Moneda

Síganos

Tu carrito

Tienes (0) productos $0
ANUNCIO
web_banner_magisterio_1115x116_alexander_0.png

Mi primera experiencia con el ABP

Magisterio
17/03/2020 - 10:00
0
Foto de Freepik

En el desarrollo de mi práctica profesional he evidenciado que en ocasiones los profesores suelen dar por terminada su formación pedagógica, haciendo de ésta un proceso anquilosado, que no da espacio a nuevas estrategias metodológicas, además de impedir que los estudiantes sean partícipes de su propio aprendizaje y que coexista una permanente desmotivación, lo anteriormente expuesto conlleva a un cambio en nuestro quehacer diario, que responda a las expectativas de los educandos del siglo XXI.  

son múltiples los obstáculos que los maestros enfrentarán cuando aborden el ABP, pero también es claro que esta estrategia desarrolla habilidades no solo en el estudiante, también en el maestro, que tendrá suficientes herramientas para encontrar respuesta a cada reto que se le presente 

Es indiscutible que para alcanzar este cambio se requiere de la reflexión que hace el docente de su propio trabajo, es a partir de ella que puede autoevaluarse y mejorar sus métodos, así lo postula Dewey (1989), "la reflexión se constituye en un eje fundamental de todo el proceso pedagógico, en tanto permite que se exploren de manera consciente las acciones y se pueda plantear una nueva comprensión sobre la relación pedagógica y una nueva actuación respecto de su proceso". 

Conozca el curso virtual: Aprendizaje Basado en Proyectos-ABP en la práctica pedagógica

Esta introspección pedagógica me lleva a emprender la búsqueda de un camino que genere expectativas diferentes en mis estudiantes y nuevas alternativas de enseñanza y aprendizaje, así que me di a la tarea   de rastrear otras estrategias, llegando al ABP, que si bien es cierto, no es un método reciente, ha logrado permanecer en el tiempo por el impacto generado. 

El proceso de documentación, a través de lecturas, videos, experiencias de aplicación del ABP de otros colegas, además de la capacitación ofrecida por editorial Magisterio en el 2019, generó en mi inquietud y abrió las puertas a una excelente experiencia. 

Para el año 2020, el plan de Área de Ciencias Sociales, en lo que corresponde al grado séptimo, fue organizado a la luz del ABP. 

El eje temático que se aborda en el primer periodo, es órganos de control a nivel escolar y nacional, siguiendo la ruta del Ministerio de Educación Nacional, establecida en los estándares básicos de competencias y los derechos básicos de aprendizaje. 

+Video: Qué es el ABP y sus características

En la organización del proyecto se tiene en cuenta la propuesta esbozada por Calvo (2.015), quedando planteada así: 

1. Nombre del proyecto: La procuraduría y su papel en la defensa de los derechos de las mujeres. P

2. Planteamiento de la pregunta guía: ¿Cuál es el papel de la procuraduría en la defensa de los derechos de la mujer? 

Para determinar el problema y siguiendo a Calvo (2015), quien considera que “una buena pregunta para el siglo XXI, es aquella cuya respuesta no se pueda googlear”. Según este autor la inquietud debe ser especialmente motivadora. El problema planteado resulta interesante para las estudiantes, por ser un tema de actualidad, que en el día a día los medios de comunicación están socializando, que afecta directamente sus vidas, su propia percepción y por el carácter femenino de la institución donde se desarrolla el proyecto. 

3. Formación de los equipos: Se organizan grupos de cuatro estudiantes, buscando establecer roles dentro del mismo.  

La organización de los equipos brinda la posibilidad a las participantes de seleccionar con quienes se desea trabajar, ya que la experiencia personal ha demostrado que existe mayor rendimiento cuando hay colaboración entre las estudiantes más afines o cercanas, esta decisión se toma a pesar de las recomendaciones que dan los expertos como Saldarriaga (2013), quien afirma “es clave que se haga una división muy cuidadosa de los grupos que garantice un balance tanto en las habilidades académicas de los estudiantes como en las habilidades sociales”. 

4. Definición del producto: Elaborar un microensayo, apoyadas por el   profesor de Español, donde se dé respuesta a la pregunta planteada.  

5. Planificación a partir de tareas:  

  • Reforzar la comprensión lectora: Realizar lecturas de las diferentes formas de gobierno,   aplicar la técnica del subrayado y diseñar a mano los mapas mentales,  
  • Galería de mapas mentales y exposición de tipos de gobierno. 
  • Videos, lecturas del gobierno escolar y diseño de mapas mentales con la aplicación Mindomo. 
  • Juego de roles del gobierno escolar. 
  • Diseño de mentefactos de los órganos de control escolar (contraloría y personería) y nacional (procuraduría y contraloría). 
  • Videos sobre los derechos de la mujer y la violación a estos. 
  • Taller sobre el ensayo. Las estudiantes invitarán a un representante de la Procuraduría y organizarán un foro, orientado a dar respuesta a la inquietud planteada. También distribuirán funciones entre los equipos de trabajo, para lograr el objetivo. 

