Moneda

Síganos

Tu carrito

Tienes (0) productos $0
ANUNCIO
web_banner_magisterio_1115x116_infancia.png

La escuela unitaria: un reto para el maestro de aula

Por Gladys Milena Vargas Beltrán
Magisterio
18/04/2017 - 17:15
0
Foto de Danielle Pereira. Tomada de Flickr

En nuestro país existen escuelas unitarias, las cuales están ubicadas en la zona rural, reciben a los niños de muchas veredas cercanas y permiten ellos tengan una oportunidad de educarse. Estas escuelas por lo general, se organizan de forma que los maestros que trabajan allí reciban a estudiantes de diversas edades y grados, pero no son suficientes para trabajar en grupos separados y por ello, son organizados en una sola aula, lo que se conoce como la escuela unitaria.

+Conozca el libro Crónicas históricas de la educación en Colombia

Para un maestro trabajar con niños y jóvenes de diferentes grados en una sola aula es un reto, pues debe manejar metodologías muy diferentes a las del aula tradicional. Debe además, tener en cuenta que el diseño del currículo debe atender a cada estudiante, a los estándares mínimos de cada grado y adicionalmente, debe configurar estrategias que le permitan motivar, acompañar a todos los estudiantes en todo momento.

+Lea: Educación sin paredes

Estas escuelas son multigrado, y como dije anteriormente, permiten que uno o dos maestros atiendan simultáneamente a todos los grados de la primaria ampliando la cobertura y trabajando dentro de la equidad y calidad que se busca.

¿Pero cómo lograr que estas escuelas funcionen de forma eficiente?

ANUNCIO
banner_web_rim_digital.jpg

Una excelente alternativa la constituye la escuela nueva, un modelo pedagógico propuesto bajo los principios de María Montessori y Decroly. En Colombia, el modelo fue diseñado por Vicky Colbert y Oscar Mogollón. Entre sus fundamentos se encuentran el trabajo individualizado, el desarrollo de guías de trabajo orientadas por el docente, el trabajo por rincones de interés y la posibilidad de darle al niño la libertad y autonomía necesarias para aprender en un ambiente propicio para ello. De igual forma, la escuela nueva ofrece oportunidades de desarrollar un aprendizaje activo, en el que el estudiante puede participar en las clases y generar procesos de aprendizaje en equipo.

+Lea: Educación Media y Superior para poblaciones rurales en Colombia: posibles diálogos

Las ventajas de este modelo son entre otras, que permite a los niños y jóvenes, avanzar a su ritmo y de acuerdo con su estilo de aprendizaje, desarrollar procesos individualizados gracias al currículo flexible y al desarrollo de guías en las que el maestro verdaderamente orienta y acompaña el trabajo. Una enorme ventaja es que se reduce la deserción escolar, la tasa de mortalidad académica. De otro lado, se fortalece la autonomía y la convivencia pacífica.

Es importante entender que la escuela nueva es una oportunidad para permitir que más niños y jóvenes sean incluidos de forma efectiva en el sistema educativo, pero que el trabajo del maestro es fundamental para lograr las metas propuestas. El trabajo por redes de aprendizaje entre maestros de dichas escuelas y los procesos de formación continua, son un excelente apoyo para seguir este maravilloso proceso de formación.

Foto de Danielle Pereira. Tomada de Flickr