Moneda

Síganos

Tu carrito

Tienes (0) productos $0

ANUNCIO whatsapp_image_2020-10-26_at_9.04.20_am_1.jpeg

Las cuatro dimensiones de las competencias digitales

Magisterio
23/03/2018 - 10:15
0
Foto de Pixabay

Frente a la contaminación informativa y la gran avalancha de mensajes que dificultan el ecosistema comunicativo es necesaria la educación mediática para llegar a una verdadera cultura de la participación, que como cualquier dieta que se precie, debe ser nutritiva, sana y equilibrada. Hay que cambiar la concepción de la red como instrumento meramente tecnológico por otra dimensión pedagógica y comunicativa. Saber manejar la herramienta no hace que los «nativos sean digitales»,2 para llegar al auténtico constructo digital hay que estar «multialfabetizado».

+Lea: La participación educativa en la sociedad digital

Entendemos este concepto en el sentido que le otorga el New London Group a mediados de los noventa y que posteriormente retoman otros autores (Area Moreira, Gros Salvat y Marzal García-Quismondo, 2008, pág. 74; Marta-Lazo y Gabelas Barroso, 2011, pág. 47), planteándose el carácter integral de la competencia mediática en todas sus dimensiones:

• Dimensión instrumental: Enseñar a manejar el hardware y software de los distintos recursos tecnológicos. Asimismo, fomentar el aprendizaje del lenguaje digital, es decir, de los dominios técnicos y expresivos de la narración y los textos audiovisuales o digitales.

• Dimensión cognitiva: Desarrollar habilidades de uso inteligente de la información y comunicación (búsqueda de datos, selección, procesamiento, reconstrucción, intercambio y difusión de información con distintos códigos), en el escenario de la convergencia mediática, así como comunicación con otras personas en el entorno digital.

• Dimensión actitudinal: Fomentar actitudes racionales ante la tecnología (ni tecnofobia o rechazo ni tecnofilia o sumisión) y actitudes sociales positivas en la comunicación, como el respeto, la colaboración o la empatía.

• Dimensión axiológica: Desde un planteamiento emancipador, potenciar criterios para el análisis crítico de la información relacionados con la toma de conciencia de que las TIC no son neutrales, sino que inciden en el entorno cultural de nuestra sociedad, y desarrollar valores

ANUNCIO
banner_web_rim_digital.jpg

+Conozca el libro Innovación educativa y TICs. Guía básica

Notas

2 Como expusimos en el capítulo «Hacia la multialfabetización digital de los jóvenes en red»
(Marta-Lazo y Gabelas Barroso, 2011, págs. 35-52) en el libro Jóvenes interactivos. Nuevos modos de comunicarse, hay que revisar esta expresión acuñada en 2001 por Marc Prensky para definir a las generaciones nacidas a partir de 1991, quienes han integrado en sus vidas las herramientas telemáticas y electrónicas de modo natural, sin tan siquiera plantearse su modo de funcionamiento.No existe una apropiación real de la red porque el hecho de que los «nativos digitales» hayan nacido sabiendo «manejar» las tecnologías más modernas, eso no significa que estén alfabetizados digitalmente y sepan utilizar los contenidos con sentido crítico ni que controlen con criterio y de manera eficaz todas las posibilidades comunicativas de los nuevos entornos.La diferencia entre esta concepción y la de los «inmigrantes digitales» resulta un estereotipo.
éticos en el uso de la información y de la tecnología, para evitar conductas de comunicación socialmente negativas.

Estas dimensiones se completan con las analizadas en el proyecto de investigación «Competencia Mediática. Investigación sobre el grado de competencia de la ciudadanía en España», dirigido por Joan Ferrés i Prats y en el que participaron treinta y cinco investigadores de todas las comunidades autónomas españolas. La competencia mediática, «en comunicación audiovisual» y generalizable a la comunicación digital, es entendida como «la capacidad de un individuo para interpretar y analizar desde la reflexión crítica las imágenes y los mensajes audiovisuales y para expresarse con una mínima corrección en el ámbito comunicativo. Esta competencia está relacionada con el conocimiento de los medios de comunicación y con el uso básico de las tecnologías multimedia necesarias para producirla» (Ferrés iPrats, 2006, pág. 10). Los dos criterios que rigen el nivel de competencia son: «En lo personal: interacción entre emotividad y racionalidad»,3 y «En lo operativo: interacción entre la lectura crítica y la expresión creativa».4 Las seis dimensiones que abarca esta competencia, según la citada investigación, son: lenguaje; tecnología; procesos de producción y programación; ideología y valores; recepción y audiencia; y estética.

Foto de Pixabay