Moneda

Síganos

Tu carrito

Tienes (0) productos $0
ANUNCIO
web_banner_magisterio_1115x116.png

La gestión del cambio: en búsqueda de la organización escolar inteligente

Por Yecid Puentes Osma
Magisterio
28/02/2017 - 09:45
0
Foto de Secretaría de Movilidad de Medellín. Tomada de Flickr

Lo que dicen los expertos y la práctica cotidiana

 

En un reciente evento de gran trascendencia para la educación en nuestra región, el Tercer Congreso Internacional de Escuelas Nuevas Cien/2016, dos de los más destacados investigadores de las últimas cuatro décadas, Michael Fullan y Andy Hargreaves, reconocidos en el mundo por sus propuestas sobre reformas en el ámbito nacional, cambio, capital profesional y mejoramiento del liderazgo en las escuelas, hicieron énfasis en que, de acuerdo con los hallazgos de sus investigaciones, la innovación educativa tiene sus bases, entre otros, en los siguientes factores:

 

  • La capacidad que las instituciones tengan para desarrollarse a partir de una visión sistémica.

 

  • El establecimiento de relaciones fuertes de colegialidad, basadas en la gestión emocional entre sus miembros y con las comunidades a las que atienden.

 

  • La importancia del liderazgo distribuido en el nivel medio de las instituciones educativas.

 

+Lea:

La observación de clases como evaluación de desempeño docente

El fortalecimiento de la gestión del rector en una Organización Escolar

 

En relación con el primero de estos temas, el del desarrollo sistémico de las instituciones, como lo dijimos en su oportunidad, este es uno de los más grandes desafíos que se le plantea a la educación, llena como está de escenarios de pensamiento lineal en sus gestiones humana, académica, administrativa y financiera (la famosa creencia sobre los prerrequisitos a nivel de los planes de estudio es sólo un ejemplo). Hemos crecido muy poco en la comprensión de lo que significa pensar de manera sistémica y diseñar, desde allí, nuestros futuros deseados o ser capaces de pensar nuestra educación con el fin en la mente.

 

+Conozca los libros: 

Organizaciones escolares inteligentes.Gestión de entornos educativos de calidad

Colección Gestión

Gestión y evaluación de calidad. Referentes para la acreditación

Gestión educativa en la sociedad del conocimiento

Aprendizaje colaborativo. Teoría y práctica

 

Sobre la importancia de forjar relaciones cálidas y de apoyo y de gestionar las emociones al interior de nuestras escuelas, como lo descubrimos en una experiencia de trabajo muy reciente para el internacionalmente reconocido programa colombiano Todos a Aprender, se notan pocos elementos, como lo expresaron en su momento quienes lideran las instituciones educativas participantes en el programa, que denoten que se está prestando atención en este terreno.

 

ANUNCIO
inteligencia_emocional_v2_1.png

Finalmente, en el ámbito del liderazgo de nuestras escuelas, el tema, en sí mismo, parece estar aún por desarrollarse pues, de acuerdo con algunos expertos, en las instituciones educativas parece prevalecer el enfoque del “jefe”, producto de los esquemas totalitarios que se viven en lo cotidiano.

 

La carencia en nuestro sistema escolar de una conciencia clara o de desarrollos en estos tres aspectos contrasta, de manera paradójica, con la gran cantidad de información que se puede encontrar sobre ellos: una rápida consulta en cualquiera de los motores de la internet arroja resultados inverosímiles (en español, para el primer tema, pensamiento sistémico, ¡se encuentran 2.200.000 entradas, para gestión de las emociones 430.000 y para liderazgo educativo 490.000!). Aunque, por supuesto, sabemos que no todos los contenidos de la red son confiables, los números son, digamos, interesantes.

 

Las preguntas y los hallazgos

 

¿Por qué no logramos, quienes trabajamos en el sector, desarrollos más definitivos en estos aspectos? ¿Cómo consolidar proyectos educativos más sistémicos, relacionales y promotores de un auténtico liderazgo?

 

Una respuesta que encontramos entre los directivos docentes que participaron en la experiencia de formación referida previamente reside en varios factores que llamaron nuestra atención y que mencionaremos con brevedad:

 

  • Ante la pregunta sobre si conocían un enfoque de pensamiento sistémico que les permitiera comprender la escuela como un todo, los directores afirmaron, en su mayoría, no saber del tema.

 

  • En relación con el diseño y puesta en práctica de actividades comunitarias que permitieran el relacionamiento y la gestión emocional de las personas en las instituciones educativas, tan solo un par de directores afirmaron tener escuelas de padres, con periodicidad de dos veces por año, en las que se trataba, en ocasiones, este tema.

