Moneda

Síganos

Tu carrito

Tienes (0) productos $0
ANUNCIO
web_banner_magisterio_1115x116_sexista.png

Método introspectivo de investigación educativa; ir más allá de la comprensión

Magisterio
29/05/2020 - 09:00
0
Foto de Adobe Stock

En medio de un mundo mecánico-funcional, en donde la experiencia sensorial es condición indispensable de aprehensión del mundo y se afirma que el ver es conocer, para el campo de la investigación educativa se abre la posibilidad de buscar caminos alternativos y aproximarnos a la comprensión de los hechos de la vida humana de una manera distinta; fundamentales son los aportes que los enfoques interpretativos hacen a la investigación en ciencias sociales y humanas; sin embargo, no obstante que estos enfoques favorecen la incursión en aquello que se encuentra más allá del hecho objetivo, descubriendo las finalidades que sirven de resorte al sujeto cuando actúa, permitiendo la comprensión del significado del hecho, podrían resultar insuficientes cuando se pretende incursionar más allá de la condición externa del sujeto. Al pretender ir más allá de la dimensión empírica del fenómeno, se tiene la oportunidad de recurrir, sin descuidar los valiosos aportes de la investigación cualitativa, a lo que la filosofía y en especial la investigación introspectiva aporta en el campo. 

Esta propuesta de hacer investigación educativa, se deriva como producto emergente de una investigación doctoral ocupada en entender el proceso de auto apropiación, presente en cinco investigadores educativos significativos durante su proceso formativo a partir de la recuperación, análisis y reflexión introspectiva de su experiencia, a nivel de operaciones conscientes e intencionales; se ocupa de un objeto de investigación ubicado en el campo de la subjetividad y la intersubjetividad. 

+Conozca los cursos virtuales y registre sus datos AQUÍ

En sí, constituye un intento de incursionar en propuestas que trasciendan la dimensión sensible del contenido de la experiencia del mundo de los hechos e incursionar hasta el universo de los hechos del ser. En términos generales, se puede decir que el interés no es lo conocido (o lo que se conoce), sino el conocimiento, por ser una estructura recurrente; este interés coloca al sujeto cognoscente en el centro de atención, el que se autoapropia al ser quien realiza las revisiones de sus propios procesos. 

La atención, está entonces, en descubrir e identificar las actividades de nuestra propia inteligencia y en familiarizarnos con ellas (Lonergan, 2001, p. 22). En resumen, se pregunta ¿qué sucede cuando se está conociendo? y ¿Qué es lo que se conoce cuando esto sucede?; se orienta hacia la autoapropiación personal de la propia autoconsciencia intelectual y racional. 

Es el método trascendental, propuesto por Bernard Lonergan, la base teórica que guía el camino hacia la dimensión interna del sujeto, incorporando aportes del campo de la investigación cualitativa que permiten realizar el proceso de recuperación de la experiencia desde la propia voz de los actores. Como elementos centrales que establecen el puente teórico-metodológico de esta investigación se pueden mencionar dos conceptos: La autoapropiación como elemento que aproxima al método trascendental desde lo teórico, y la introspección como concepto que permite llevar esta propuesta hacia el campo del proceder metodológico. 

Construida sobre la base de la investigación cualitativa, esta propuesta metodológica requiere moverse entre tres dimensiones diferentes, pero dialécticamente entrelazadas: Primera, el recuerdo de lo sucedido durante su experiencia formativa; segunda, su organización para hacer inteligible la experiencia; y, tercera, el pensar sobre su pensar. Esta tercera dimensión condiciona al proyecto para acudir a campos nuevos de la investigación, a intentar nuevas rutas metodológicas que, habiendo dado voz al sujeto, promueva el ejercicio introspectivo en él mismo. En consecuencia, son dos los retos que se enfrentan con esta forma de hacer investigación:

a) La construcción de un referente teórico, cuyo eje central: el Método Trascendental, originario de la filosofía, se aplica al campo de la educación y en especial al de la investigación educativa, ofreciendo una plataforma posible para delinear nuevas rutas metodológicas; y,

b) Llevar el recorrido metodológico, más allá de recuperar la voz del sujeto y del análisis de su discurso, hacia el campo de la reflexión introspectiva en un ejercicio realizado por el propio sujeto entrevistado; esto permite ofrecer al método introspectivo de investigación educativa como una alternativa de hacer investigación y a la entrevista introspectiva como técnica de investigación de campo, clave en el acompañamiento que hace el investigador con el informante. 

