Moneda

Síganos

Tu carrito

Tienes (0) productos $0
ANUNCIO
web_banner_magisterio_1115x116_sexista.png

Lo que se enseña es lo que se evalúa

Por Segundo Sepúlveda Silva
Magisterio
16/05/2018 - 12:00
0
Foto de Wadi Lissa on Unsplash

Así como el docente debe trabajar este conjunto de saberes, del mismo modo debe tenerlos presentes a la hora de evaluar, considerando que las actividades evaluativas están comprometidas con:

  • Los saberes conceptuales. Se identifican con verbos cómo: identificar, enumerar, describir, resumir, analizar, interpretar, sintetizar, inferir, etc.
  • Los saberes procedimentales. Se identifican con verbos cómo: aplicar, elaborar, simular, demostrar, experimentar, manejar, utilizar, exponer, etc.
  • Los saberes condicionales o estratégicos. Se identifican con verbos como: planificar, gestionar, autorregular, decidir, elegir, tomar decisiones, resolver problemas, etc.
  • Los saberes actitudinales. Se identifican con verbos como: concientizar, acatar, valorar, respetar, honrar, convivir, interactuar, etc.

Al elaborar un procedimiento evaluativo se sugiere tener en cuenta estos distintos saberes e integrarlos con el propósito de contribuir al desarrollo del pensamiento complejo de
nuestros estudiantes.

+Lea: La primera asignatura: enseñar a pensar

Por ello, la evaluación auténtica postula que el aprendizaje y, por consiguiente, el desarrollo significativo del estudiante está en correspondencia con el ambiente y práctica metacognitiva que se vive en el proceso de enseñanza y aprendizaje; la metacognición no se ejecuta sólo en relación con un problema, con los instrumentos y la actividad que mediatiza su apropiación sino que, además, se refiere a su sentido último, a los medios para construirla o reconstruirla y a las relaciones entre los pares.

Metacognición: es un proceso psicológico que permite el conocimiento y autorregulación sobre el funcionamiento de los propios procesos mentales. Las propiedades básicas son la planificación,el control cognitivo (toma de conciencia) y la evaluación.

En síntesis, para lograr aprendizajes significativos en todos nuestros aprendices, debemos construir una cultura evaluativa formadora. Esta cultura se caracteriza por estar:

  • Orientada a la acción
  • Dirigida a los diversos actores del sistema educativo (fácil de comprender por todos)
  • Orientada a perfeccionar los aprendizajes y la enseñanza.
  • Comprometida con los procesos de enseñanza y aprendizaje previos, actuales y futuros (anticipándose a los posibles problemas que se puedan presentar)

+Lea: La evaluación del aprendizaje

Además, produce una relación de mayor horizontalidad,donde cada cual es responsable de su desempeño y tiene la voluntad para participar en las distintas estrategias involucradas con el proceso de enseñanza y aprendizaje. Por lo que se requiere enfatizar en procesos evaluativos claros,abiertos, éticos y democráticos.

ANUNCIO
banner_web_rim_digital.jpg

Para recordar...

“Ahora, quizá más que nunca antes, la gente joven necesita aprender a pensar de manera crítica, necesita tener acceso a la información y poder evaluarla con eficacia, y necesita aprender a resolver problemas creativamente, para poder encarar los desafíos de los próximos años.”

(Tishman, Perkins, Jay, 1994).

 

Referencia

Tishman, Perkins, Jay, 1994

Tomado del libro: La evaluación auténtica. Autores: Gloria Inostroza de Celis, Ph. D. Segundo Sepúlveda Silva, Mg. pp.16-18

 Foto: Wadi Lissa on Unsplash