Moneda

Síganos

Tu carrito

Tienes (0) productos $0
ANUNCIO
peter_banner_mag_3_0.jpg

La fotografía en el aula como estrategia de formación

Por Alexandra Angel Penagos
Magisterio
23/03/2017 - 10:30
0
Foto de JProgr. Tomada de Flickr

En nuestras aulas es cada vez más común el uso de los teléfonos celulares, y mientras hay quienes ven el fenómeno como un problema, otros tantos, lo pensamos como una posibilidad de renovación de la práctica pedagógica y transformación crítica de la realidad. Estos dispositivos no sólo permiten la comunicación a larga distancia y la difusión de información en tiempo real, también brindan la oportunidad a grandes y chicos, de tomar fotografías de forma práctica y sencilla. Lo cual no es un asunto menor. Si se analiza detenidamente la escuela cuenta con las herramientas que en ningún otro momento de su historia había logrado tener, y esta circunstancia demanda de nosotros como docentes, acciones renovadas y apuestas pedagógicas mucho más creativas.

 

+Lea: Inteligencia artificial en educación

 

Y es que hacer uso de celulares en el aula, para producir fotografías, supone un desafío doble, no por ello, de imposible resolución. Un primer momento que Inés Dussel (2007) denomina como educar la mirada y que implica trascender el análisis contemplativo de la imagen, para pensar en su especificidad, en los estereotipos, las emociones, los saberes y los lenguajes que las imágenes movilizan; y un segundo que tiene que ver con lo que Omar Rincón (2011) llama ciudadanizar desde la producción, y que hace referencia a la puesta en marcha de procesos de formación orientados a la construcción de nuevos relatos, formatos, estéticas, narrativas y experiencias con las nuevas tecnologías, que estimulen y posibiliten otras relaciones con los medios de comunicación.

 

+Lea: Nativos interactivos: Tocar, ver y actuar en el mundo digital

ANUNCIO
inteligencia_emocional_v2_1.png

 

Todo ello en el marco de un proceso de enseñanza-aprendizaje interdisciplinar, que motive exploraciones estéticas y narrativas que trasciendan a la imagen misma e involucren las emociones y los sentimientos que posibilitan el contribuir a la formación política de nuestros estudiantes en tanto como Inés Dussel (2007: 11-12) lo menciona:

 

"Un elemento importante es pensar qué se hace con las emociones que despiertan las imágenes; como lo señala Sontag (2003) es allí donde se juega la posibilidad de la reflexión ética y política, y es allí donde el trabajo educativo debería ser más sostenido, más denso y más complejo. Parece que se hubiera olvidado que la relación con otros se apoya también en sensibilidades y disposiciones éticas y estéticas, en dejarse conmover, en poder escuchar otras historias y en ser capaces de pensar y contar nuestras historias. También en poder juntar estas historias con otros saberes, en cruzar lo singular con lo universal, en poder pensar reglas más complejas y más interesantes para los desafíos que nos presenta la vida en común".

 

+Lea: ¿Uso excesivo del celular: peligro para la salud?

 

Se trata entonces de situarnos estratégicamente frente a un dispositivo que nos permite partir de la realidad para volver a ella y transformarla creativamente, es decir, incentivar el uso de estos aparatos, que hacen parte de la cotidianidad de nuestros estudiantes, para que ellos construyan imágenes a través de las cuales reflexionen las problemáticas sociales, políticas, económicas, ambientales y culturales que atañen su diario vivir, y logren así, plantear estrategias de acción colectiva que les permita asumir una posición activa como sujetos sociales.

 

Bibliografía

Dussel, I. (2007). Los desafíos de las nuevas alfabetizaciones: las transformaciones en la escuela y la formación docente. Buenos Aires: Instituto Nacional de Formación Docente.

Dussel, I. & Gutiérrez, D. (2006). Educar la mirada. Políticas y pedagogías de la imagen. Buenos Aires: Editorial Manantial /Fundación OSDE.

Larrosa, J. (1995). Escuela Poder y Subjetivación. Madrid: Ediciones La Piqueta.

 

Foto de JProgr. Tomada de Flickr