Moneda

Síganos

Tu carrito

Tienes (0) productos $0
ANUNCIO
web_banner_magisterio_1115x116_pablo_2.png

Lectores para la vida, una red de aprendizajes

Por Sandra Milena Carvajal Alarcón
Magisterio
31/10/2019 - 11:15
0
Foto de Pixabay

Al hojear y ojear “Lectores para la vida” (LPV), se reconocen las vivencias y aprendizajes de una red que ha facilitado la integración de aprendizajes para la vida de jóvenes investigadores, maestros, padres de familia y otros aliados que promueven estrategias para animar-se a leer y ayudan a fortalecer las habilidades comunicativas del habla, la escucha, la lectura y la escritura en niñas, niños y jóvenes de la Institución Educativa El Horro, de Anserma Caldas. La apatía manifiesta de un grupo de jóvenes hacia la lectura permitió su nacimiento en 2011, posibilitando la transformación de procesos que impactan la vida cotidiana de la comunidad educativa, que ahora corre una maratónica carrera tras las letras.

Palabras clave: Animar-se a leer, red de aprendizajes, comunidad educativa, habilidades comunicativas.

“Podrás tener numerosas riquezas tangibles: cofres con joyas y baúles de oro. Pero más rico de lo que soy no podrás ser; tuve una madre que me leyó”. 

De esta forma comienza la introducción del Manual de la lectura en voz alta, de Jim Trelease (2006), quien plantea investigaciones alrededor del tema y sus sorprendentes resultados, incluyendo testimonios de personas que resaltan cambios significativos. Somos un grupo que nace como "Club de lectura" en el año 2010, en la Institución Educativa El Horro, vereda Chápata de Anserma Caldas. Aquí los orígenes de la lectura se en las clases de lenguaje, en el área de humanidades; se invita a la lectura, pensando en que la selección de los textos se hiciera libremente, pero, de todas maneras, leer no era una elección, era una meta.

A través de la lectura se proyectan miles de mundos posibles en los que las experiencias de los autores, reflejadas en sus saberes, pueden tomarse como referente para aprender, construir, entender, reflexionar, para formar seres críticos, volar y aterrizar, imaginar y soñar; reír, asombrar, llorar, vivir y amar otras vidas, disfrutar y tener los elementos necesarios para poder interactuar con el mundo. 

En 2011 empieza a tejerse la red, se crea un grupo investigador con estudiantes de secundaria (6° a 9°) para entender por qué a los estudiantes se les "exigía" leer. Con el nombre de “Lectores por voluntad propia” nos inscribimos en 2012 a Ondas de Colciencias en Caldas, una red que apoya procesos investigativos en niños, niñas y jóvenes en Colombia, orientados por sus maestros.

Con el paso del tiempo entendimos que los alumnos no tenían interés en leer y usaban el argumento de la "obligación" para resistirse; yendo más allá, se encontró que hacían falta modelos, en la escuela no se leía, desde las casas no había acceso a libros y los padres no leían, la única oportunidad de convivir con los libros y su magia se daba en el colegio, inicialmente desde las clases de lenguaje en secundaria, luego los miércoles, cuando se integró un miembro a nuestra red, José Fernando Arias, un jubilado de la desaparecida Telecom, quien empezó a recorrer todas las aulas para leer en voz alta e inspirarnos. Al respecto, Rubén Darío Zuluaga Gómez, en su libro 300 Estrategias de Animación a la lectura, menciona:

Hay una fuerte crítica a la institución educativa y un llamado para que ésta abra sus puertas a las prácticas sociales y culturales de la lectura y la escritura y pueda cumplir con la tarea que le ha sido encomendada: formar ciudadanos críticos, lectores de su entorno, su cultura y, sobre todo, transformadores de su propia realidad (2008).

