que explora la condición humana a través de múltiples posibilidades de decir y pensar a través del lenguaje simbólico metafórico del arte. Como campo de conocimiento, la educación artística entra directamente a los terrenos de la investigación y de la articulación de los mundos posibles que se producen en el arte, a través de la danza y el teatro, en lo particular de la corporeidad, es decir producción cultural del cuerpo en su hacer, sentir, pensar desde sus afecciones (Farina. 2005; González y González. 2010)

En los últimos años en Bogotá, Distrito Capital, se ha observado mayor presencia del arte en la formación y desarrollo de competencias expresivas en los niños, las niñas y jóvenes. En el año 2006 la Alcaldía Mayor con el lema “Colegios Públicos de Excelencia para Bogotá”, propuso la reorganización curricular en campos de pensamiento con el fin de contrarrestar la fragmentación del saber.

El Festival Artístico Escolar (FAE) ha generado la discusión sobre la creación artística, los presupuestos teóricos del arte y la transformación de sociedad mediante la expresión simbólica y la producción de conocimiento, a través de muestras artísticas y diversos eventos académicos. Al revisar la memoria del FAE año 2010 (Olaya, Et. Al.2011), se observa que los docentes de danzas y teatro no siempre responden a orientaciones curriculares propuestas por los PEI de las instituciones donde realizan sus prácticas pedagógicas. Este asunto crea un vacío frente al seguimiento de orientaciones pedagógicas que centren el debate, la producción de conocimiento y el sentido de la práctica artística como mecanismo para fortalecer el proceso cognoscitivo de los estudiantes, dentro de una comunidad y territorio.

La escuela convoca los saberes culturales que exponen una comunidad y territorio, siendo la educación artística el centro donde se potencian imaginarios, ideas y sueños, propios del realismo mágico que nos ha acompañado por décadas. De él estamos reclamando narrar las vivencias y tradiciones del pueblo colombiano, que a su vez es el reflejo de cualquier pueblo en el mundo. Este lugar en la escuela nos permite aterrizarlo en el cuerpo, sitio de accionar de prácticas escolares como las artes escénicas.

Título tomado de: Pedagogía para pensar. Una propuesta desde la danza y el teatro. Autor: Claudia Patricia Gallo Castro;Egnan Yesid Álvarez Cruz; Henry Wilson León Calderón, Javier Alfonso Delgadillo Molano. pp.35-38.

Photo by Slim Emcee (UG) the poet Truth_From_Africa_Photography on Unsplash