Moneda

Síganos

Tu carrito

Tienes (0) productos $0
ANUNCIO
web_banner_1115x116_3.png

La etnoeducación afrocolombiana, una oportunidad y un reto para nuestras comunidades

Por Sor Inés Larrahodo Carabalí
Magisterio
11/12/2018 - 15:45
0
Foto de Pixabay

Experiencia casita de niños norte del Cauca y sur del Valle

“Nuestras particularidades históricas, organizativas y culturales requieren del desarrollo de un proyecto educativo acorde con nuestra realidad, problemas y necesidades”.

La frase anterior sintetiza la preocupación que orientó e impulsó al equipo de hombres y mujeres de las comunidades negras del norte del Cauca y sur del Valle, en la realización de la propuesta de educación infantil llamada Casita de Niños. Fue una construcción colectiva en la que intervinieron madres y padres de familia, niños y jóvenes, líderes y demás miembros de las comunidades y dio origen, posteriormente, a la Asociación Casita de Niños

Uno de los aspectos que incidió fuertemente en la generación de espacios de reflexión que dieron como resultado el desarrollo de esta propuesta fue el desarraigo territorial contra los pequeños campesinos, sobre todo negros, propietarios de las tierras del norte caucano, hacia la década de de los años 70, cuando las condiciones de vida de los habitantes cambiaron en forma radical, pasando de ser productores con un nivel alto de autonomía a ser asalariados de los ingenios azucareros. De esta manera surgen diferentes dificultades, como: la pérdida de la base tradicional de la economía, la descomposición familiar, el debilitamiento de los valores propios de estas comunidades y de la identidad étnico cultural, entre otras.

+Lea: La escuela, el palenque y la maloca

En 1979, en Villa Rica, Cauca, se creó la primera Casita de Niños. Posteriormente se replica esta experiencia en Jamundí, Valle, específicamente en la comunidad de Quinamayo, luego en La Balsa, municipio de Buenos Aires, Cauca, y San Nicolás municipio de Caloto, Cauca. El trabajo de Casita de Niños, desde el inicio, involucró a padres de familia y a la comunidad en general en aras de unir esfuerzos para lograr el bienestar de la niñez y comunidad en general; pedagógicamente la Asociación casita de Niños promueve un nuevo sentido para la utilización de las prácticas culturales en la comunidad, impulsando su utilización en la formación de niños y niñas, jóvenes y adultos contribuyendo así al fortalecimiento del tejido e identidad social de nuestra comunidad. Se reconoce, utiliza y valora el saber de los mayores.

El reconocimiento del trabajo de cada uno de los niños nos ha permitido reflexionar en aspectos tan importantes como la motivación del niño y la niña a la investigación, la lectura y la escritura, el acercamiento participativo de los padres de familia en el proceso educativo, en la recuperación y recopilación de cuentos de la tradición oral y la historia misma de las comunidades.

Buscamos que los estudiantes se consideren personas importantes y con capacidades para promover su propio desarrollo y el de sus comunidades y aportar a la transformación que se requiere de todos y cada uno para el mejoramiento de las condiciones y calidad de vida. Están en condiciones de diferenciar su comunidad de otra a partir de las características de sus pobladores, tener más cuidado con las cosas que le pertenecen, saber que existen otras etnias, otras culturas con las cuales nos relacionamos. Quién soy, quién es el otro, con quién me relaciono, antigüedad y presencia de nuestros antepasados en la zona, organización social de nuestra comunidad, manifestaciones culturales, relación hombre-naturaleza, nutrición y salud; son temas que abordamos en el trabajo. 

+Lea: Génesis y desarrollo de la Etnoeducación en Colombia

La propuesta es fortalecer la pertenencia al grupo étnico a partir del conocimiento de la historia, las formas de expresión y las costumbres. Se partió de la concepción del niño como un sujeto activo, que construye su mundo a partir de la interacción con los otros y con las realidades socio-culturales y ambientales que lo rodean. Para ello se realizan visitas a las personas mayores y lugares significativos de la comunidad buscando que los pequeños se formen una imagen positiva de su entorno.