+Conozca el Diplomado Virtual como Promotor de Lectura

Nuestro propósito cambió, se transformó en "Animar-se a leer", convirtiéndonos en “Lectores para la vida”. Debido a la escasa presencia de figuras lectoras, se propuso a los jóvenes de secundaria (6° a 9°) que se convirtieran en modelos de lectura para los estudiantes de grados inferiores (1° a 5°), usando los libros con asuntos que les gusten, les interesan o causan curiosidad. Así se reconfigura la red, ahora son los pares quienes sirven como referentes. 
En este sentido, David Perkins, en El aprendizaje pleno (2010), presenta siete principios que empleamos para desarrollar el denominado

“Aprender del equipo y de los otros equipos”, permitiendo que los estudiantes sean tutores de alumnos menores o con menor experiencia, para que se posible fomentar el aprendizaje modelado. Lo anterior, promoviendo la reflexión sobre los procesos para permitir el reconocimiento de contextos significativos; así, el apoyo del equipo ayuda a que sea valioso “jugar el juego completo”. 

Teresa Colomer (2001), plantea que: “En el caso de la lectura, los adultos nos encargamos de “hacer las presentaciones” entre los niños y niñas y la literatura y los libros”; teniendo en cuenta las condiciones de nuestra comunidad educativa se consideró que el mejor camino es que sean los pares (otros estudiantes) quienes colaboren en dicha presentación, ya que: “Un niño tiene el doble de posibilidades de ser lector si ha vivido esa experiencia” (Colomer, 2001).

Las bases deben generarse desde los primeros años de vida, razón por la cual se han empezado a aprovechar las jornadas semanales de las madres de la vereda que integran el programa “De cero a siempre”, para leer a los niños y niñas de 0 a 5 años; los jóvenes de secundaria han compartido con ellas sus avances en el fortalecimiento de las habilidades comunicativas con los más pequeños.

Lectores para la vida cambió la dinámica institucional: Todos los días en las mañanas hay una revolución, niños, niñas, jóvenes y maestros inician una maratónica carrera tras las letras. Salen de las aulas, los más grandes leen para los más chicos, se intercambian libros, se hacen anotaciones, se disfruta, se discute, se analiza, se aprende, se usan otros recursos. Se presentan cambios en el grupo, sus integrantes, y la forma de trabajar.

Los demás maestros de la sede se unieron a la red; se asignaron tiempos y espacios para la lectura diaria y varios estudiantes de 4 y 5 también quisieron leer a otros niños. La propuesta se integró con el Plan Nacional de Lectura y Escritura (PNLE) y se amplió el espectro, ya que en 2013 se recibió la Colección Semilla con libros para todas las áreas. La red sigue creciendo, se socializó la experiencia con los maestros de las 9 sedes de la institución, se organizaron maletas viajeras con libros que llegan a cada una de las veredas con impacto de la institución, y se acogieron distintas estrategias del proceso que se comparten y amplían en reuniones de intercambio de las maletas; al respecto, Colomer también menciona: 

Las líneas de actuación pues, más prometedoras […] pueden sintetizarse en los puntos siguientes: Destinar recursos a aumentar la presencia cuantitativa y cualitativa de los libros en el entorno infantil. Atender a la formación de mediadores. Incrementar la presencia de la lectura literaria en la escuela (2001).

Para el desarrollo y mejoramiento de nuestro proceso se ha vinculado a la familia; en cada posible oportunidad convocamos a los padres o acudientes, se aborda un tema y se realizan actividades prácticas donde se lee, comparte, disfruta y aprendemos. Las bases deben generarse desde los primeros años de vida, razón por la cual se han empezado a aprovechar las jornadas semanales de las madres de la vereda que integran el programa “De cero a siempre”, para leer a los niños y niñas de 0 a 5 años; los jóvenes de secundaria han compartido con ellas sus avances en el fortalecimiento de las habilidades comunicativas con los más pequeños.

A través de la lectura se proyectan miles de mundos posibles en los que las experiencias de los autores, reflejadas en sus saberes, pueden tomarse como referente para aprender, construir, entender, reflexionar, para formar seres críticos, volar y aterrizar, imaginar y soñar; reír, asombrar, llorar, vivir y amar otras vidas, disfrutar y tener los elementos necesarios para poder interactuar con el mundo. La sociedad se puede reinventar y la realidad se empieza a transformar; por ello retomamos a Carlos Sánchez (2014): 

Estas prácticas deben propiciar situaciones de aula en las que niños, niñas y jóvenes puedan ponerse en contacto con los otros a través de la palabra, en las que la intención de comunicar, de sentirse productor de algo y, ante todo, un interlocutor competente. Diariamente, los estudiantes integrantes del grupo investigador en la sede Chápata, comparten algunas de sus vivencias e ideas en cuadernos a modo de diarios de investigación, sus registros van desde la información básica del libro leído, las estrategias usadas, las "características comportamentales", en las que se describe un poco la situación con los niños para los que se lee, hasta el reconocimiento de las habilidades comunicativas y reflexiones sobre el proceso.

