Moneda

Síganos

Tu carrito

Tienes (0) productos $0
ANUNCIO
web_banner_magisterio_1115x116.png

Le llegó el turno a la educación

Magisterio
24/08/2017 - 11:30
0
Foto de creativeart. Tomada de Freepik

No podemos continuar adecuando nuestra educación a las necesidades de los países del primer mundo, tenemos que hacer una educación orientada a la formación de colombianos que consideren nuestras capacidades, nuestra historia, nuestros recursos y nuestras circunstancias.

 

Y estas cosas, capacidades, historia, recursos y circunstancias son propias, son nuestras, no del primer mundo. Por ejemplo, establecer qué vamos a hacer con nuestra diversidad es una promesa para el porvenir y una posibilidad real para el país y para todos. ¡Ese no es asunto de la globalización!  ¡ Es nuestro propio asunto!

 

Es una oportunidad y al mismo tiempo un compromiso indagar, establecer y profundizar en nuestros saberes ancestrales. Lo que saben nuestros abuelos y bisabuelos y nuestras comunidades originarias no es una simple anécdota, es un legado para la humanidad.

 

+Lea: Dos retos de la educación colombiana para 2025

ANUNCIO
banner_formacion_2019_web_336x280.png

 

Las posibilidades que resultan de nuestro trópico y nuestros páramos, de la fauna y la flora, de nuestros océanos y cordilleras es asunto exclusivamente nuestro.

 

Así mismo, nuestros problemas son nuestros, de nadie más. Y seguramente se equivocan quienes sueñan con que vendrá alguien, como una vez vino Bochica, a solucionárlos. Ahí tenemos el problema del desplazamiento y de cómo debemos contribuir todos a mitigar sus múltiples implicaciones. Y el problema que como una amenaza se cierne cuando reflexionamos en la importancia de lograr no solo una seguridad, sino una soberanía alimentaria.

 

Ahí tenemos la amenaza siempre vigente de optar por la vía fácil y depredadora: el extractivismo, en un país con potenciales ricos en sostenibilidad y con recursos renovables infinitos. Ahí tenemos una historia de ladrones y traficantes que por un mendrugo han vendido nuestras posibilidades a las multinacionales y traficantes de todo el mundo.

 

+Lea: La educación y la construcción de la paz

 

Es por eso que afirmo que la educación debe estar comprometida con las posibilidades, la historia y los problemas. Y cuando se habla de la educación se habla de ¡todo ese sistema! Que desde la cuna se proyecta hasta la formación profesional y desde los primeros balbuceos hasta los logros en la invención y la innovación en ciencia, tecnología, arte y literatura. Todo es un mismo sistema que debe enseñarnos desde muy pronto que en Colombia hay científicos y que el conocimiento es una posibilidad cierta que quienes ponen en duda o son ignorantes de lo que aquí se hace o están haciendo un negocio con la depredación del país.

 

Desde la cuna debemos apropiarnos de argumentos y razones suficientes para sostener que nuestras universidades deben comprometerse con la producción de conocimiento propio, relacionado con nuestros problemas, anclado en nuestras posibilidades y enriquecido con nuestras realizaciones.

 

Experimentar un orgullo de ser colombiano no puede ser criticado. El proceso de paz que se está adelantando es tal vez el más completo que se ha dado en todo el mundo. En Colombia contamos con los mejores patinadores del mundo y tal vez con los mejores ciclistas. Tenemos una galería de científicos que ha crecido en medio de limitaciones y obstáculos, que es envidiable  ¡ todos sabemos de nuestra música, arte y literatura! ¡ Es incomparable!

 

Tomado de: Dino Segura Robayo

 

Foto de creativeart. Tomada de Freepik