Se celebran actividades como: la Adoración al Niño Dios, fiesta tradicional de esta zona, se hace el pesebre con los padres de familia y otras personas mayores de la comunidad, se organiza la fiesta, se baila la fuga donde participan niños, jóvenes y adultos y al ritmo de música y versos o loas. Antes de la adoración del Niño Dios se trabaja con los niños sobre la gestación, nacimiento y crecimiento, haciendo énfasis en la importancia que tiene para todos este encuentro. 

En los conversatorios, talleres, reuniones, encuestas y entrevistas se han identificado materiales propios de la región que sirven para la realización de las actividades, para que la construcción del conocimiento sea posible y la elaboración de la realidad se dé. Esto se debió a un proceso permanente de reflexión acerca de la calidad de la educación y la necesidad de mejorar nuestras condiciones y calidad de vida.

ANUNCIO
copia_de_post_facebook_-_magisterio_1.png

Dichos materiales que acompañan los procesos de trabajo, tanto con niños y niñas como con padres de familia y comunidad en general, buscan el uso de herramientas didácticas como formas de producción del conocimiento y de participación social. Hemos elaborado videos, sistematizado la experiencia Casita de Niños , producción de CDs donde se recogen cinco programas de radio en los cuales se recrean, con miembros de la comunidad, las expresiones más tradicionales de la narrativa oral, con temáticas como: Un lugar en la tierra, cosas del amor, brujas no existen.... pero que las hay, las hay, sobre héroes y espantos, entre lo lúdico y lo pagano; CD con canciones sobre la temática ambiental; murales; series fotográficas, loterías, afiches, plegables, cartillas sobre el ambiente, la producción y la recuperación de la finca tradicional.

La experiencia comunitaria de etnoeducación Afrocolombiana Casita de Niños es, además, una propuesta integradora de los valores fundamentales que orienta el progreso de las comunidades; se reconoce al niño como un ser importante pues, en la niñez es cuando se estructura la personalidad del individuo asimilando valores y antivalores que puedan propiciar la construcción de la identidad y la autoestima o por el contrario debilitarla. 

La metodología de trabajo y los contenidos implementados con los niños y niñas desarrollan las múltiples dimensiones de estos, potenciando la valoración de sí mismo, de las otras personas y de los demás seres que conforman la naturaleza, las costumbres y la proyección de sus aspiraciones hacia el entorno social, el conocimiento de la historia, permite y ayuda al reconocimiento de los valores étnicos y culturales de su comunidad han contribuido a la recuperación de aquellas relaciones de parentesco que se venían perdiendo. Se fomenta el respeto a la vida desarrollando actitudes positivas para asumir los cambios que la sociedad manifiesta y requiere. 

La experiencia nos ha enseñado que los miembros de la familia y las personas de la comunidad son los principales agentes educativos; éstos deben estar involucrados en el proceso que se desarrolla con los niños y niñas, por esta razón propusimos realizar talleres y charlas permanentes donde se discuten los problemas que les afectan, sus características y diferentes momentos por los que pasan en su crecimiento. Como se trata de llevar a cabo un proceso participativo en la construcción de la propuesta, padres y maestros hemos analizado y discutido uno a uno los temas y las actividades que se realizan en el proyecto educativo. 

Desde estos espacios de formación se proponen acciones que aportan a la organización de la comunidad, se discuten los problemas que la afectan y se plantean alternativas de solución a los problemas que se presentan en la convivencia diaria y la interacción social. 

 Equipo de trabajo Casita de Niños
 Sor Inés Larrahodo Carabalí
sor_asocas@yahoo.com 
314 7728660 

Tomado de Revista Internacional Magisterio No. 48

Foto de Pixabay