6. Recopilación de información: Los equipos de trabajo necesitan información de diversas fuentes, para dar respuesta al reto planteado, por tal razón indagan sobre funciones y organización de la procuraduría, su papel en la defensa de los derechos de las mujeres, consultan sobre los derechos de la mujer, cuáles son los más vulnerados en Colombia, causas y consecuencias. 

7. Análisis y síntesis: las estudiantes socializan la información recolectada, plantean hipótesis, generan debate y entre todas darán respuesta a la pregunta problema. 

8. Elaboración del producto: elaboran un microensayo, donde dan respuesta al desafío planteado.  

9. Presentación del producto: Las estudiantes socializan los ensayos, ante las compañeras, profesora de sociales y un docente invitado, de la asignatura de español. Las expositoras resuelven inquietudes y argumentan sus planteamientos. Los documentos seleccionados, se publican por las redes sociales del colegio, de otras instituciones y periódicos escolares. 

10. Respuesta colectiva a la pregunta inicial: Se organiza un espacio, para que el grupo debata y defina, una respuesta en común, al reto planteado. 

11. Evaluación: utilizando rúbricas, se realiza autoevaluación, coevaluación y heteroevaluación del proceso. 

De otro lado, las estudiantes presentarán el portafolio, donde recogen todo el material utilizado y elaborado a lo largo del desarrollo del proyecto. 

ANUNCIO
banner_web_rim_digital.jpg

Para mayor comprensión del proyecto, en el siguiente enlace se encuentra un modelo canvas.  

https://view.genial.ly/5e640ba2a399cc626917a6da/horizontal-infographic-review-genially-sin-titulo 

Es importante anotar, que el adoptar el ABP, no ha sido nada fácil, y que se enfrentan algunas situaciones, que comparto a continuación: 

a. El no tener experiencia en el ABP me ha llevado a cometer errores, pero estos resultan productivos si se tiene en cuenta a Torp y Sage ((1998), quienes sostienen que “al cometer esos errores, indudablemente se aprende de la experiencia. Con frecuencia, saber qué no sirve o qué no es aplicable en una determinada situación no es en modo alguno menos provechoso que saber lo que sí sirve.” 

b. El no tener un par en la institución con el que pueda compartir los aciertos y desaciertos de la nueva experiencia, me angustiaba, pero a la vez me obligó a buscar compañeros de otras instituciones, que tienen experiencia en este campo. 

c. Las dificultades en la compresión lectora de algunas estudiantes, inclusive desde lo literal, indudablemente ha sido uno de los grandes obstáculos que se han tenido que sortear. 

d. Las dificultades con las herramientas tecnológicas de la institución, porque se encuentran en mal estado o no se cuenta con ellas, situación que llevó a las estudiantes y a mí a buscar posibles soluciones. 

e. El tener grupos de cuarenta estudiantes no facilita que haya un trabajo más personalizado, la contaminación auditiva generada por la dinámica misma del trabajo, además del hacinamiento en algunas ocasiones,  abrió la posibilidad de conocer otros escenarios diferentes al salón, la clase se trasladó a los pasillos, campo abierto, biblioteca, aula múltiple, entre otros.  

f. Encontrar en el aula algunas estudiantes que aún requieren de permanente control por parte del profesor, para responder por el trabajo individual y el grupal, porque no han logrado una autogestión que según Ander (1991) “supone la superación o remplazo de la disciplina exterior y formal, por la autodisciplina: cada sujeto implicado asume su responsabilidad sin necesidad de controles externos.”  Para solventar esta dificulta, se plantea un constante diálogo y una búsqueda permanente de estrategias que contribuyan a superar esta dificultad. 

En conclusión, son múltiples los obstáculos que los maestros enfrentarán cuando aborden el ABP, pero también es claro que esta estrategia desarrolla habilidades no solo en el estudiante, también en el maestro, que tendrá suficientes herramientas para encontrar respuesta a cada reto que se le presente en su práctica pedagógica, además de gestionar nuevos escenarios de aprendizaje donde el rol del estudiante se pone a prueba. 

Bibliografía

Ander, E. (1991). El taller una alternativa de renovación pedagógica. Buenos Aires: Editorial magisterio del río de la plata.  

Calvo, A. (2015). Viaje a la escuela del siglo XXI. Madrid: Fundación Telefónica. 

Dewey, J. (1989). Cómo pensamos. Nueva exposición de la relación entre pensamiento reflexivo y proceso educativo. Barcelona: Editorial Paidós. 

Saldarriaga, L. (2013). Aprendizaje cooperativo. E. Chaux, J. Lleras, A. Velásquez Competencias ciudadanas: de los estándares al aula (pp. 59-67). Bogotá: Universidad de los Andes. 

Torp, L. y Sage, Sara. (1998). El aprendizaje basado en problemas desde el jardín de infantes hasta el final de la escuela secundaria. Virginia: ASCD. 

Foto de Freepik