Moneda

Síganos

Tu carrito

Tienes (0) productos $0
ANUNCIO
magisterio_bruno_kombi_cholulteca.png

La escuela y la sociedad actual

Magisterio
05/08/2019 - 11:45
0
By Freepik

Actualmente, a diferencia de otras épocas, se considera que el programa general para todos los alumnos o curriculum, es decir todo aquello que ha de ser aprendido y enseñado en la escuela, no debe presentar tan sólo una selección de los conocimientos que integran los diferentes ámbitos del saber elaborado, formalizado y organizado disciplinariamente, reducido y reorganizado en áreas de conocimiento escolares. Por lo que respecta a la escolaridad obligatoria, el curriculum ha de reflejar el proyecto educativo global de la sociedad, aquello que se considera adecuado y necesario para vivir en sociedad y momento histórico determinados.

Ha de hacer referencia, por tanto, a actividades y a facetas culturales diversas (organización social, economía, estética, tecnología, comunicación, moral, etc.) claves en el mundo actual, por una parte, y a facetas del desarrollo personal que se concretan en diferentes capacidades a desarrollar en los alumnos, por otra. 

Así, el curriculum se plantea y recoge la función socializadora de la escuela tomando como referente las necesidades de la persona que ha de vivir en una sociedad determinada, que ha de desarrollarse en un marco socio-histórico concreto y aportar a la colectividad según las propias posibilidades y destrezas en relación a las dimensiones de la vida social mencionadas.

Por lo que respecta a la escolaridad obligatoria, el curriculum ha de reflejar el proyecto educativo global de la sociedad, aquello que se considera adecuado y necesario para vivir en sociedad y momento histórico determinados.

La percepción sobre las capacidades que un alumno ha de desarrollar a lo largo de la escolaridad han variado también de perspectiva a lo largo de los años. Ya no es posible considerar el desarrollo del alumno como un mero despliegue de facultades determinadas por pautas biológicas sino como la aparición e incremento de habilidades determinadas culturalmente (que toman muy diferente forma en diferentes contextos culturales) necesarias para llevar a término actividades, objeto estas últimas de enseñanza en la escuela: resolver problemas, utilizar la lengua escrita para comunicarse y para aprender, descubrir datos relevantes para comprender el mundo, sistematizar conocimientos, contrastar puntos de vista, usar los diferentes lenguajes para representar la realidad, para tratar datos, expresar ideas, entre otras. 

En este sentido, se entiende el curriculum como selección, con fines educativos, de formas culturales establecidas, entre las cuales se encuentran también los conocimientos disciplinares. Formas culturalmente establecidas en un marco socio-histórico, por tanto, en evolución, y recreadas por los individuos de forma personal. De esta manera, contemplamos el desarrollo personal como procesos, posibilitado y potenciado por factores culturales. En otras palabras, lo que permite el progreso está determinado por la confrontación con contextos y actividades culturales en los que la presencia de las otras personas es esencial para la facilitación de los aprendizajes necesarios para integrarse de forma activa en una cultura.

ANUNCIO
inteligencia_emocional_v2_1.png

Título: Cambiar la escuela, cambiar la vida. Autor: Carlos Lomas. pp. 39-40

Referencia:
* Isabel Gómez Alemany es profesora de la Escola de Mestres de la Universitat Autónoma de Barcelona.40 

Foto de Freepik