Moneda

Síganos

Tu carrito

Tienes (0) productos $0
ANUNCIO
web_banner_1115x116_1_1.png

La fiesta del aprendizaje en las escuelas21

Magisterio
30/10/2018 - 10:15
0
Foto de Pixabay

En el escenario de aprendizaje de toda escuela21 la evaluación es tanto una fiesta, como una calificación, un regulador de la práctica educativa, una guía, un compromiso, una prueba, una presentación, un cuaderno, un diario de aprendizaje y el acuerdo que concede autonomía para que alumnos y profesores guíen su interacción. Toda experiencia de evaluación es una oportunidad de aprendizaje.

Este tipo de práctica evaluativa es la que caracteriza un modelo de educación personalizada donde tanto alumnos como profesores, comparten la responsabilidad del aprendizaje en comunidad. Entender que somos distintos, que aprendemos de formas distintas y en la mediación con otros, implica una evaluación con distintas herramientas y formas de representación, continua y protagonizada por todos. La evaluación es el proceso compartido en la reflexión y recolección de variadas evidencias de aprendizaje, tanto del proceso como de los productos, y que guía al alumno con objeto de hacerse más responsable y autónomo en cualquier decisión de su vida. Esta es la manera de entender la evaluación en una comunidad de aprendizaje personalizado.

En las escuelas21 evaluación y aprendizaje forman una entidad indisociable. Caminan juntos coordinando los cambios en la metodología, en el diseño de las experiencias y en el rol de alumnos y profesores. Evaluar no es la acción que protagoniza los finales, evaluar es el puente que regula el proceso de andamiaje y la construcción del conocimiento. La identidad compartida de aprendizaje y evaluación en el escenario de escuela21 se manifiesta en:

  • La comunicación de criterios y evidencias de evaluación con los alumnos, ayudados por diferentes representaciones que hagan clara y explícita su gradación.
  • El aumento de los momentos de evaluación, distribuidos a lo largo de todo el proceso y ayudados por distintas herramientas que conviertan cada medición y oportunidad de valoración en una experiencia de aprendizaje en sí misma.
  • La superación del examen como evidencia única del aprendizaje, construyendo la calificación final gracias al resultado de distintas herramientas dirigidas tanto al proceso como al producto.
  • El asesoramiento constante a los alumnos, prestando atención al significado de sus errores y con objeto de que cada uno, a su ritmo, logre mejorar el aprendizaje, ayudados por acuerdos o compromisos y con la creación de actividades opcionales y premios o insignias.
  • La aceptación de los alumnos como evaluadores de su propio aprendizaje y del aprendizaje de sus compañeros; ofreciendo distintas herramientas desde cuestionarios y rúbricas, hasta diarios de aprendizaje y porfolios, que les ayudan a evaluarse así mismo y asesorar con propiedad a sus compañeros de acuerdo a los criterios de evaluación.
  • La comprensión de la nota final y obligatoria de los expedientes, como resultado de un proceso de evaluación activo que integra la riqueza de todos estos elementos.
  • La pautada y creciente autonomía que estas estrategias conceden al alumno para hacerlo cada vez más consciente y responsable en la evaluación de su propio aprendizaje y de su vida.

El PBL y la evaluación auténtica del aprendizaje son las herramientas que dirigen la escuela hacia una educación más personalizada y en comunidad. En el centro de toda experiencia de aprendizaje están el alumno y la evaluación, ambos configuran la identidad de la escuela del siglo xxi. Proyectos y evaluación nos abren las puertas del potencial creativo dormido en cada alumno, inspirando y dirigiendo su inteligencia. Unir el aprendizaje basado en proyectos con la evaluación auténtica es la mejor garantía para impulsar experiencias creativas que generen transformación tanto en nuestras escuelas, como en nuestros
alumnos y nuestro propio entorno.

ANUNCIO
banner_formacion_web_336x280_1.png

Título:La fiesta del aprendizaje en las escuelas21
Tomado de: Viaje a la escuela del siglo XXI.  Así trabajan los colegios más innovadores del mundo. Alfredo Hernan Calvo. 2015 Madrid. España. p.p 100-101.

Foto de Pixabay