Moneda

Síganos

Tu carrito

Tienes (0) productos $0
ANUNCIO
ruta_libro_web_banner_magisterio_1115x116.png

Ni contigo ni sin TIC

Magisterio
24/02/2020 - 10:15
0
Foto de Freepik

Es muy típico de nuestro temperamento latino: pasamos con demasiada facilidad de un extremo a otro. Ni la introducción en el aula de aparatos tecnológicos (ordenadores, tablets, smartphones, pizarras digitales...) supone una mejora directa de los resultados educativos ni podemos negar, sin una evaluación seria y desinteresada, que las TIC han fracasado en la mejora de los procesos de enseñanza/aprendizaje, como se ha publicado estos últimos días. 

El sistema educativo de un país debe ser coherente con su realidad social, debe formar individuos capaces de vivir en sociedad y que, al mismo tiempo, sean capaces de cambiarla y mejorarla. Y nuestro mundo es digital, esto es indiscutible. 

La sociedad actual requiere trabajadores/emprendedores con horarios flexibles y que puedan desarrollar su día a día profesional desde cualquier lugar. Es por ello que las paredes de las aulas deben diluirse, hacerse transparentes. Las aulas deben estar conectadas con el mundo a través de Internet. 

Por este motivo, la escuela debe cambiar. No se pueden utilizar esquemas del siglo XX (o del XIX) para dar respuestas a las necesidades de la vida en el siglo XXI. Pero, ¿qué siginifica "la escuela debe cambiar"? 

En primer lugar debe cambiar la formación de los profesionales de la educación. Los profesores deben tener una mejor formación inicial y continua. Debemos formar profesores que no sean dipositarios y transmisores del saber sino guías, conductores, motivadores del aprendizaje. Los nuevos profesores deben ser personas que enseñen a sus alumnos en el aula y, al mismo tiempo, aprendan de ellos. El desarrollo de una nueva didáctica, que desarrolle todas las posibilidades que aportan las TIC, es una tarea prioritaria. 

En segundo lugar, la escuela debe dejar de ser un espacio cerrado con un horario y unas actividades fijas. La escuela del siglo pasado formaba alumnos que en el futuro tenían, en su mayoría, un trabajo con unos horarios y un lugar de trabajo fijos. La sociedad actual requiere trabajadores/emprendedores con horarios flexibles y que puedan desarrollar su día a día profesional desde cualquier lugar. Es por ello que las paredes de las aulas deben diluirse, hacerse transparentes. Las aulas deben estar conectadas con el mundo a través de Internet. 

+Lea: La educación en tiempos app

Los alumnos deben tener una participación responsable en la construcción de su conocimiento y en la toma de decisiones del funcionamiento del centro (o lo que es lo mismo: debemos huir de la dictadura del profesor y de las clases magistrales como forma única de transmisión de conocimiento).  

ANUNCIO
banner_web_rim_digital.jpg

En tercer lugar, las decisiones referidas al sistema educativo de un país no debe quedar en manos de los cambios políticos, sino que debe responder a criterios técnicos y pedagógicos. Pero siendo realistas... no se puede pedir peras al olmo. 

+Conozca el libro Innovación educativa y TICs. Guía básica

El anterior  artículo es tomado de la web El blog de Salvaroj para visitar el contenido original haga click en el siguiente enlace Ni contigo ni sin TIC

Conozca el curso virtual Aprendizaje Basado en Proyectos-ABP en la práctica pedagógica 

Foto de Freepik