Teniendo en cuenta que hay diversas formas de acercarse a un texto, a vivirlo, y reconociendo que la producción textual (oral y escrita) se enriquece con múltiples estrategias que configuran una red de saberes, desde mayo de 2014 el grupo investigador acogió la iniciativa de explorar los textos e invitar a los niños y niñas a imaginar y crear nuevas historias; esto, a partir de tres estrategias modeladas por la docente en las clases de lenguaje de secundaria y replicadas por los jóvenes en los tiempos de lectura con los niños.

La primera de ellas es el “texto predictivo”; se presentan algunas partes del libro como el título y/o la portada, con la intención de promover en la construcción de una historia atendiendo a lo que se reconoce. La idea es hacer una "predicción" verbal de lo que posiblemente se descubrirá en el libro, imaginar de qué se trata, caracterizar el personaje de la historia, proponer nuevos personajes que pasan por distintas situaciones y diversos lugares y hacer relaciones entre las propias vivencias y lo que se encuentra en la portada. 

+Video: Leer es resistir

En el ejercicio juegan un papel preponderante las preguntas que deben formularse para que el estudiante proponga, cree y establezca una historia. Los quiénes, los qué, los cuándo, los cómo, los dónde, los por qué, los para qué; todas aquellas "palabras interrogantes" que permiten realizar descripciones literales, las cuales, a la vez, no nos dejan quedarnos en un punto, siempre exigen ir un poco más allá, si se usan como detonante de la creación.

La segunda manera de abordar los libros y promover la imaginación en los niños y niñas para quienes se lee, es hacer “lectura de imágenes”. Aprovechando la riqueza de las ilustraciones del texto, la forma como se presentan, su representación conceptual, las secuencias (si las hay), los detalles notorios; los colores, olores y sabores que pueden construirse desde una imagen; los conocimientos previos, las emociones, las relaciones con la realidad y todo lo que produce una imagen en nuestros cerebros, se aprovecha para construir una "historia".

ANUNCIO
banner_web_rim_digital.jpg

La tercera estrategia, que practicamos desde hace algún tiempo, es “leer en voz alta”; un ejercicio complejo que permite entrar en el mundo de los personajes, prestar nuestras voces para que otros conozcan la creación de los autores. Leer en voz alta requiere manejar matices de voz para lograr vivir lo plasmado, exige mucha creatividad a la hora de presentar los textos y debe ir acompañado del uso del lenguaje del cuerpo, ya que no solamente hablan nuestras voces, deben hacerlo nuestros rostros, nuestras manos, los elementos que se encuentran a nuestro alrededor; en fin, hay que leer con todo, a pesar de todo y para todos.

En algunos casos empleamos una cuarta estrategia: “contrastar lo predicho y visto con lo leído”; como si se tratara de un ejercicio de cuánto coincidieron estos parámetros, algunos alumnos se permiten volver sobre lo construido para reconocer elementos comunes y buscar en qué "acertaron". Es necesario aclarar que no hay categorizaciones de bueno o malo, no hay desaciertos, solamente el juego de decir: "viste, yo tenía razón", "eso lo dije yo", "así me lo imaginé", "nada que ver con lo que creía", "yo quería que pasara".

+Conozca el libro Lectura infantil digital. Guía práctica

Teniendo en cuenta que los procesos de lectura hacen parte de una red y están estrechamente ligados a las habilidades comunicativas, en 2015 decidimos que esta fase del proceso debía generar análisis en los jóvenes lectores y recoger información sobre cómo estamos fortaleciendo la lectura a través de “Lectores para la vida”. Para ello se ha dividido el grupo en dos, una parte ha recibido asesoría semanal (estudiantes de 6° a 9°) sobre las habilidades comunicativas del habla, la escucha, la lectura y la escritura y cómo fortalecerlas con estrategias apropiadas (Texto predictivo, lectura de imágenes, lectura en voz alta); la otra parte del grupo solo fue asesorada al inicio del proceso (estudiantes de 4° y 5°) sobre aspectos generales. Nuestro proyecto tiene un sueño que está presente en el libro Leer para comprender, escribir para transformar: 

Un país de lectores es también un país de personas más tolerantes, con una mayor capacidad de situarse en la posición del otro, de comprender situaciones complejas, de dialogar con voces del pasado y el presente y de inclinarse hacia la meditación pacífica sobre la agresión y la violencia (MEN, 2013). 

