Tu carrito

Tienes (0) productos $0
ANUNCIO
web_banner_1115x116_1_1.png

Ocho aspectos fundamentales para tener en cuenta en el diseño curricular

Por Cecilia Correa de Molina
Magisterio
13/12/2017 - 09:15
2
Foto de pressfoto. Tomada de Freepik

a). Didáctica y diversidad metodológica. Se refiere a la concepción y práctica de la didáctica mediante la diversidad de métodos y estrategias en el contexto de la interdisciplinariedad y flexibilización curricular que el docente y los estudiantes pueden aplicar en los diferentes escenarios de aprendizajes. De ello también se hacen partícipes los padres y madres de familia para que exista una coherencia lógica escuela-familia.

b) Evaluación. Se concibe como el proceso permanente, integral, sistemático y gradual, centrado en el estudiante en íntima relación con las actitudes y quehacer del docente en una perspectiva holística. Los cambios cualitativos que se produzcan tanto en el estudiante como en los otros estamentos participantes y en toda la institución ayudarán a la legitimación del currículo Dialógico, sistémico e interdisciplinar. El seguimiento del proceso se efectuará mediante el uso de matrices especiales derivadas del trabajo participativo y democrático. Concebida de esta manera, la evaluación implica observar persistentemente, comprender, analizar, darle sentido a los procesos formativos por el que transita el estudiante: ¿qué se logró? ¿Por qué y para qué se aprendió? y ¿cómo se proyectó para la transformación individual y social? Por lo tanto, el acto de evaluar se convierte en una permanente reflexión colectiva e individualizada donde se colocan en evidencias múltiples causas, factores, circunstancias, condiciones y su relación con lo que se espera de la conducta del estudiante en términos de rendimiento, desempeño, compromiso, responsabilidad, productividad, actitudes, valores y proyección social. El propósito no es tipificar por rangos exclusivos de rendimientos cognoscitivos, ya que esto estaría en contravía de un proyecto que busca la trascendencia de las relaciones entre las categorías internas y externas de la vida de un determinado sujeto. Por lo tanto, aquí se hace válida la aplicación de la triangulación para lograr un abordaje integral y dialógico de la evaluación en sus variadas acepciones: (Autoevaluación, coevaluación, heteroevaluaciones, diagnóstica, formativa y sumativa).

+ Lea: El diseño curricular desde un enfoque de competencias

c) La investigación como eje transversal en los contenidos de formación. Hasta hace poco tiempo la investigación que se realizaba en los claustros académicos era exclusiva de las universidades y de centros especializados. Para tal fin, hoy, por las exigencias de la globalización del conocimiento, se viene promoviendo como una actividad inherente al ser humano en diferentes espacios sociales, incluyendo el ámbito escolar general. Por tal razón, el currículo Dialógico, sistémico e interdisciplinar, desmitifica la investigación al concebirla como un eje transversal, una mediación pedagógica que le posibilita al estudiante apropiarse de la realidad mediante su aplicación en cualquiera de sus enfoques metodológicos; dependiendo de la naturaleza del problema a investigar y de los procesos de maduración intelectual del estudiante, de allí su concomitancia con las etapas del desarrollo del pensamiento. La acción investigativa se contextualiza en el desarrollo de los componentes de formación y en el desarrollo de competencias comunicativas relacionadas con la comprensión y producción de textos, con la aprehensión de los objetos de conocimientos. Desde este espacio es posible inferir líneas, proyectos o macro proyectos de investigación y conformar colectivos interdisciplinares de investigación, donde convergen docentes, estudiantes, padres de familia y estamentos de la comunidad cuando sea necesario. Este proceso se lleva a cabo desde las etapas tempranas de la escolaridad y se afianza y complejiza en la espiral de desarrollo integral del estudiante.

d) Proyección Social. Bajo este aspecto se evidencia la legitimación de la función social del currículo en lo que tiene que ver con la transformación individual y social y para ello, los equipos cooperativos interdisciplinares, se convierten en un programa pedagógico específico, donde se conjuga el componente específico de la formación con la investigación y la acción en determinados contextos sociales e institucionales, acabando con los activismos y abusos en las comunidades para la obtención de información que requieren estudiantes y docentes en el desarrollo de sus compromisos académicos. En la básica y educación media, la formación de estos equipos cooperativos interdisciplinares, se pueden convertir en “grandes incubadoras de semilleros de investigación”, posibilitando el desarrollo de un aprendizaje autónomo y con sentido.