Desarrollo

Aproximación teórica 

El ocuparse de cuestiones como ¿Qué se hace cuando se conoce? ¿Por qué esta actividad es conocimiento? ¿Qué se conoce cuando se realiza esta actividad? implica buscar las respuestas en el campo de las teorías del conocimiento, en la epistemología y en la metafísica, respectivamente:

“La primera respuesta es una teoría del conocimiento. La segunda es una epistemología. La tercera es una metafísica en el sentido trascendental, es decir, una integración de las estructuras heurísticas, y no una especulación categorial que lleva a la revelación de que todo es agua, o materia, o espíritu, o proceso, o cualquier otra cosa.” (Lonergan, 2001, p. 31).

Esto hace indispensable aprovechar las ventajas que presenta la investigación cualitativa para recuperar la experiencia empírica externa del sujeto a través de su propia voz, pero plantea el reto de buscar alternativas de abordaje que permitan incursionar en su dimensión interna, una opción es la mirada filosófica. La filosofía no en el sentido de que quien investiga realice una búsqueda en su interior, sino que los sujetos, entrevistados, sean quienes realicen ese ejercicio de introspección, acompañados por el investigador. 

Para Lonergan,

“El método no es un conjunto de reglas que cualquiera, incluso un tonto ha de seguir meticulosamente; es más bien un marco destinado a favorecer la creatividad y la colaboración” (2001, p. 9);

de tal forma que no se habla de un esquema a imitar sino más bien un referente del cual partir para la creación y que se da en el ámbito de lo personal e individual. Cuando se refiere a método trascendental, se refiere a que

“…el método describe los diversos grupos de operaciones que […] han de realizar en el cumplimiento de diversas tareas” (2001, p. 9); y son precisamente esas operaciones las que constituyen el método. De acuerdo a este planteamiento, se está ante “…un esquema normativo de operaciones recurrentes y relacionadas entre sí que producen resultados acumulativos y progresivos”. (Lonergan, 2001, p. 12),

con esta afirmación, define las características básicas de su propuesta y le dota del fundamento dinámico que le es característico: “La rueda del método no solamente gira, sino que también avanza. El campo de los datos observados no cesa de ampliarse” (Lonergan, 2001, p. 13). 

Con lo anterior, se descubre que la pretensión es superar los procedimientos de las ciencias naturales y llegar a un nivel de generalización mayor; llevarlo al nivel de un esquema básico de las operaciones que se realizan en todo proceso cognoscitivo, es decir, llevarlo a los procedimientos de un método trascendental (Lonergan, 2001, p. 12). Puntualizando: el método es un esquema, procedimental de la consciencia humana, de las operaciones recurrentes y relacionadas entre sí, generadoras de resultados acumulativos y progresivos (Lonergan, 2001, p. 22). 

El método consiste en un esquema normativo de los procedimientos mentales que se suceden en el proceso del conocer; “Las operaciones del esquema son: ver, oír, tocar, oler, gustar, inquirir, imaginar, entender, concebir, formular, reflexionar, ordenar y ponderar la evidencia, juzgar, deliberar, evaluar, decidir, hablar, escribir” (2001, p. 14); en su exposición estas operaciones son agrupadas y representadas con la expresión, que, a su juicio, mejor las comunica; Atender, Entender, Juzgar y Decidir. Estas operaciones son transitivas, es decir, contienen objetos, de los cuales el sujeto se hace consciente, las operaciones tienden-a-objetos; en palabras de Lonergan: “Decir que las operaciones tienden-a-objetos es referirnos a tales hechos en el sentido de que: a través del ver se hace presente lo que es visto; a través del oído se hace presente lo que es oído, a través del imaginar se hace presente lo imaginado, etc.….” (2001, p. 15). Se suceden en un sujeto que, al ser su operador, le pertenecen, le son propios conscientemente, dotadas de una intencionalidad hacen presentes los objetos al sujeto de la misma forma que por la consciencia el sujeto se hace presente a sí mismo como operador. Esto significa que no solo tienden a objetos, sino que contienen una dimensión sicológica; al presentarse de manera consciente, el sujeto operador, lo hace conscientemente, “Así como por su intencionalidad las operaciones hacen presentes los objetos al sujeto, así por la consciencia hacen presente a sí mismo al sujeto que opera.” (2001, p. 15). 

Dentro de esta propuesta, un fundamento es el concepto introspección; misma que no refiere a la consciencia en sí, sino al proceso de objetivación de la consciencia, de lo que ésta contiene. 

