Moneda

Síganos

Tu carrito

Tienes (0) productos $0
ANUNCIO
magisterio_bruno_kombi_cholulteca.png

La observación: una operación mental compleja

Por Lorena Czerwinsky Domenis
Magisterio
19/12/2016 - 15:15
0
Foto de Emilio del Prado. Tomada de Flickr

Todo proceso cognitivo, sea de orden teórico, natural o práctico requiere, como elemento propio y necesario, una base factual que la observación tiene el deber de recoger. La observación no es una operación mental que sea un fin en sí misma, orientada a la simple recogida de información, no se reduce a registrar datos, yuxtaponiéndolos los unos a los otros. De hecho, más allá de un cierto límite cuantitativo, las informaciones producirían tan solo una sobre-exposición informativa y por tanto generarían confusión.

 

La observación, a través de la percepción, no solo hace posible la adquisición de los estímulos externos que nos permiten captar la existencia de los objetos o de la evolución de los hechos, sino que está caracterizada por el hecho de atribuirles un significado. La observación no es una actividad pasiva ni una operación mental gratuita, sino que es el fruto de una elaboración activa por parte del sujeto que observa.

 

+Lea La observación de clases como evaluación de desempeño docente

 

La observación es, por tanto, una operación mental compleja, un modelo esencial dentro del proceso del conocimiento; es una fase indispensable para el inicio de cualquier proceso cognitivo.

 

+Conozca la colección Saber Mejor

 

En la observación, como en los demás procesos cognitivos complejos, se comprueba la activación simultánea de dos procesos: un proceso que parte de la base (bottom-up), que permite el reconocimiento de los datos entrantes y un proceso que procede desde arriba (top-down), que permite atribuirles un significado.

 

  • Lo que percibo (veo, siento...) lo conservo en la memoria de trabajo durante poco tiempo. En ese lapso de tiempo activo conocimientos y esquemas depositados en la memoria a largo plazo, y elaboro expectativas y previsiones, que me permiten darle un sentido a lo percibido.

    ANUNCIO
    inteligencia_emocional_v2_1.png

     

  • Si las expectativas quedan frustradas, debo activar una búsqueda de esquemas alternativos presentes en la memoria a largo plazo, cambio de hipótesis interpretativa y retomo el proceso de observación.

     

  • Si no tengo esquemas alternativos, debo tratar de ajustar los esquemas existentes, llevando a cabo una reestructuración cognitiva.

 

La actividad de observación tiene como primera finalidad el conocimiento, en relación a una elaboración sucesiva. Esta elaboración determina las características de la observación misma; requiere, de hecho, sistematicidad, organización, puesta en relación y consideración del contexto. La observación es, por tanto, la operación mental que nos permite entrar en contacto con el mundo que nos rodea, pero al mismo tiempo es un filtro que podría convertirse en una lente deformadora. De hecho, deben distinguirse por una parte el hecho y por otra los instrumentos conceptuales, los intentos explícitos y conscientes de percibir el hecho de forma significativa. Debemos así distinguir entre el acontecimiento objetivo y el significado que se le atribuye, y es que unos mismos acontecimientos, cuando los instrumentos y el significado de la observación son diferentes, pueden dar lugar, asimismo, a observaciones diferentes.

 

La observación no se reduce a una mera recogida de datos; es necesario, tanto dotarlos de una organización sistemática, como de atribuir un significado a cuanto se ha observado, para permitir que el pensamiento vaya más allá de la información con la que contamos. Una observación carente de un carácter metódico e instrumental se aplana y se reduce a una noción genérica. Si las observaciones se realizan de forma ocasional, no adecuada y sin un criterio estable, se corre el riesgo de no distinguir entre características determinantes e irrelevantes. A partir de tales observaciones se pueden generalizar unas conclusiones que se entremezclan, invalidándolas, con convicciones personales o ideas parciales. La observación, por tanto, debe basarse en criterios, técnicas e instrumentos que aporten significado y que permitan la aprehensión racional de la realidad observada. Una observación que no atribuye un significado a lo que recoge, no solo es insulsa y estéril sino que, de hecho, carece de contenido.

 

Por tanto la observación no es solo la aplicación del aparato sensorial, sino también la aplicación de instrumentos conceptuales. Es necesario efectuar sobre los datos recogidos una operación de clarificación, explicitación y categorización sistemática para llegar a la reconstrucción, a la argumentación y a la formalización del conocimiento.

 

Así, en un análisis ulterior podemos decir que se observa para explicar y para Además debe tenerse presente que al hablar de conocimiento podemos hacer referencia a diferentes saberes: el saber ideográfico de las ciencias humanas, que tiende a comprender, y el saber nomológico de las ciencias naturales, que tiende a explicar.

 

Por tanto podemos distinguir entre:

 

  • El pensamiento sintagmático o narrativo, que antecede a la creación narrativa de la realidad, en el que el conocimiento, situado y compartido, se ancla en vivencias personales. Una forma de pensamiento que capta las resonancias subjetivas y las dimensiones psicológicas y que se basa, por tanto, en la intuición y en la analogía y no requiere la necesidad de la prueba o de la demostración formal, que sitúa la experiencia en el tiempo y en el espacio y se orienta en base al criterio de verosimilitud y a los principios que se hallan imbricados con los escenarios de la acción.

     

  • El pensamiento paradigmático o lógico-científico, que antecede a la construcción científica de la realidad en el ámbito de un sistema descriptivo y explicativo, y que está caracterizado por los principios de coherencia y de no contradicción. Podemos por lo tanto hablar de dos formas de pensar (Bruner, 1999) que son complementarias pero que no se pueden reducir a una y que tienden hacia:

     

  • Una comprensión intersubjetiva, que se puede asociar con un tipo de saber que se basa en la experiencia vivida de forma directa y en el ensimismamiento, que se presenta como la capacidad de utilizar los propios conocimientos en la interacción con los demás, como un instrumento fundamental para la construcción de la identidad personal e colectiva.

     

  • Una comprensión intelectual, que se puede asociar con el conocimiento, que se presenta como distante, objetivo y analítico.

     

 

Referencia

Bruner J.S. (1999), La cultura dell’educazione. Nuovi orizzonti per la scuola, Milano, Feltrinelli. (Trad. esp.: La educación, puerta de la cultura. Machado Grupo de Distribución: Madrid, 2013).

 

Título tomado del libro: Saber observar. Autor: Loredana Czerwinsky Domenis. pp. 18-20

 

Foto de Emilio del Prado. Tomada de Flickr