Tu carrito

Tienes (0) productos $0
ANUNCIO
web_banner_1115x116_1.png

La resignificación de la inclusión en la Escuela Normal Superior de Ubaté

Por Jennifer Quiroga Carrillo , Por María Liliana González Vivas , Por Nancy Esperanza Mateus Casas
Magisterio
07/06/2018 - 15:45
0
Ilustración de Revista Internacional Magisterio No. 56

La ENSU, es una de las instituciones formadoras de maestros que ha desarrollado sus prácticas pedagógicas reconociendo la multidimensionalidad del ser humano, razón por la cual se orienta desde un modelo pedagógico integrador, que reconoce en la pedagogía relacional maneras para la formación de las infancias y los jóvenes desde relaciones dialógicas entre el hombre con el mundo de la vida, llegando a la integración de áreas, saberes, conocimientos, actores y contextos, a través del “diálogo de saberes” , reconociendo en los conflictos que generan las dinámicas de formación de los sujetos (maestros, niños y jóvenes), el espacio y la posibilidad para la reflexión, resignificación y recontextualización de las prácticas pedagógicas. 

Además, el modelo pedagógico de la ENSU tiene un enfoque socio crítico, encaminado a la estructuración de un pensamiento crítico en los sujetos maestros, ya que este sujeto identifica necesidades y potencialidades en las comunidades con las cuales interactúa, a través de la lectura de contextos, la problematización de los mismos y la creación de propuestas investigativas que aporten a su transformación. Por ello, se reconoce que los planteamientos actuales de las políticas educativas que indican que la educación debe ser para todos, son conflictos que ponen de manifiesto la reflexión sobre cómo se están formando los maestros y en especial, cómo se forman los maestros para desarrollar las orientaciones de dichas políticas desde una postura crítica.

Es de resaltar, que en la ENSU los procesos de formación y transformación en el sujeto se dan a partir de las reflexiones de las experiencias generadas en el ser, ya que “el sujeto hace la experiencia de algo, pero, sobre todo, hace la experiencia de su propia transformación” (Larrosa, 2009, p. 17). Es decir, las experiencias forman a los sujetos que realmente se dejan formar y transformar en el transcurso de sus propias vivencias, cuando estas han tocado su subjetividad, su ser y su hacer. En palabras de Freire, quien se hace consciente de sus experiencias es aquel que puede transformar su subjetividad y por ende sus acciones (1974). Por esto, no basta con tener un cúmulo de experiencias, si estas no se han reflexionado, repensado y han movilizado el actuar del sujeto, para convertirse en otro sujeto. 

En este contexto y a propósito del proyecto Formación Inicial de Docentes en educación inclusiva Propuesta de Innovación para Escuelas Normales Superiores y Facultades de Educación en convenio con la FUNDACION SALDARRIAGA CONCHA-OEI-SEC, se planteó una serie de experiencias que intentaron la transformación del ser y del hacer del maestro, con la intención de desmontar algunas lógicas que emergieron a través de los encuentros con los diferentes actores educativos, durante el proceso de resignificación de lo que implica la inclusión y las cuales evidenciaron que han sido instauradas en los sujetos maestros, generando prácticas excluyentes al interior de la escuela. Dichas lógicas son: a) La lógica de la normalidad: esta ha predominado históricamente y se caracteriza por prácticas educativas que consideran a todos los sujetos iguales; b) La lógica de la discapacidad: en la cual se miran las carencias de los sujetos debido a sus discapacidades; c) La lógica de la beneficencia: donde el maestro es un sujeto que hace un favor y no se ubica como un sujeto garante del derecho a la educación; y, d) La lógica positivista: donde el maestro asume como única y válida su cosmovisión y desconoce que las otras formas de ver el mundo son posibles.

Para llevar a cabo lo anterior, se planteó el diálogo de saberes como una dinámica propicia para la construcción de experiencias, que han tocado si no a todos, sí a algunos en sus lógicas de ser maestro no excluyente, pues para entender lo que implica la inclusión es necesario reflexionar y reconocer las situaciones que generan la exclusión de los sujetos en las dinámicas de la escuela, siendo esta una postura de maestro como sujeto ético y político. En este sentido, las acciones planteadas se desarrollaron simultáneamente con la reflexión y constitución del proyecto, mediante una dinámica fundamentada en la investigación acción, a partir de conversatorios, talleres, cineforos, seminarios, los cuales fueron insumo para la construcción de propuestas de práctica de los maestros en formación del Programa de Formación Complementaria , desde una postura no excluyente. 