“Así como partiendo de los datos de los sentidos podemos llegar a través de inquirir, de la intelección, de la reflexión, del juicio, a afirmaciones acerca de las cosas sensibles, así también a partir de los datos de la consciencia podemos llegar, a través del inquirir, del entender, del reflexionar y del juzgar, a afirmaciones acerca de los sujetos conscientes y sus operaciones” (2001, p. 16). 

La introspección aun cuando sugiere una inspección interior, no significa de manera alguna, realizar una acción de ver en el sentido físico, sino la acción de poner atención y objetivar las operaciones de la estructura consciente y no a su objeto de conocimiento, es decir, dirigir la intencionalidad al ser consciente. 

En su calidad de proceso, en la realización de las operaciones que lo integran, se distinguen diferentes niveles de consciencia e intencionalidad, éstos en una persona sin ningún impedimento fisiológico y estando despierto, se presentan de la manera siguiente (2001, pp. 16-17): Nivel empírico. - al estar abiertos a la experiencia sensorial se tienen sensaciones, se percibe y se imagina, se habla y se realizan movimientos; Nivel intelectual.- se cuestiona lo registrado, se hace inteligible, se expresa lo que es entendido y se reconoce los alcances de lo expresado; Nivel racional.- se reflexiona, se da orden a las evidencias, se generan juicios sobre las afirmaciones elaboradas, se realizan juicios de razón, necesarios para proceder hacia el cuarto nivel; y, Nivel responsable.- el individuo encuentra interés en sí mismo, por sus operaciones, delibera responsablemente sobre su actuación, emite juicios de valor, toma decisiones, asumiendo su capacidad de responder ante sí mismo y ante los otros. 

Se está ante un proceso en movimiento que se enriquece, que toma lo antecedente para mejorarlo, un proceso consistente en la subsunción: “Para conocer el bien, debe conocer lo real; para conocer lo real, debe conocer lo verdadero; para conocer lo verdadero debe conocer lo inteligible; para conocer lo inteligible, debe atender a los datos.” (Lonergan, 2001, p. 20). De esta manera se entiende que se trata de un esquema básico de operaciones conscientes e intencionales que es material y formalmente dinámico. 

La propuesta para abordar un proceso que sucede en el interior del sujeto, representa una invitación personal a ser atento para captar, ser inteligente para entender las relaciones de lo que se capta, ser razonable para juzgar sobre aquello que se capta y se entiende, y ser responsable para responder ante los demás, sobre aquello que se capta, se entiende y se juzga. En el cumplimiento de estos cuatro preceptos trascendentales consiste la búsqueda de autenticidad humana; representan los cuatro pasos en el ejercicio de la introspección, es decir, dirigir las operaciones hacia sí mismas y no hacia los objetos de la realidad: aplicar las operaciones en cuanto intencionales a las operaciones en cuanto conscientes, es decir: 

1.- El prestar atención al propio atender, entender, juzgar y decidir;

2.- Entender el propio atender, entender, juzgar y decidir;

3.- Juzgar el propio atender, entender, juzgar y decidir; y,

4.- Decidir sobre el propio atender, entender, juzgar y decidir. 

De esta forma se define el esquema que condensa el método trascendental desde su fundamento teórico, pero que también define el proceder metodológico a seguir durante la entrevista introspectiva componente del trabajo de campo. 

El método introspectivo 

La objetivación es una experiencia que en sí misma es de consciencia, que exige en cada nivel: experimentar, atender, juzgar y decidir; en este momento hay que recordar que una operación no solo tiende-a un objeto, sino que al realizarse exhibe a un sujeto que está tendiendo-a, este es un rasgo necesario y distintivo de este método; se está ante la consciencia en acción. Hay que experimentar el propio experimentar, entender, juzgar y decidir: la consciencia; consciencia que el sujeto tiene cada vez que experimenta, o entiende, o juzga o decide, pero que le resulta difícil de clarificar dado que su atención se centra en el objeto y su acto consciente permanece como algo “periférico”; se debe ampliar el radio de interés y no perder de vista que una misma operación además de tender-a un objeto, de la misma forma muestra a un sujeto que está tendiendo-a, el sujeto debe descubrir en su propia experiencia “la verdad concreta” de esto que se afirma: Este descubrimiento no se hace, por supuesto, solamente mirando, examinando, inspeccionando. Se trata de una consciencia, no del sujeto al cual se tiende, sino del acto mismo de tender-a. –se trata de constatar en sí mismo el acontecer consciente de la acción de ver, en el momento en que se ve algo; el acontecer consciente de la acción de oír, cuando se oye algo, etc. (Lonergan, 2001, p. 22). Se está ante una nueva exigencia, la exigencia de mayor conocimiento que apunta hacia el sujeto como sujeto que conoce el objeto de interés pero que al mismo tiempo se conoce a sí mismo. (Lonergan, 2001, p. 22). 

