Moneda

Síganos

Tu carrito

Tienes (0) productos $0
ANUNCIO
web_banner_1115x116_1_1.png

La evaluación en el aula

Magisterio
16/06/2017 - 10:45
0
Foto de RIOSOLIDARIO.Tomada de Flickr

El término evaluación en el aula se refiere a cualquier estrategia usada por los profesores para recolectar información sobre el proceso de aprendizaje (McMillan, 2001). Estas evaluaciones son generalmente diseñadas por los propios profesores para monitorear el proceso de aprendizaje de sus estudiantes y la mayoría de estas son auténticas (Hughes, 2003). Por auténtica se entiende que estas tareas requieren que los estudiantes completen actividades reales o pedagógicas para demostrar sus conocimientos y habilidades (O’Malley y Valdéz Pierce, 1996). La autenticidad de estas actividades se juzga con base en qué tan similares son a la forma como se usa la lengua extranjera por fuera del aula de clase (Hughes, 2003).

 

El objetivo principal de la evaluación en el aula es el de recolectar información sobre los estudiantes y usarla para promover y facilitar el aprendizaje (Reynolds, Livingston y Willson, 2006; Stiggins et al., 2007). Esto implica que para determinar si las evaluaciones son válidas, se debe verificar que efectivamente estén sirviendo estos propósitos (Brookhart y Nitko, 2007). Según Reynolds, Livingston y Willson (2006) los principales propósitos de las evaluaciones en el aula son los siguientes: 1) mejorar el proceso de aprendizaje de los estudiantes, 2) alinear la evaluación con el proceso de enseñanza, y 3) ayudar a los profesores para que sean más efectivos y puedan tomar correctivos.

 

+Lea: El trabajo colaborativo en grupo

 

El reto más grande que tienen los profesores es poder usar sus evaluaciones de manera efectiva ya que muchas veces las buenas prácticas en evaluación están en conflicto con las realidades que viven los profesores (McMillan, 2001). Entre estas realidades encontramos el número de estudiantes, la intensidad horaria, los recursos disponibles, el ambiente en el aula de clase, la motivación de los estudiantes, las percepciones que se tienen sobre evaluación, las políticas institucionales, entre otras (López, 2008). Como resultado de este conflicto, los profesores se ven obligados a usar instrumentos de evaluación que no son consistentes con buenas prácticas en evaluación (McMillan, 2001). Esto resalta la importancia de formar a todos los docentes en el uso adecuado de la evaluación. Los profesores deben formarse para entender el rol que cumple la evaluación en el proceso de aprendizaje, para usar las evaluaciones como mecanismos de retroalimentación, para interpretar los resultados de las evaluaciones y +para tomar acciones adecuadas que conduzcan al mejoramiento (López, 2008).

 

+Conozca el libro Evaluar es valorar. Diálogo sobre la evaluación del aprendizaje en el aula para comprender el decreto 1290 de 2009

ANUNCIO
banner_formacion_web_336x280_1.png

 

De igual manera, Shepard (2001) argumenta que las teorías cognitivas y constructivistas del aprendizaje, las nuevas tendencias curriculares y las nuevas visiones sobre evaluación del aprendizaje requieren que se hagan cambios radicales en la forma como se usan las evaluaciones en el aula de clase; es decir, que la evaluación sea parte integral del proceso de aprendizaje. Esto requiere que la evaluación se utilice para retroalimentar a los estudiantes sobre cómo van en ese proceso. Por lo tanto, es importante que los profesores promuevan un ambiente propicio dentro del aula de clase para que las evaluaciones faciliten el aprendizaje. Stiggins y Conklin (1992) sugieren que los profesores deben formarse para cumplir las siguientes tareas: diseñar instrumentos de evaluación apropiados y poder usarlos e interpretarlos adecuadamente.

 

+Lea: Evaluar desde una perspectiva ética

 

Referencias:

O’Malley, J. M., y Valdez Pierce, L. (1996). Authentic assessment for language learners: Practical approaches for language learners. Reading, MA: Addison-Wesley.

Reynolds, C. R., Livingston, R. B. y Willson, V. (2006). Measurement and assessment in education. Boston, MA: Pearson.

Brookhart, S. M. y Nitko, A. J. (2007). Assessment and grading in classrooms. Upper Saddle River, NJ: Pearson.

McMillan, J. H. (2001). Classroom assessment: Principles and practice for effective instruction (2da Ed.). Boston: Allyn & Bacon.

López, A. A. (2008). Potential impact of language tests: Examining the alignment between testing and instruction. Saarbrucken, Germany: VDM Publishing.

Shepard, L. A. (2001). The role of classroom assessment in teaching and learning. En V. Richardson (Ed.), Handbook of research on teaching (4th ed., 1066-1101). Washington, DC: AERA. 140

 

Título tomado del libro: La evaluación como herramienta para el aprendizaje. Autor: Alexis López. pp. 14-15

 

Foto de RIOSOLIDARIO.Tomada de Flickr