 

  • En relación con el liderazgo distribuido y el rol como líderes, encontramos, de una parte, que, por ejemplo, sobre la periodicidad con que los directores visitaban las aulas de clase para tener información de primera mano sobre lo que allí ocurría, y dar así retroalimentación al profesorado, la respuesta fue que casi nunca lo hacían. Por otra parte, ninguno de los directores reconocía liderar un programa de desarrollo profesional formal o un enfoque pedagógico establecido que le diera cierto encuadre a las acciones pedagógicas adelantadas por los profesores. A su vez, y a pesar de que las regiones en las que se llevó a cabo el trabajo son relativamente pequeñas, los directores no reconocían que hubiese liderazgo de su parte para promover un trabajo en conjunto entre ellas o algún sentido de colegialidad.

 

Algunas ideas para la acción

 

Con el propósito de aportar en el proceso de innovación educativa y de dar respuesta a las demandas contemporáneas, así como a los desafíos que plantea la incertidumbre del futuro mundial, en los diversos recorridos que hemos realizado por Colombia en los últimos 15 años, invitados por diversas y generosas organizaciones, hemos venido promoviendo lo que hemos dado en llamar la Organización Escolar Inteligente, un diseño estratégico para las instituciones basado en las siguientes ideas-gestión para la acción, lideradas por el director o rector:

 

  • Privilegiar el aprendizaje colaborativo de todos los miembros de la comunidad escolar con base en la fijación de altas expectativas.

 

  • Fortalecer las relaciones de apoyo entre todos los miembros de la comunidad para hacer una genuina gestión de las emociones.

 

  • Promover la indagación apreciativa a través de procesos de disoñación (diseños-sueños), como enfoque que se centra en lo mejor que tienen las personas y las organizaciones.

 

  • Implantar enfoques y modelos pedagógicos que propendan por el logro de comprensiones profundas, evaluación formativa auténtica y sistemas ágiles de rendición de cuentas.

 

  • Desarrollar planes estratégicos sistémicos basados en variables de calidad (estructura de la organización, utilización del tiempo y el espacio, cultura y clima de aprendizaje, profundidad, secuencia e integración curricular y desarrollo profesional continuo).

 

  • Auspiciar, a través de actividades muy concretas como escuelas de padres y programas de voluntariado, actividades que fomenten relaciones generativas entre los padres de familia y la institución educativa.

 

  • Generar en las escuelas alianzas estratégicas con los proveedores de todo tipo de servicios o productos, y alinearlas con la visión, la misión y los objetivos organizacionales.

 

  • Reconocer en todos los miembros de la comunidad el esfuerzo como pilar del logro hacia la excelencia, además de las inteligencias y el desarrollo de habilidades.

 

  • Implantar enfoques educativos hacia el liderazgo moral distribuido, el emprendimiento y el uso ético y sustentable de la tecnología como propuestas de construcción de los futuros deseados por los individuos.

 

  • Promover el intercambio de saberes entre diferentes escuelas para enriquecer los proyectos educativos con base en experiencias exitosas.

 

A modo de conclusión

 

Los resultados históricos obtenidos por nuestros estudiantes colombianos en las pruebas PISA (2006, 2009, 2012 y 2015) son un indicador de que hemos ido mejorando en algunos de estos aspectos, aunque muy de forma lenta. Como se sabe muy bien, son los resultados en los alumnos y los productos que ellos realizan, incluidas las pruebas que toman, los que miden la eficacia de nuestro sistema educativo. A la vez, si se ven de manera positiva, estos resultados son un llamado a continuar trabajando con ahínco para lograr que nuestras instituciones se conviertan en escenarios donde cada cual, el director, los docentes, el personal administrativo y de servicios, los padres de familia y, de modo muy especial, los estudiantes, logren sus sueños de trascendencia a través del aporte a la sociedad.

 

El autor

Reconocido educador colombiano con más de 35 años de experiencia, 12 de ellos en la dirección de prestigiosas instituciones colombianas y extranjeras. Trabajó como tutor en WIDE del Project Zero de la Escuela de Posgrados en Educación de la Universidad de Harvard. Participó como docente líder en el diplomado “Fortalecimiento de la gestión académica y el liderazgo en una organización escolar inteligente”, desarrollado en convenio entre el MEN y la Corporación Magisterio en 2015. En la actualidad, es rector del Colegio del Bosque de la Universidad Antonio Nariño de Bogotá.

 

Artículo de la Revista Internacional Magisterio No. 84

 

Foto de Secretaría de Movilidad de Medellín.  Tomada de Flickr