ANUNCIO
banner_web_rim_digital.jpg

Como se puede observar, la construcción teórica desprende directamente el método de investigación en el que se ha de apoyar, es decir, el método corresponde con el planteamiento teórico desde la óptica Lonerganiana, consistente en objetivar lo que sucede en el proceso de autoconsciencia; con esto se explica la necesidad de integrarla a los aportes de la investigación cualitativa. Se trata entonces de establecer un nuevo puente metodológico que permita dar el paso fundamental de lo interpretativo a lo filosófico, un proceder metodológico que permita llevar a los entrevistados, como sujetos, a que atiendan a su propia experiencia de atender a los datos, comprendan la manera en que han llegado a construir formas de comprensión de los datos, reflexionen críticamente sobre su forma de reflexión crítica como entrevistados, y deliberen sobre su forma de deliberar como sujetos. 

Desde la teoría, la búsqueda de autoapropiación requiere necesariamente de ejercitar la introspección, que es el medio para avanzar en autoapropiación. Por introspección no se habrá de entender echar una mirada al interior del sujeto, no ese mirar en términos de la vista, sino el ejercicio que realiza un sujeto experimentándose en la objetivación de los contenidos de su consciencia (Lonergan, 2001), un sujeto que se experimenta a sí mismo operando, es decir sabedor de que realiza operaciones que hacen posible esa explicitación de los contenidos de su consciencia. 

Metodológicamente, la tarea consiste entonces, en acompañar al sujeto en el proceso de colocarse para sí mismo a través de experimentar esa objetivación a la que se hace referencia. Se trata de acompañar al entrevistado, para que descubra e identifique las actividades de su propia consciencia y en familiarizarse con ellas; el énfasis está en la apropiación de los modos de pensamiento científico, en el pensar sobre el pensar, logrando identificar las operaciones que se realizan cuando se conoce. 

Cabe mencionar, que si bien la introspectiva, no es un tipo de investigación o metodología consolidada y legitimada, es una propuesta de investigación, elaborada a partir del método trascendental trabajado por Bernard Lonergan, para ir más allá de los aportes de la investigación cualitativa, con la pretensión de complementarla. 

Dada la intención de registrar las ideas y convicciones compartidas para incursionar en el campo de la intencionalidad del sujeto que conoce, el tipo de investigación introspectiva representa la posibilidad de dar continuidad a la búsqueda que inicia con la metodología cualitativa recuperando los recuerdos e imágenes evocadas en la memoria y llevarla a las dimensiones del pensar el pensamiento, campo necesariamente filosófico. Del campo de lo cualitativo, la técnica de la entrevista en profundidad; y, del ámbito de la reflexión, la introspección, que permite la búsqueda adecuada de las operaciones que suceden en el proceso consciente del sujeto que conoce, así como identificar las condiciones y exigencias de la relación que se establece en éstas, recorriendo el siguiente proceso: 

1) recopilación de datos;

2) procesamiento de los datos;

3) reflexión crítica; y,

4) deliberación

Es de la combinación de ambos aportes que definen que a la técnica utilizada en esta investigación bien se le puede nombrar: entrevista introspectiva; misma que consiste en que los entrevistados, a través del acompañamiento del entrevistador, realicen un ejercicio de introspección en el que logran atender a su forma de atender, entender su forma de entender, reflexionar su forma de reflexionar y deliberar su forma de deliberar como investigadores educativos, reconociendo cómo fueron evolucionando estos niveles de operaciones e identificando los insight que resultaron significativos en su experiencia formativa. 

La flexibilidad que la entrevista en profundidad convencional de la investigación cualitativa aporta, a la que aquí se ha denominado entrevista introspectiva, permite su aprovechamiento en los encuentros con los sujetos seleccionados primero con la finalidad de recuperar y luego de comprender sus perspectivas desde su propia apreciación; permite una relación de iguales en donde el entrevistado asume una postura activa (Taylor, 1986, p. 101). De suyo, el instrumento utilizado en esta técnica es la guía de entrevista, integrada apenas por ítems que sirviendo de orientadores, se van ajustando en un ejercicio de iteración (Taylor, 1986, p. 119), es decir, se realizan ajustes en correspondencia con los detalles y respuestas que emerjan durante el proceso de entrevista, definiendo los nuevos pasos a dar en preguntas y/o sesiones posteriores. Es necesario diferentes sesiones de la entrevista con el mismo sujeto, llevándolo desde la recuperación de la experiencia, identificando los elementos más significativos, pasando por la organización que permite la intelección de lo sucedido, hasta llegar al ejercicio profundo de reflexión a través de la introspección, mediante un proceso de acompañamiento entre entrevistado y entrevistador, a través de preguntas que provocan la reflexión profunda sobre lo recuperado en la fase anterior; estas preguntas para la reflexión son incluidas en la misma guía de entrevista, convirtiendo la técnica de la entrevista en profundidad en la ya mencionada entrevista introspectiva. 

