Moneda

Síganos

Tu carrito

Tienes (0) productos $0
ANUNCIO
editorial_magisterio_cajiao.png

La evaluación en la primera infancia: testimonios educativos

Por Graciela Fandiño Cubillos , Por Inés Elvira Castaño Silva
Magisterio
30/06/2017 - 10:15
0
Foto de UNICEF. Tomada de Flickr

La evaluación es una situación que inquieta bastante a las maestras, en este aspecto, hacen referencia a lo que aprendieron en la universidad, sin embargo al enfrentarse a las situaciones concretas se cuestionan sobre algunos hechos. Por ejemplo las que tienen que evaluar con notas se preguntan sobre la pertinencia de ello con los niños pequeños, en tanto que su aprendizaje es un proceso, o por qué desde tan temprano hacer que los niños trabajen por la nota.

 

+Lea: Arte, pensamiento e infancia

 

Allá es con notas de uno a cinco y eso se pasa a letras, entonces, allá sí hay el insuficiente [...], de cuatro años. Se califica por áreas: lectoescritura, matemáticas[...], ciencias naturales, ciencias sociales y una planilla por cada área, hay que ir colocando el trabajo que el niño hace, colocarle nota de uno a cinco, [...] no les coloco notas de uno ni eso, porque igual, para mí eso es un proceso y todos no van al mismo ritmo entonces, yo que tres, cinco[...] a mí me ha parecido tenaz eso de calificar[...] lo discutíamos en la universidad, pero claro, ahora es otra cosa.

 

Entonces de pequeñitas inculcarles la evaluación, pues ahora estoy como en esa crisis de qué es la evaluación y cómo poder llevar ese proceso en ellas, porque desde las directivas se lleva un proceso de evaluación [...] y se habla de que no sea desde la nota pero, sí, usted habla con sus estudiantes y ellas expresan eso que se lleva a través de la nota y el docente la hace llevar a través de la nota

 

+Conozca la Revista Primera Infancia

ANUNCIO
inteligencia_emocional_v2_1.png

 

Cuando se evalúa en forma cualitativa, es decir, no mediante notas sino mediante expresiones conceptuales, se presentan problemas similares, las maestras sienten que no pueden dar cuenta de los avances de los niños. Ellas quisieran hacer informes más personales sobre cada niño, aunque empiezan a enfrentarse a los problemas de tiempo que ello requiere.

 

Las notas son: excelente, sobresaliente, bueno, aceptable e insuficiente; dieron un argumento de por qué no se maneja el deficiente, hay un argumento desde lo pedagógico, esas son las notas y hay unas observaciones que pensamos hacerlas nosotras mismas, como para el nivel de los niños, las observaciones que uno pasa es el código y sale ahí. Yo pienso hacer unas observaciones particulares, resaltando las actitudes que yo creo: de colaboración o cosas puntuales que yo vea en ellas, pienso, pero no sé a qué horas, quisiera hacer un informe, una pequeña descripción, no un informe como del cel. o como la Unidad que son unas hojas, sino una pequeña descripción. Porque igual eso uno lo hace, los papás, cuando llegan a cualquier reunión empiezan y “¿cómo ha visto a la niña? entonces, yo tengo así como casos particulares: “fulanita hoy tal cosa, evidencia que esta logra un avance en tal cosa”. Sí lo hago, lo saco del diario de campo.

 

+Conozca la Colección Infancia

 

Yo ese proceso no lo tuve que vivir el año pasado, pero sí tenía que hacer evaluaciones, una evaluación por competencias, que nunca entendí qué era lo que ellos querían, porque trabajaban por competencias, con inteligencia emocional, pero a la vez lo unían con otro tipo de cosas, con pedagogía conceptual, uno no entendía la relación que existía.

 

Ellas entienden que la evaluación es una manera de mostrar a los padres los avances de los niños. En algunos casos las directivas se preocupan sobre lo que se le diga a los padres, lo cual parece impedir explicarles realmente a ellos lo que pasa. Por otro lado, el afán de las maestras tiene que ver con decirles algo sobre sus hijos, que ellas saben, que ellos necesitan oír, pero ellas no saben cómo decírselo.

 

A mí me tocó hacer guías para evaluación y yo decía pero para qué unas guías, entonces como para mostrarle a los papitos algo escrito: “mire la niña tuvo evaluación”, pero una evaluación es más que todo un proceso desde lo que uno reflexionaba en la universidad y que uno trataba de llevarse pero a veces es muy complicado.

 

+Lea: Educación inicial: los derechos de la infancia como ruta de gestión cultural

 

Son poquitos niños pero a veces no le puedo dedicar el tiempo solamente a María Paula, entonces ella se alarma [...] dice que los papás se preocupan, que se angustian porque dicen que los niños no están aprendiendo, no están avanzando. Esas observaciones que uno hace las revisa la coordinadora y la directora, a ver qué fue lo que uno colocó[...] ya es la entrega de esos informes, una caracterización de los niños pero más hacia lo positivo, que a lo que deben reforzar en ese proceso.

 

Lo que se observa de las maestras, en su primer año de trabajo, es la preocupación por hacer buenas evaluaciones, en el sentido de dar una idea del proceso que viven los niños.

 

Aquí donde estoy, he podido llevar un poquito la evaluación más de acuerdo con mi formación, una co-evaluación, una hetero-evaluación, entonces, pues los niños no se pueden evaluar solos tan pequeños pero tú sí, en algunos niveles sí, por ejemplo, uno les puede preguntar cómo te portaste hoy, bien o no, con los que hablan porque hay algunos que no hablan y los informes que yo rindo son a nivel, y digo rindo, porque tengo que rendirlo ante las directivas, entonces, son un poco más integrales.

 

Tomado del libro: Haciéndose maestras. Problemas de enseñanza en su primer y tercer año de trabajo de las maestras de educación infantil. Autoras: Graciela Fandiño Cubillos; Inés Elvira Castaño Silva. pp. 167-169

 

Foto de UNICEF. Tomada de Flickr