Moneda

Síganos

Tu carrito

Tienes (0) productos $0

ANUNCIO 

whatsapp_image_2021-07-23_at_11.18.24_am.jpeg

La investigación progresiva en el aula

Magisterio
10/02/2017 - 14:30
0
Foto de Universidad de Navarra. Tomada de Flickr

El proceso de construcción colaborativa de conocimiento se basa en el problema solving, en el que la capacidad de los alumnos por identificar las preguntas que impulsan la investigación y tratar de proporcionar una explicación a los problemas juega un papel crucial. La participación en la investigación progresiva está normalmente vinculada a ambientes de aprendizaje colaborativo que se apoyan en el empleo de ordenadores, que brindan sofisticados instrumentos para sostener el proceso de investigación y compartir el conocimiento que se elabora allí.

Analicemos con mayor detalle cada uno de los elementos del esquema.

  • Crear el contexto adecuado

El punto de partida del proceso de investigación es la creación de un contexto de actividad en el que los problemas de investigación se puedan anclar en principios conceptuales que sean centrales para el dominio del conocimiento en el que se pretende actuar. Dichos problemas deben además estar relacionados con situaciones reales de la vida de los alumnos. La creación del contexto cumple también una función motivacional: debe ayudar a los alumnos a entender por qué son importantes las temáticas propuestas y tienen un valor, comprender y fomentar su implicación cognitiva para resolver dichos problemas. Es necesario que los temas a partir de los que se extrapolan los problemas sean lo suficientemente complejos y multi-dimensionales como para que éstas se puedan abordar desde distintos puntos de vista.

+Conozca los libros:

La investigación según Humberto Maturana. El amor y la autopoiesis como epistemologia y métodos de investigación 

La investigación según Leonardo da Vinci. Filosofía, epistemología y ciencia 

La investigación según Niklas Luhmann. Epistemología de los sistemas y método sistémico de investigación

Los elementos de la investigación. Cómo reconocerlos, diseñarlos y construirlos

  • Plantear problemas de investigación

En ausencia de un problema de investigación no puede haber un proceso real de investigación. Esto es particularmente evidente en la enseñanza que se basa en modelos de trabajo de tipo transmisivo, en los que los problemas de investigación están, prácticamente, ausentes. En cambio, en los modelos basados en la construcción de conocimiento, las cuestiones que se generan se convierten en objetivos de trabajo y por tanto guían y regulan el proceso de investigación. Es más, cuando son los mismos alumnos quienes las generan, estas tienen un valor especial en el proceso de investigación, en tanto que se vinculan en mayor medida con sus necesidades en materia de conocimiento. Cuestiones que buscan explicaciones sobre el cómo y por qué (por ejemplo: «¿Por qué estalló la Revolución Francesa?») Son muy relevantes en la investigación progresiva, mientras que preguntas de respuesta cerrada, informaciones inherentes a los hechos, por ejemplo, « ¿Dónde estalló la Revolución Francesa?», tienden a producir fragmentos de conocimiento y a limitar las posibilidades de elaboración cognitiva. Los progresos de la comprensión a menudo emergen a través de la actividad de problem solving conceptual, como es el caso, por ejemplo, de problemas que emergen de lagunas de conocimiento, teorías en conflicto o fenómenos no estudiados. Si bien sea oportuno que el profesor prepare el marco general en el que se desarrolla el proceso, es esencial que sean los alumnos quienes se impliquen en el proceso de formulación de las cuestiones de investigación.

  • Crear teorías o formular hipótesis de trabajo

Un importante aspecto de la actividad de investigación y que es, al mismo tiempo, la condición sine qua non para que se dé la comprensión de los conceptos, es la generación de conjeturas propiamente dichas, hipótesis, teorías o interpretaciones para el fenómeno en cuestión, que actúa como objeto de la investigación. La construcción de hipótesis y conjeturas guía a los alumnos para que empleen sistemáticamente su propio bagaje de conocimientos, para realizar inferencias que amplíen su comprensión y para que se hagan conscientes de sus propias concepciones intuitivas. La investigación progresiva se orienta hacia la facilitación de la externalización de dichas concepciones intuitivas (guiando, por ejemplo, a los alumnos para que escriban sus ideas), asumiéndolas como objetos de debates colaborativos. Las explicaciones intuitivas generadas antes de obtener la información científica inherente a las mismas hacen accesibles las propias concepciones y las concepciones científicas, y hacen que sean significativas para los alumnos. Es esencial evaluar de forma crítica las ideas, que emergen así como un reflejo del progreso de la investigación dentro de la comunidad de aprendizaje.

