Moneda

Síganos

Tu carrito

Tienes (0) productos $0
ANUNCIO
magisterio_bruno_kombi_cholulteca.png

Las etapas de la evaluación

Por Kenneth Delgado
Magisterio
18/12/2018 - 11:30
0
By Rawpixel.com / Freepik

Podemos considerar tres fases o etapas de evaluación: la evaluación inicial, que comprende la evaluación de contexto y la evaluación diagnóstica; la evaluación de proceso o evaluación formativa y la evaluación de resultados o evaluación sumativa, llamada también evaluación de salida.

Evaluación inicial

Cuando nos hacemos cargo de algún curso, debemos pensar en su posible desarrollo curricular; esto implica preparar una programación curricular que se plasma y divulga mediante el sílabo. Prepararlo constituye una tarea fundamental en la educación superior pero no suele serlo en la escuela de educación básica (primaria-secundaria), debiendo hacerse también.

Para planear el desarrollo del curso tenemos que averiguar las necesidades educativas y características del alumnado con el cual se va a trabajar, además de tomar previsiones acerca de los medios necesarios para la ejecución curricular. A esto se llama evaluación de contexto.

+Descargue: La evaluación auténtica: Descargue el primer capítulo del libro

La evaluación inicial comprende también a la evaluación diagnóstica, que puede ser de entrada o de prerrequisitos. Es de entrada cuando exploramos los aprendizajes que presenta el alumno en relación con lo que se espera logre en el curso que vamos a enseñar, permitiéndonos comparar posteriormente sus condiciones de ingreso a la asignatura con las que presente a la salida de la misma.

Se llama evaluación de prerrequisitos cuando averiguamos los aprendizajes previos que presenta el estudiante y que juzgamos indispensables para llevar el curso, de tal manera que al constatarse la carencia de éstos debiera replantearse la programación curricular o —quizás en algunos casos— organizar un programa preliminar de duración variable, para cubrir esos prerrequisitos.

Esto sería particularmente imprescindible en el aprendizaje de la matemática, por ejemplo, sea cual fuere el nivel o modalidad del sistema educativo.

Notemos que no es lo mismo decir evaluación de entrada que decir evaluación de perrequisitos, aunque varias veces se les confunde en la medida que son evaluaciones tipo diagnóstico y que en las pruebas de entrada suelen utilizarse tanto las preguntas o reactivos para averiguar prerrequisitos, como las que corresponden estrictamente a una evaluación de entrada.

Para la evaluación diagnóstica también pueden emplearse pruebas psicopedagógicas (tests de inteligencia o de personalidad, por ejemplo), análisis del rendimiento en cursos anteriores, informes de profesores, encuestas y observación. Lo mejor es siempre el contacto directo con el grupo de estudiantes mediante entrevistas y/o alguna oportunidad de generar discusiones en grupos pequeños para una posterior puesta en común.

Evaluación de proceso

Es la aplicación sistemática de procedimientos e instrumentos para seguir, acompañar y controlar el aprendizaje del estudiante, con el propósito de revisar el desarrollo del proceso educativo para orientar a los alumnos en el momento oportuno y ayudarlos a superar errores.

+Lea: ¿Qué puedo hacer yo en mi escuela? La Evaluación auténtica

ANUNCIO
inteligencia_emocional_v2_1.png

La evaluación de proceso, por ello, también se denomina evaluación formativa. Al revisar su propio trabajo y reajustar el desarrollo del proceso educativo, los docentes tienen la oportunidad de retroalimentar el aprendizaje de los estudiantes.

Una de las mayores dificultades en la aplicación de las evaluaciones formativas, es la falta de habilidad en muchos docentes para utilizarlas dada la tendencia a calificar o clasificar a los estudiantes. La evaluación formativa no consiste en poner notas, pero tampoco prescinde de ellas; lo ideal es interrelacionar la evaluación de proceso con la evaluación de resultados o evaluación sumativa.

Dicho de otro modo, la evaluación de proceso puede ser cuantitativa o cualitativa pero provisional, modificable, de acuerdo al avance de los aprendizajes. 

Evaluación de resultados

Como su nombre lo dice, es la evaluación final o evaluación sumativa que se expresa en calificativos al término del proceso educativo, con fines de certificación.

La evaluación de resultados se relaciona con tres niveles evaluativos, tal como se manifestó anteriormente; con el de aprendizaje (resultados inmediatos), con el comportamiento laboral (resultados intermedios) y con el de funcionamiento (resultados finales o de largo plazo), aunque —reiteramos— suele limitarse exclusivamente a los resultados inmediatos.

La evaluación sumativa o de resultados debe hacerse al término del desarrollo curricular de una asignatura, anual o semestral. En nuestro medio escolar, la evaluación sumativa se efectúa bimestral y anualmente.

2 Foro Educativo y el IPAE han venido propiciando un acercamiento y colaboración entre sistema educativo y empresa. Se realizaron dos encuentros nacionales por la educación, convocados en abril de 1993 y mayo de 1994 en las insitalaciones de IPAE; San Miguel, Lima.

 

Título del libro. Evaluación y calidad de la educación. Autor: Kenneth Delgado Santa Gadea. pp. 55-58.

By Rawpixel.com / Freepik