Moneda

Síganos

Tu carrito

Tienes (0) productos $0
ANUNCIO
ruta_libro_web_banner_magisterio_1115x116.png

Mujer ¿Quién eres tú? - Ara Beltrán Castellanos

Magisterio
07/03/2018 - 15:15
0
Foto de prostooleh. Tomada de Freepik

“La falta no está en nuestros astros, en nuestras hormonas,

 en nuestros ciclos menstruales y tampoco en nuestros vacuos

espacios internos, sino en nuestras instituciones y en nuestra educación”

(Nochlin, 2007, p.21).

 

En mi experiencia como docente en diferentes instituciones educativas, me he encontrado con frases y actitudes de carácter discriminatorio, recurrentes en esta atmósfera; referidas específicamente a los roles que “deben” o no asumir mujeres y hombres. Este tipo de manifestaciones, que en su gran mayoría visualizan a la mujer como el “sexo débil”, se repiten en la cotidianidad sin ningún grado de reflexión: “parece una nena llorando”, “eso es trabajo para hombres” “ese color es de niñas, ¿es que usted es una niña?”. Expresiones que siguen reproduciendo la destructiva e “indestructible” herencia colonial.

 

La inconformidad generada a partir de estas actitudes latentes en el aula de clase, me motivó a diseñar diferentes estrategias en mi labor como docente, en busca de propiciar ambientes de igualdad en oportunidades al interior de las realidades escolares, donde la mirada tradicional de polos opuestos entre el ser femenino y el ser masculino, comenzaran a ser replanteados, desde la duda, dando posibilidad a la creaciones de nuevos conceptos, de nuevas maneras de actuar.

 

Propuesta que comienza a tomar forma en la curiosidad por el trabajo artístico realizado por aquellas artistas nacionales, que se han preocupado por cuestionar el papel asignado a lo femenino; buscando un cambio de educación y comprensión frente a lo que significa ser “mujer” , en pro de una reivindicación y un reconocimiento esquivo en la historia de la sociedad en general. Lo cual no ha sido una tarea fácil, ya que en la construcción de este concepto cambiante, se ata y desata el cuerpo femenino, al antojo de una mirada desde y para lo masculino, valiéndose de la imposición de roles determinados y convenientes al contexto, la sociedad y la época.

ANUNCIO
banner_web_rim_digital.jpg

 

Lo anterior, permite comprender que la desigualdad que se evidencia entre lo femenino y lo masculino es producto de un largo proceso histórico del cual nacieron voces que se resistían a la realidad establecida, pero que difícilmente hallaron eco en la sociedad. Sólo a partir de la década de los sesenta, comienzan a emerger grupos y movimientos que expresaban su inconformidad públicamente, obteniendo el respaldo de aquellos que buscaban un cambio en las vivencias cotidianas marcadas de represión, desigualdad, e invisibilización, para encontrar un nuevo sentido, una nueva identidad que diera paso a prácticas de libertad, pluralismo y respeto.

 

Entre esas artistas colombianas que han buscado resignificar el concepto de ser Mujer, se encuentra Rossina Bossio quien realizó la exposición The Holy Beauty Project expuesta en el Museo Iglesia Santa Clara entre el 19 de abril y el 20 de mayo de 2012. En la cual, se podía apreciar un vídeo performance y 17 imágenes de mujeres con personalidad dual, por un lado, la influencia de la iconografía religiosa colonial en la que se presenta a la mujer como protagonista y portadora del ejemplo a seguir de obediencia y sumisión, convirtiéndola en el icono ideal de la salvación, y por el otro lado, se destacan elementos característicos de la publicidad, donde lo femenino es asumido como el ídolo contemporáneo por excelencia, promotor de los nuevos ideales de seducción, belleza, dinero; característicos de la actual cultura pop. Por último, planteó una toma de posición artística como una crítica a los dos modelos anteriores, mediante la figura de la mujer emancipada, que emerge para expresar la infinidad de posibilidades del ser femenino.

 

Estas miradas de mujer a través de la creación artística, me llevaron a pensar en la importancia de presentar a los estudiantes imágenes diferentes, que desvirtúen y critiquen a aquellas que se atiborran en la cotidianidad a través de todo tipo de publicidad, moldeando de diferentes maneras el concepto de mujer entre los estudiantes, al punto de propiciar situaciones de carácter discriminatorio en el aula de clase, como la de un estudiante del grado cuarto que trató de manera brusca e hiriente a una de sus compañera, por ser “gorda”; también en la clase de educación física mientras se jugaba un partido de fútbol entre niños y niñas, se escucharon comentarios despectivos por parte de los niños frente al papel de las niñas como jugadoras de fútbol.

 

Partiendo de esto, diseñé el proyecto: Mujer: ¿quién eres tú?, el cual, se desarrolló durante tres momentos en su primera actividad: Como primera medida, los estudiantes realizaron una entrevista a tres miembros de su entorno familiar, sobre lo que significaba para ellas ser mujer, la cual debía ser expuesta de manera creativa; estrategia que vinculó a la familia en el proceso académico de los niños y las niñas, a través de un trabajo en equipo familiar, que se basó en la creatividad para exponer el tema sobre la mujer, dando buenos resultados, que fueron evidentes en las diferentes maneras que encontraron para dar a conocer la tarea propuesta; pero además de esto, sirvió como estrategia para conocer, de alguna manera, los valores que se manejan en los diferentes hogares, específicamente referidos al trato dado a lo femenino.

 

En la segunda parte dividida en dos momentos: proyección de imágenes y trabajo en grupo. La proyección de imágenes de mujeres fue realizada mostrándolas en diferentes actividades: modelo, ama de casa, ejecutiva, deportista y una obra de arte titulada: Princesa Guerrera de la artista Rossina Bossio, donde se presenta un híbrido entre un rostro suave y femenino con cuerpo de un arcángel, masculino y fuerte. Al terminar de proyectar las imágenes se realizó un trabajo en grupo a partir de éstas, generando reflexiones muy interesantes desde el punto de vista de cada estudiante, expresando de manera clara la importancia de pensar a la mujer con respeto, al brindarle un trato digno en el que se valore sus cualidades y destrezas en todos los roles asumidos. Además de potenciar objetivos claros, como lo son: el liderazgo y las relaciones de respeto y tolerancia, pero teniendo en claro que para alcanzar estos objetivos, se debe trabajar constantemente y a nivel transversal en todas las áreas, para fomentar la obtención de resultados no solo en las clases, sino en busca de una proyección en los diferentes escenarios de la vida diaria.

 

El tercer y último momento recoge las reflexiones a las que llegaron cada uno de los niños y las niñas del curso a partir de las actividades diseñadas para la clase; dejando como producto un dibujo, su obra de arte, en el que se evidenció la mirada de mujer que cada estudiante construyó, aspirando a que sea reproducido a nivel familiar.

 

Esta experiencia contribuyó al mejoramiento de la convivencia entre los niños y las niñas, minimizando de manera contundente las expresiones con tinte discriminatorio logrando con ello un mejor trabajo en equipo donde el liderazgo no distinguía género.

 

Referencias

Bossio, Rossina. (2012). The Holy Beauty Proyect. Bogotá: Museo Iglesia-Santa Clara.

Butler, Judith. (1993). Cuerpos que importan. Buenos Aires: Paidós.

Nochlin, Linda. (2007). “¿Por qué no han existido grandes artistas mujeres?”. En: Crítica feminista en la teoría e historia del arte. (Cordero, Karen. (Ed.)), pp. 17- 43.

 

Foto de prostooleh. Tomada de Freepik