ANUNCIO
banner_web_rim_digital.jpg

+Conozca la revista Investigación en la escuela

  • Evaluación crítica

La evaluación crítica del conocimiento elaborado está ligada a la necesidad de analizar los progresos que se dan en la investigación progresiva de forma constructiva. A la hora de evaluar si la investigación progresa de forma eficaz y en qué grado lo hace, la comunidad trata de examinar la fuerza y la debilidad de las distintas explicaciones e identifica las contradicciones que están presentes en las mismas, los vacíos de conocimientos y las limitaciones del poder de las explicaciones de tipo intuitivo. La evaluación ayuda a la comunidad a dirigir y a regular los esfuerzos cognitivos conjuntos hacia la búsqueda de nuevas informaciones, que contribuirán al progreso de la comprensión compartida.

  • Investigar y profundizar en los conocimientos

El proceso de investigación guiado por cuestiones (expresadas en forma de preguntas para las que se busca una respuesta) brinda una guía heurística en la búsqueda de nueva información científica. No se pueden realizar progresos considerables en la investigación sin adquirir nuevas informaciones o conducir experimentos, recoger datos o emplear informaciones provenientes de la bibliografía.

Además, no se puede gestionar una amplia cantidad de informaciones sin contar, como punto de referencia y como criterio de selección, precisamente, con estas cuestiones de investigación, que guían y circunscriben el proceso de construcción de conocimiento. Gracias al hecho de someter a examen un problema o una teoría intuitiva con la ayuda de nuevas informaciones, el alumno puede tomar consciencia de la inadecuación de sus suposiciones o de que éstas contienen asunciones implícitas que hay que verificar. Los conceptos explicativos y las teorías cumplen un papel significativo en la comprensión de problemas complejos cuando éstos están ligados a la vida real.

  • Desarrollar y profundizar en los problemas

Al enfrentarse a situaciones pragmáticas de problem solving se suele empezar generando cuestiones y tratando de formular teorías, antes de disponer de toda la información necesaria. En consecuencia, el proceso de investigación empieza con cuestiones muy generales que no se han especificado y con teorías preliminares de trabajo. Una condición crítica para el progreso es que el alumno centre su atención en mejorar su propia teoría, identificando cuestiones más específicas. El proceso de investigación avanza gracias a la transformación progresiva de esas cuestiones, que al principio son más amplias y menos específicas, pero que van reformulándose en forma de cuestiones subordinadas y, frecuentemente, más específicas. La naturaleza dinámica de la investigación se basa, en última instancia, en la generación de explicaciones intuitivas. Recoger ulteriores informaciones científicas permite el acceso a nuevas cuestiones de investigación, que posiblemente no se anticiparon al principio de la investigación. A través de las cuestiones subordinadas, el alumno se acerca, paso a paso, a la respuesta a las grandes cuestiones iniciales.

  • Construir nuevas teorías

La generación de cuestiones más específicas y el disponer de nuevas informaciones pueden llevar a la formulación de una teoría que sea más eficaz respecto a la inicial y, paralelamente, la identificación de nuevas cuestiones, a su vez, puede llevar a poner en marcha un nuevo ciclo de investigación.

Todas las actividades en las que se articula la investigación deben compartirse con el resto de investigadores. Los progresos en la investigación se pueden explicitar mediante la puesta en común de los recursos cognitivos distribuidos, que suelen quedar en latencia y que en cambio, gracias a esta modalidad de trabajo, pueden activarse a través de la interacción social.

Foto de Universidad de Navarra. Tomada de Flickr