Moneda

Síganos

Tu carrito

Tienes (0) productos $0
ANUNCIO
web_banner_magisterio_1115x116_eduinclusiva.png

¿Para qué enseñar filosofía en la escuela?

Por Gladys Milena Vargas Beltrán
Magisterio
28/02/2017 - 14:15
0
Foto de CT M. Tomada de Flickr

La clase de Filosofía en las aulas, ha estado vinculada históricamente a un ejercicio memorístico en el cual los alumnos asumen una posición pasiva en la recepción de información acerca de periodos filosóficos y biografías de grandes pensadores. Sin embargo, la reflexión que planteamos a continuación busca ubicar una serie de ventajas de la enseñanza de la filosofía para la formación de estudiantes que hagan de su diario vivir un espacio de problematización.

 

+Lea:

Hermenéutica analógica a través de filosofía para niños. Estudios de caso en alumnos de educación básica

El papel de la pregunta en la construcción de personas críticas

 

En este sentido, no se pueden dejar de lado los valiosos aportes de la filosofía al crecimiento integral del ser humano, su valor ante la necesidad de formar más desde el pensamiento y la indiscutible fuerza que puede llegar a generar en un ser humano que la pone como bandera en su existencia.

 

+Conozca los libros:

ANUNCIO
banner_web_rim_digital.jpg

Filosofía para niños. Práctica educativa y contexto social

Didáctica de la filosofía

Didáctica de la historia de la filosofía

Filosofía para vivir mejor

 

La filosofía al contrario de lo que se piensa, puede ser enseñada desde los primeros años, incluso cuando un niño empieza a hablar y aún más cuando comienza a preguntarlo todo, indagando el porqué de cada cosa que observa a su alrededor. Esto, puede llegar a formar hábitos fundamentales que serán indispensables para la vida.

 

¿Pero cómo se puede enseñar filosofía en el aula?

 

Enseñar filosofía no consiste en memorizar los nombres de pensadores o repetir frases de otros sin sentido, filosofar es el objetivo, puesto que al enseñarlo, el estudiante va a poder generar elementos que le permiten comprender mejor el mundo y el pensamiento humano. Esta, se puede trabajar en el aula a partir del planteamiento de dilemas morales, a través de diálogos reflexivos, la lectura de textos de toda índole y su análisis, los juegos de roles, el estudio de casos, entre otras maneras.

 

Enseñar a filosofar en el aula, trae muchas ventajas, entre las que se encuentran:

 

  • Permite indagar quienes somos
  • Desarrolla el hábito de pensar, ya sea de forma individual o con otras personas
  • Lleva a escuchar al otro
  • Permite desarrollar habilidades dialógicas reflexivas
  • Lleva a la pausa para la reflexión
  • Fortalece la inteligencia emocional
  • Desarrolla el pensamiento hipotético, crítico y lógico.
  • Genera mecanismos de argumentación
  • Despierta la curiosidad por las cosas que ocurren y el porqué
  • Desarrolla la capacidad de cuestionar la veracidad de los hechos y las afirmaciones
  • Mejora el vocabulario, la redacción y la forma de expresar ideas en general.

 

Es evidente entonces que enseñar filosofía, o mejor enseñar a filosofar a nuestro niños y jóvenes, es vital para la vida, no es una tarea compleja como se creía y si es una manera de llevarlos a comprender el mundo en el que deben vivir y con el que tienen que interactuar.

 

Foto de CT M. Tomada de Flickr