Para la organización de la información se sigue el método de análisis – síntesis; el análisis para desglosar, a partir de la pregunta de investigación y su concepto base, bloques e indicadores, mismos que guían la búsqueda de información; una vez recabada esa información en elementos en apariencia desarticulados, la síntesis permite el irlos integrando de tal manera que la respuesta que se busca se va construyendo de una manera coherente argumentada. 

La significación pertenece al mundo de la intersubjetividad humana, así como que ésta se muestra a través de la comunicación y sus productos, el lenguaje juega una función esencial en expresar lo que pensamos, y sentimos, lo que tenemos y lo que deseamos; que la significación lingüística representa el componente objetivo de lo que hemos subjetivado (Lonergan, 2001, p. 64); Es por esto que se considera como necesario recuperar expresiones de los informantes, vertidas en torno a los aspectos definidos como ítem en la guía de entrevista y que recorren desde la recuperación de la experiencia y su análisis hasta el ejercicio de introspección. 

Es de esta manera que se estructura el Método Introspectivo de Investigación Educativa como una alternativa de aproximación metodológica hacia un objeto de estudio del orden de la interioridad humana. 

Muestra de hallazgos 

De manera sintética, los hallazgos implicaron: 

a) Un momento inicial en el que la realidad es vista a través de sus propios paradigmas teóricos, básicamente del campo disciplinar de su licenciatura, y abordada a partir del apego de esquemas procedimentales rígidos y normativos; todo esto, con una mirada superficial sobre el fenómeno educativo;

b) Un segundo momento, en el que después de descubrir que la realidad era más compleja de lo esperado y que los marcos explicativos de los que disponían eran insuficientes para realizar aproximaciones satisfactorias a ésta, se inicia la búsqueda de nuevas herramientas metodológicas y de marcos explicativos complementarios; y, 

c) Un tercer momento, en el que se reconoce la necesidad de asumir una postura y realizar acción transformadora sobre las realidades que les resultan insatisfactorias, de acuerdo a una visión más social. 

Conclusiones 

Aun cuando la propuesta de Lonergan es para la Filosofía (Básicamente para la Teología) se presume que es aplicable a las ciencias humanas en general, y en la educación en particular, este esquema aporta los elementos necesarios para guiar el acompañamiento que se presta a los entrevistados en su propio proceso introspectivo; aporta también una estructura inicial para el análisis e interpretación de los hallazgos; quedando establecido un eje transversal en la investigación que va desde el fundamento teórico y conceptual, hasta el ejercicio de la interpretación y conclusiones. 

Colocar al investigador educativo como sujeto de estudio, atendiendo su dimensión interna con los aportes de una base teórica elaborada con otros fines, ocuparse de un objeto de estudio del orden de lo subjetivo e intersubjetivo, mostrando avances en el ejercicio de una nueva forma de hacer investigación, representan puntos de llegada importantes para esta investigación; sin embargo, siendo congruentes con lo aquí desarrollado, ahora surgen nuevas y más profundas preguntas que proyectan esfuerzos pendientes, entre estos: 

  • Continuar con la investigación sobre la formación de investigadores educativos, colocando como eje central al investigador, desde la perspectiva del sujeto que conoce. 
  • Desarrollar las posibilidades operativas de aprovechamiento del método introspectivo para la formación de investigadores educativos. 
  • Consolidar al método introspectivo como alternativa para hacer investigación educativa. 

Tres líneas de acción que podrían ser consideradas por quien así lo decidiera, pero que sin duda marcan una ruta de búsqueda personal, como interesado en la formación de investigadores educativos y desde luego como sujeto que se reconoce operando una estructura interna que al mismo tiempo es consciente e intencional. 

Referencias 

Lonergan, B. (2001) Método en Teología. Salamanca, España: Ediciones Sígueme. 

Taylor, S.J y R. Bogdan (1987) Introducción a los Métodos Cualitativos en Investigación. España: Ed, Paidós. España. 

Tomado de: Congreso nacional de investigación en educación -COMIE 

Foto de Adobe Stock