Moneda

Síganos

Tu carrito

Tienes (0) productos $0
ANUNCIO
web_banner_magisterio_1115x116.png

La importancia de los talleres de lectura

Magisterio
16/02/2017 - 15:30
0
Imagen del Ministerio de Cultura de Argentina. Tomada de Flickr

Todo taller de lectura tiene su razón de ser. Por su propia naturaleza, su propósito es servir de animador, impulsor del acto de leer. Con muchas finalidades, entre otras, contribuir a la formación de lectores, irradiar el gusto de leer en todos los campos del conocimiento, y como efecto colateral, estimular, abrir caminos hacia la lectura crítica. Si miramos un taller desde estos componentes, estamos apuntándole a necesidades bien fundamentadas, estructuradas, secuenciales y que demuestren resultados y metas en lapsos medibles.

+Lea:

La lectura como compromiso

¿Qué es saber leer y cuál es el papel del maestro ante la lectura?

Animar a leer

Técnicas para animar la lectura: visualizando la imaginación

¿Cuál es la crítica que se le hace al taller? Que muchos se quedan en eso: en un taller, una visita del autor, unas actividades con unos materiales disponibles para ello… Resulta que hoy en día, teniendo en cuenta esta generación de jóvenes que quienes leen, leen sagas, youtubers, dejando a un lado aquella literatura que verdaderamente conmueve, como lo expresa Piedad Bonet, deben ser estimulados con talleres adaptados a sus edades, a sus gustos para que no pierdan las ganas de leer, no importando lo que lean pero que lean, en una fase inicial de un plan de lectura. La literatura es espejo, es historia, es cultura, es el hombre mismo frente a su existencia. Como lo dijo Borges, “Lo más importante de un libro es la voz de su autor”. Por consiguiente, un taller de lectura debe dejar huella, prender la fiesta de leer para que se siga leyendo. De ahí la importancia del taller como orientador de muy buenas lecturas para que dialoguen autor – lector y se viva el placer de volar.

+Conozca el libro Animando a leer. Técnicas para animar la lectura

ANUNCIO
banner_formacion_2019_web_336x280.png

¿Quién hace importante lo que uno hace? Uno mismo. En el caso del taller de lectura, es el animador, el promotor, el visionario, el docente como ejemplo de lector. Y los participantes son quienes se nutren y contagian de ese dinamismo, ingenio y creatividad del realizador del taller. Entonces, para hacer importante un taller de lectura, hay que entender el acto de leer como aquello que va a contribuir a esa formación de lectores, a encontrarle sentido a la lectura en las diferentes disciplinas para llegar, de manera gradual, a la lectura crítica, tan requerida hoy en día a escala mundial. Lo anterior deduce por qué un taller de lectura no debe ser solamente eso: un taller; por el contrario, son muchos los que se necesitan para darle sostenibilidad a un proceso inicial y secuencial.

Resumiendo, faltan agentes de lectura, animadores, promotores que tengan las herramientas a la mano para desarrollar talleres acordes con los contextos en que se lee, con los libros que se leen. Pero esa necesidad se puede allanar con la formación de estas personas que se convertirán en los grandes talleristas que darán la importancia correspondiente a un taller de lectura. Ellos llevarán la palabra y el testimonio, el evangelio de la lectura, por todos los rincones de la patria para leer en todas las edades. En Magisterio trabajamos para ello. Loas por el taller de lectura.

Conozca el el Diplomado Virtual como Promotor de Lectura

Conozca los libros de Armando Montealegre:

Estrategias para desarrollar oralidad, lectura y escritura. Relatos de vida, yo te cuento y tú me cuentas

Juegos comunicativos. Estrategias para desarrollar la lectoescritura

Imagen del Ministerio de Cultura de Argentina. Tomada de Flickr

 

 

Más sobre el tema que está leyendo