Otro aspecto analizado en la presente fase del proyecto es el que denominamos “Relaciones de convivencia que se construyen”, pues “Lectores para la vida” implica un contacto directo con los otros, con intenciones comunicativas y que permiten aprendizajes. Es por ello que tiene sentido cuando Colomer afirma: 

[…] la lectura de cuentos a los niños incide muchísimo en aspectos tales como el desarrollo del vocabulario, la comprensión de conceptos, el conocimiento de cómo funciona el lenguaje escrito y la motivación para querer leer (2001). 

En nuestro caso no solo se trata de la lectura de leen cuentos, sino que junto a los integrantes del grupo se busca dar respuesta a los intereses e inquietudes de los niños y niñas para los que se lee; por ello no se aborda únicamente la literatura, también trabajamos otros libros que les llaman la atención. 

Al tiempo, nuestro proceso incluye un uso pedagógico de otro tipo de redes y de diferentes recursos tecnológicos. Los medios digitales y la exploración de otras maneras de acercarnos y compartir los libros con el mundo, hacen necesaria la creación de bitácoras virtuales, la producción textual y la representación de dichas producciones, además de una gestión para acceder a materiales de los ministerios de Cultura y Educación, que se comparten y socializan con los demás maestros de las sedes para ser usados como elementos de aprendizaje. 

+Conozca el libro Animando a leer

Durante el tiempo transcurrido se ha escrito historia, y el mundo ha podido leer nuestros avances con la comunidad educativa (estudiantes, maestros y padres) desde la publicación en blogs institucionales como http://lectoresparalavidachapata.blogspot.com y en las páginas del diario La Patria de Manizales; quedan todos invitados a seguirnos leyendo.

Referencias 
Colomer, Teresa. (2001). El papel de la mediación en la formación de lectores. Documento presentado en El Seminario Internacional ¿Qué y por qué están leyendo los niños y jóvenes de hoy?
Colomer, Teresa. (2010). La didáctica de la literatura: temas y líneas de investigación e innovación. Alicante: Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes. 
Magua-red. (s.f.). Apégate a la lectura en voz alta. Obtenido desde http://maguared.ning.com/apegate 
Magua-red. (s.f.). Colección leer es mi cuento. Obtenido desde http://maguared.nin g.com/coleccion-leer-es-mi-cuento
MEN. (s.f.). Plan Nacional de lectura y escritura. Obtenido desde http://www.colombiaaprende.edu.co/html/micrositios/1752/w3-propertyname-.... html
MEN. (2013). Leer para comprender, escribir para transformar: palabras que abren nuevos caminos en la escuela. Bogotá. MEN.
MEN. (2014). Material educativo para padres. Leer es mi cuento. Coleccionables, 1 a 4. Bogotá: MEN.
Perkins, David. (2010). El Aprendizaje pleno. Buenos Aires: Paidós.
Sánchez, Carlos. (2014). Prácticas de lectura en el aula: Orientaciones didácticas para docentes. Bogotá: Ministerio de Educación Nacional, Cerlalc-Unesco. 
Trelease, Jim. (2006). Manual de la lectura en voz alta. Bogotá: Fundalectura. 
Zuluaga, Rubén (2008). 300 estrategias de animación a la lectura. Manizales: Manigraf. 

Nota
Sandra Milena Carvajal Alarcón. Docente desde 1995, actualmente en la Institución Educativa El Horro. Licenciada en Tecnología e Informática de la UCM y estudiante de Maestría en Tecnologías de Información aplicadas a Educación de la UPN. Maestra, investigadora y un ser feliz con lo que aprende y comparte diariamente. Core eléctronico: sandrita0118@gmail.com  - Blog: http://lectoresparalavidachapata.blogspot.com

Tomado de Revista Internacional Magisterio No. 77

Foto de Pixabay