Moneda

Síganos

Tu carrito

Tienes (0) productos $0
ANUNCIO
web_banner_magisterio_1115x116_sordedad_0.png

La lúdica y sus efectos en el cerebro

Por Carlos Alberto Jiménez
Magisterio
18/11/2019 - 11:30
0
Foto de Pixabay

Cuando el cerebro humano se mantiene ocupado con actividades lúdicas, no se deteriora, ni se contrae, como sí ocurre con acciones mecánicas y rutinarias que implican repeticiones constantemente. Si el cerebro se encuentra condicionado a cualquier rutina diaria, como la de un empleado que todos los días hace lo mismo, o la de un maestro que repite y mecaniza los conocimientos, hace que el cerebro se contraiga, y como resultado de esa rutina, muera o también, se degeneren las células cerebrales debido al mal uso del cerebro. Nosotros de esta forma podríamos considerarnos constructores o arquitectos de nuestro propio cerebro. 

La anterior cita de Bohm nos permite ser reiterativos en que la repetición mecánica no utiliza realmente la capacidad plena del cerebro, pues éste no se encuentra ocupado en su plenitud, haciendo que el cerebro emplee la mayor parte de su tiempo en un grupo reducido de funciones mecánicas que producirán una sutil degeneración cerebral. 

En las actividades lúdicas los seres humanos permanecen ocupados, permitiendo de esta forma, que el cerebro emplee en forma consciente e inconscientemente la mayoría de sus funciones mecánicas, biológicas y emocionales para retroalimentar y fortalecer los tejidos cerebrales, de la misma forma que cuando aumentamos los músculos a partir de cualquier ejercicio físico. De esta forma, las actividades lúdicas retardan la senilidad humana y ayudan a las enfermedades como lo ha demostrado Patch Adams30 con las ludoterapias (utilizando la imagen del payaso para hacer reír a niños enfermos). 

+Lea: Estrategias para estimular el pensamiento: Técnicas de relajación

En relación con lo anterior, David Bohm, escribe: cuando nace un bebé, las células cerebrales tienen muy pocas conexiones cruzadas; éstas aumentan gradualmente el número, y después, a medida que una persona se aproxima a la senilidad, este proceso comienza a retroceder. Así, la cualidad de esas conexiones cruzadas podría estropearse. Si, por ejemplo, la repitiéramos con demasiada frecuencia, se fijarían excesivamente.

La anterior cita de Bohm nos permite ser reiterativos en que la repetición mecánica no utiliza realmente la capacidad plena del cerebro, pues éste no se encuentra ocupado en su plenitud, haciendo que el cerebro emplee la mayor parte de su tiempo en un grupo reducido de funciones mecánicas que producirán una sutil degeneración cerebral. 

+Lea: Lúdica, surgimiento de la creatividad

ANUNCIO
banner_web_rim_digital.jpg

Título del libro: Cerebro creativo y lúdico. Hacia la construcción de una didáctica para el Siglo XXI. Autor: CarlosAlberto Jiménez Vélez. pp. 36-37. 

Referencia

30. El Hospital de Gesundit de Patch Adams con más de 105 hectáreas en Virginia Oeste (U.S.A.) ha atendido a más de 15.000 pacientes en forma gratuita y más de 1.000 médicos se han ofrecido a dichas causas humanitarias. Las tesis principales de Adams son: es necesario tratar a las personas y no sólo su enfermedad, y la risa es contagiosa. En Santafé de Bogotá dichas experiencias se han replicado a partir de la experiencia de la doctora Clown (Luz Adriana Neira y Maria Ninelly Neira). 

Foto de Pixabay