En el camino recorrido para la formación de maestros no excluyentes, encontramos que existe una configuración de sujeto maestro que responde fuertemente a la lógica de la normalidad, generando acciones excluyentes que imposibilitan el reconocimiento de la diversidad en los aprendizajes y formas de construcción de conocimiento que tienen las infancias y los jóvenes en el proceso educativo. Consecuente con ello, la propuesta giró en torno al desplazamiento y afectación de las lógicas que fundamentan las prácticas pedagógicas de los maestros en formación de la siguiente manera:

De la Lógica de la normalidad a la lógica de la diversidad, en la que se reconoce que una condición natural en el ser humano es ser diferente y, por lo tanto, sus prácticas responden a las necesidades particulares. Tal como lo plantea Oscar Sánchez (2011): el ser humano es diverso en sus dimensiones cultural, social y biológica, por lo tanto, la existencia humana se da en relación con dicha diversidad. “Es un valioso elemento para el adelanto y el bienestar de la humanidad en general, y que debe valorarse, disfrutarse, aceptarse auténticamente y adoptarse como característica permanente que enriquece nuestras sociedades” (Declaración y Programa de Acción de Durban, 2002). De la lógica de la discapacidad a la lógica de la capacidad, en la que se reconozca y trabaje desde lo que es capaz de hacer el sujeto. De la lógica de la beneficencia a la lógica de la de la garantía del derecho a la educación, en la cual el maestro se ubica como un sujeto garante del derecho a la educación, que responde pedagógicamente a las necesidades de formación particulares de sus educandos, reconociendo, en esta lógica, que la exclusión tiene límites. Y de la lógica positivista a la lógica de la alteridad, en la cual el maestro reconoce que las otras formas de ver el mundo son posibles y permiten la configuración de los sujetos, a través de sus relaciones intersubjetivas y en la que se reconoce que una condición natural en el ser humano es ser diferente. 
Con base en todo lo mencionado, la ENSU reconoce que para llegar a ser una institución no excluyente, se requiere seguir reflexionando y desmontando las lógicas mencionadas, ya que se hace evidente que los diversos paradigmas generacionales en los cuales hemos sido formados los maestros por años han imposibilitado la garantía del derecho a la educación para todos. 

Por lo tanto, desde el Programa de Formación Complementaria como espacio de formación inicial de maestros, se ha asumido un proceso permanente de reflexión y producción, desde una postura ética y política del maestro, donde este no puede negar su papel en la transformación de las situaciones que generan exclusión y desde los espacios académicos (práctica pedagógica, investigación, interculturalidad), como herramientas fundamentales para la transformación y afectación de los contextos educativos.


Bibliografía

Álvarez Gallego, A. (1996). Y la escuela se hizo necesaria. En busca del sentido actual de la escuela. Colombia: Magisterio.

Freire, P. (1975). Las iglesias, la educación y el proceso de liberación humana en la historia. Buenos Aires: Ed Aurora.

ANUNCIO
banner_web_336x280_1_2.png

Larrosa, J. (2009). “La experiencia y alteridad en la educación”. En: Skiliar, C. & Larrosa, J. (comp.) Experiencia y alteridad en educación. Buenos Aires: FLACSO, Homo Sapiens. 

POLÍTICAS EDUCATIVAS a propósito de la inclusión (Educación para todos).


Notas
1 De ahora en adelante se hará referencia a la institución usando las siglas ENSU (Escuela Normal Superior de Ubaté).
2 Haciendo alusión a los planteamientos de Paulo Freire.
3 Semestres de formación inicial de maestros para el preescolar y la primaria en grado 12º y 13º.

Autoras

Lic. María Liliana González Vivas

Lic. Nancy Esperanza Mateus Casas

Mg. Jennifer Quiroga Carrillo
Maestras investigadoras de la ENSU, en el Programa de Formación Complementaria

Tomado de Revista Internacional Magisterio No. 56