Moneda

Síganos

Tu carrito

Tienes (0) productos $0
ANUNCIO
peter_banner_mag_3_0.jpg

Mi primer día como profe; ¡Que Dios me acompañe!

Magisterio
04/10/2018 - 21:15
0

¡Que Dios me acompañe!

Estaba cursando cuarto semestre de licenciatura en educación básica primaria, tenía 18 años y fui convocado a dar clase de educación religiosa en los grados de quinto y sexto en el colegio que me vio crecer.

El primer día de clases salí confiado de mi casa, de algo tenían que servir mis 13 años en el colegio y la planeación hecha paso a paso para asegurar los mejores 60 minutos de mi vida.

Era enero de 1999, lunes, primera hora de clases con 6°A. Salí de sala de profesores hacia el salón y en el trayecto elaboro un análisis de la situación: profesor nuevo, el más joven de toda la planta docente, asustado por comenzar una nueva etapa de su vida, con la expectativa de confrontar su elección de carrera que va a mitad de camino y justo antes de entrar a clase le pido al cielo que me ilumine para que los estudiantes no me eliminen por mi inexperiencia.

Yo, de 18 años, ingreso al salón, saludo, hago una presentación de sí mismo, de los contenidos del año y algunas precisiones solicitadas por mi jefe de departamento y comienzo a “luchar” con un grupo de 38 estudiantes que aún estaban en vacaciones, interesados más en hablar de lo que hicieron en ellas que escuchar al maestro nuevo.
 

 Salí de sala de profesores hacia el salón y en el trayecto elaboro un análisis de la situación: profesor nuevo, el más joven de toda la planta docente, asustado por comenzar una nueva etapa de su vida,

ANUNCIO
inteligencia_emocional_v2_1.png


Después de lograr calmar las aguas de las vacaciones, comienzo a desarrollar mi planeación perfecta de 60 minutos, la misma que 15 minutos después fue desarrollada en su totalidad. Me descubro sin nada que hacer, busco en mi creatividad y surgen las preguntas a las que todos hemos acudido alguna vez en nuestra vida: ¿qué cambiarán de las clases de educación religiosa que han tenido antes?, ¿qué esperan de la clase este año? Todas las respuestas fueron anotadas muy despacio para que el tiempo corriera lentamente.

Finaliza la clase y hago mi análisis de lo ocurrido, ratifico que a pesar de todas las dificultades sigo queriendo ser profesor, maestro y que mi camino va por un camino sinuoso pero acertado.


Víctor Hugo Velásquez Arango

Calasanz Medellín 

Photo by NeONBRAND on Unsplash