+Lea: La importancia del diseño curricular en la institución educativa

e) Estudiantes. Es una categoría fundamental en un currículo de esta naturaleza, se busca dignificar la dimensión humana en el proceso formativo integral; es por ello que categorías como la subjetividad, intersubjetividad, personalidad, conciencia, procesos psíquicos, afectividad, motivaciones, emociones, proyecto de vida y valores se han colocado en el centro de los intereses del currículo.

f) Docentes. Categoría de gran significación en el currículo, por lo tanto sus implicaciones son similares a la anterior. Entre las políticas institucionales debe concretarse un Programa específico de formación permanente del docente, en varias vías: por un lado, atender los requerimientos de una actualización permanente mediante variadas actividades que responden a las necesidades previamente identificadas; y por el otro lado, avanzar hacia el desarrollo de una política de formación de docentes de alto nivel en maestrías y doctorados. De lo contrario, un currículo de esta naturaleza sería muy difícil llevarlo a la práctica.

ANUNCIO
banner_magisterio_336x280_1.jpg

g) Egresados. Ésta es una categoría que amerita un proceso de resignificación si se tiene en cuenta que las instituciones educativas van sacando semestral o anualmente promociones de “egresados” a los cuales se les presta poca o nula atención. En el currículo Dialógico, sistémico e interdisciplinar, el egresado ya no será el “que sale” “el que terminó sus estudios de primaria, bachillerato o una determinada carrera universitaria”. Por el contrario, es parte sustancial de la dinámica del mismo y su participación activa y democrática en la construcción y desarrollo curricular tienen significativa importancia, su desempeño representa en parte la validez y confiabilidad de los procesos pedagógicos que se llevan a cabo en las instituciones educativas. Por lo tanto, el currículo contempla la puesta en práctica de Programas específicos de seguimiento, participación y desarrollo del egresado/a, con la finalidad de fortalecer el sentido de pertenencia y compromiso social de la institución. Este conglomerado se constituye en una oportunidad para desarrollar programas permanentes de formación, investigación y proyección social.

+Conozca el libro Cómo diseñar un currículo por competencias

h) Padres y madres de familia. En el currículo es de singular importancia tener en cuenta esta categoría, ya que las subjetividades de los mismos, tienen mucho que ver en las determinaciones y acciones de los procesos formativos de los estudiantes; por lo tanto, la institución educativa no debe seguir desarrollando su acto pedagógico fuera de la relación dialógica escuela familia, si se quiere cultivar la relación entre los factores subjetivos y objetivos del estudiante en su contexto social y familiar y avanzar en la formación integral. La familia forma parte activa y democrática del quehacer pedagógico institucional y su responsabilidad histórica en la formación integral de sus hijos e hijas, no debe diluirse en la letra menuda de los reglamentos muchas veces cosificados de las instituciones educativas. Concomitante a esta responsabilidad la institución organizará un Programa específico de desarrollo de la familia, con base en los acuerdos de las mesas de trabajo del seminario investigativo llevadas a cabo para tal fin. La concepción de mesas de trabajo como estrategia que posibilita la participación cooperativa y la mediación consensuada en torno a los temas inherentes a la formación integral de los estudiantes, debe entenderse con gran responsabilidad. Es un trabajo permanente y sistemático cuyos resultados deben socializarse y fortalecerse mediante la triangulación con los otros procesos.

+Conozca el  libro Nuevos fundamentos para la transformación curricular

Título tomado del libro: Currículo dialógico y sistémico. Autor: Cecilia Correa. pp. 236-239

Foto de pressfoto.  Tomada de Freepik

 

 

Comentarios (4)

Imagen de miltonlenis1012_22119
miltonlenis1012... Jue, 25/01/2018 - 10:16
EXCELENTE ARTICULO, GRACIAS YA QUE ME HA AYUDADO MUCHISIMO.
Responder
Imagen de editorial@magisterio.com.co
editorial@magis... Mié, 31/01/2018 - 10:55
Ok. Gracias por tu comentario. Precisamente la intención de estos artículos es apoyar la labor educativa. Saludos y éxitos.
Responder
ANUNCIO
banner_728_x_90_4.png
ANUNCIO