Moneda

Síganos

Tu carrito

Tienes (0) productos $0
ANUNCIO
web_banner_1115x116_1_1.png

La oralidad, una estrategia para mejorar la convivencia en el aula

Por Diana Yasmin Reyes Ríos , Por Nancy Stella Díaz Arias
Magisterio
02/06/2017 - 10:45
2
Foto de Sentir Creativo. Tomada de Flickr

Esta propuesta de innovación pedagógica, surge como una iniciativa para fortalecer en el contexto escolar las habilidades comunicativas de los estudiantes, que permitieran generar un ambiente propicio (agradable, acogedor, de reconocimiento, estima, confianza, escucha y apoyo) para el desarrollo de competencias sociales como la capacidad de comunicarse de una manera constructiva en diferentes entornos sociales y culturales, mostrar tolerancia, expresar y comprender puntos de vista distintos, útiles para establecer y mantener relaciones interpersonales cercanas y respetuosas entre el colectivo, al ser éste el precepto desde donde se promovería la preservación de la convivencia en el aula. Por lo tanto, en las clases de español se implementó una estrategia donde la oralidad fue asumida como una herramienta para mejorar la convivencia, a partir del desarrollo de variadas actividades pero siempre girando alrededor de tres ejes específicos: 1) establecimiento de acuerdos de la oralidad, 2) tratamiento lingüístico de la cortesía y 3) promoción de las competencias sociales, con el fin de que los niños estuvieran siempre motivados y no dijeran en cada clase “siempre es lo mismo”, haciéndoles perder todo interés.

+Lea: Oralidad, lectura y escritura: del currículo al aula

Una de las actividades de esta estrategia, con niños de grado tercero, fue la lectura del libro “El regreso del gato asesino” de Anni Fine, lo que permitió a los estudiantes que tienen gatos como mascota, hablar sobre ellos y recordar qué otros libros relacionados con gatos habían leído; una dinámica que los llevó a consultar sobre el cuidado de estas mascotas y ahondar más sobre los animales felinos. Así mismo los invitó a manifestar en los diferentes momentos y grupos sus percepciones acerca de estos animales, brindándoles confianza para expresar sus vivencias con los gatos:

  • “Es que todos los gatos son asesinos” - decía un niño del curso, mientras que otro mencionaba que eran cariñosos, muy aseados.
  • “Pero si nunca se bañan” - lo interpelaba un compañero dando paso a la discusión y ante todo al diálogo sobre sus experiencias con los gatos.

Consultaron sobre la biografía de la autora y dedicaron un poco más de tiempo averiguando sobre Inglaterra, por ser su país natal. Se creó entonces un espacio para el intercambio de ideas donde los estudiantes cuentan cosas que les parecían importantes: los medios de transporte para ir desde Colombia hasta allá; personajes como Charles Chaplin, Margaret Thatcher, la Reina Isabel II, Princesa Diana de Gales; jugadores de fútbol como Rooney o curiosidades como lo es una de las bibliotecas más pequeñas del mundo que se encuentran allí pues dicen que se “parece una cabina telefónica”.

+Conozca el libro Estrategias para desarrollar oralidad, lectura y escritura. Relatos de vida, yo te cuento y tú me cuentas

Se creó un conversatorio donde los niños contaron de manera muy entusiasmada lo que encontraron, deduciendo por ejemplo que “no podían ir en carro porque había un océano”; se trataba de un espacio construido a través del diálogo donde el ejercicio de conversar era entendido como el libre intercambio de ideas, visiones, argumentos y opiniones que en ocasiones eran compartidas, pero en otros escenarios eran contradictorias, conflictivas, provocadoras y hasta novedosas para discutir y deliberar poniendo en común inquietudes que pueden ser afirmadas o relativizadas en un ambiente constructivo por los participantes.

Esta estrategia les permitió aprender que los hechos tienen un contexto, un propósito y una razón de ser que les ayudaría a complejizar los sucesos, profundizando en los análisis que iban surgiendo en sus diferentes conversaciones y tertulias. Los niños reconocen así la voz del otro a partir del compartir de saberes y han logrado comprender que los demás tienen su propia perspectiva y su punto de vista con respecto a los hechos que se han presentado; pues aunque el libro leído era el mismo no les decía lo mismo a todos sino que, de acuerdo a su experiencia, unos lograron identificar más elementos relacionados con los gatos y otros se llegaron a sentir más identificados con la autora del texto y otros muy entusiasmados por viajar a Inglaterra.

+Conozca la Revista Oralidad, prácticas socioeducativas e intercambio cultural

ANUNCIO
banner_formacion_web_336x280_1.png

Con anterioridad se acordaron una serie de reglas y compromisos éticos en torno al tiempo de las intervenciones, el respeto a la palabra del otro y la escucha activa, el uso de palabras cordiales al refutar a los compañeros. Con la implementación continua de actividades parecidas a esta, fue posible lograr el mejoramiento de la convivencia en cada conversación y en el aula, pues en los primeros encuentros todos querían hablar al tiempo y no hablaban sino gritaban; además, no se escuchaban y faltaban a los acuerdos de la oralidad lo que molestaba a algunos, al no ser escuchados, para terminar agrediéndose verbal y físicamente porque no le daban la palabra.

El mejoramiento de la convivencia y el trato se dio paso a paso; los estudiantes respetan el turno, piden la palabra, escuchan, se piden disculpas, se agradecen y así mismo complementan las ideas generando camaradería y una relación de fraternidad entre ellos. El darles la voz a los estudiantes influye positivamente en ellos porque genera cambios que se extienden hacia el desarrollo de su autoestima y por ende en el respeto hacia el otro. A los estudiantes les encanta ser escuchados, el simple hecho de leer en voz alta les da seguridad.

El mejoramiento de la convivencia que fue reconocido igualmente por los padres de familia cuyos hijos presentaban problemas de agresión, y eran citados en forma regular por la orientadora y la coordinadora haciéndose el proceso según el manual de convivencia, pero sin obtener resultados positivos.

+Conozca el  libro Tradición oral. Escuela y modernidad. La palabra encantada

De igual manera los estudiantes comienzan a descubrir que tienen más temas sobre de qué hablar, pues al leer (lo que implica investigar, contextualizar y discutir), se dan cuenta que han aprendido y que lo pueden expresar a través de su oralidad. Esta experiencia les ha ayudado a mejorar también la expresión oral y el léxico puesto que aprenden palabras nuevas, las comparten y encuentran la relación que tienen con la lectura y la temática abordada; es una aprender contando y hablando. Ellos se sienten protagonistas de su propio aprendizaje.

Foto de Sentir Creativo.  Tomada de Flickr

 

Comentarios (4)

Imagen de gearhi1_25563
gearhi1_25563 Vie, 16/06/2017 - 21:31
Felicitaciones por el articulo me parece muy interesante la forma como es abordado el tema para mejorar la convivencia en el aula , ya que los niños aprenden el derecho a la palabra y el derecho a ser escuchados palabras claves en la convivencia escolar. Tambien se aprende la participacion y la libertad de expresion nuevamente mis felicitaciones.
Responder
Imagen de editorial@magisterio.com.co
editorial@magis... Mar, 20/06/2017 - 16:47
Ok, gracias por leernos, tratamos de publicar temas de interés que ayuden al desempeño del docente.
Responder
ANUNCIO
banner_728_x_90_4.png
ANUNCIO