Moneda

Síganos

Tu carrito

Tienes (0) productos $0
ANUNCIO
web_banner_magisterio_1115x116_laura.png

Pensando en futuros formativos

Por Germán Pilonieta
Magisterio
13/12/2017 - 17:15
0
Foto de jannoon028. Tomada de Freepik

Como fruto de esfuerzos continuados de reflexión y búsqueda de caminos para pensar en formación de futuro, podemos aproximarnos hoy, con mayor claridad, a un panorama amplio y poderoso, en donde posiblemente las categorías formativas identificadas en el tiempo, adquieran pleno sentido, en un contexto como el que se plantea desde el nuevo milenio. Este primer tip, tratará de abordar una mirada a los procesos de formación de futuro, en el contexto de un emergente modelo formativo, en el que el nuevo maestro formador, sea el protagonista.

Para poder darle sentido a todo lo que se va a escribir de ahora en adelante, es partir de una contextualización, y en este caso la propuesta de educación de futuro debe tener un contexto. En este sentido, es preciso empezar por decir que la finalidad última de todo proceso formativo es el logro de la libertad humana, entendida esta, como el desarrollo de todo aquello que nos hace ser humanos. Para ello, la conquista de la “autonomía”, es por decir lo menos, un imperativo categórico, al cual se debe llegar mediante una serie de condiciones muy precisas, etapas y logros sucesivos, esto es , por medio de “procesos formativos muy bien diseñados” y desarrollados. Desde este horizonte vital y obviamente procesual, la categoría central axiológica más significativa y coherente es: formación , alrededor de la cual giran todas las demás categorías.

Desde la perspectiva de la educación, entendida como formación, y su eje axiológico, que es la autonomía, surge una categoría fundamental que el nuevo maestro debe conocer y dominar. Se refiere a la “personalización”, referida a la necesidad de encontrar, en los avances científicos, especialmente en las neurociencias cognitivas, las respuestas que antes no teníamos, en relación con lo que pasa, no solo en el cerebro humano, sino en todo lo que de este se deriva, como identidad, aprendizaje, habilidad3, reiteración, experiencia, personalidad, productividad, etc, que obviamente, cambian de definición, por tener un contexto diferente. Trabajo de reconceptualización que debe ser abordado por los equipos de maestros formadores. Este es pues una de las necesidades más importantes en torno del mejoramiento de la calidad formativa.

+Lea: Neurociencias en la educación de futuro

Hoy, neuroeducación, es reconocida como un campo científico importante, aunque no suficiente, en función de la comprensión de lo cognitivo, sobre todo, en relación con los nuevos conocimientos para el logro de mejores procesos4 formativos.

Neurociencias cognitivas, se convierte pues, en el primer fundamento conceptual de tipo estructural de un nuevo paradigma formativo y es desde allí, en donde se encuentran respuestas asertivas y científicas sobre los procesos de desarrollo de “habilidades, de aprendizaje”, de identidad, de personalización, de autonomía, etc, con apoyo de los avances del mundo digital, en tecnología, informática y las nuevas humanidades. Se trata de reconocer e identificar en cada quien, sus potencialidades, para desarrollarlas y también ubicar y reconocer los efectos negativos de la deprivación cultural , para superarlos.

Ahora bien, un docente o profesor, en vías de transformarse en un maestro formador, puede ir dando pasitos, en un inicio cortos y después mas largos, en torno de las transformaciones de sus creencias y la adquisición de nuevos conocimientos, que le permitan hacer cosas distintas para obtener resultados sorprendentes.

Teniendo inicialmente este referente como un fundamento estructural, (el de la neurociencia cognitiva), el proceso de formación y el papel del nuevo maestro formador, adquieren un nuevo sentido y le proporciona los factores y elementos necesarios (nunca suficientes) de orden conceptual, operacional y hasta instrumental, para poder realizar su acción profesional, que se identifica como un acto de mediación .

+Lea: Los cuatro pilares de la educación para el siglo XXI

La conclusión obvia de esta primera entrega, es reconocer la urgente necesidad de que quien quiera convertirse en un maestro formador de futuro, debe, necesariamente acercarse de manera seria y comprometida a los avances de las neurociencias cognitivas. Se trata de entrar en un proceso de reconceptualización, pues avanzar hoy no es por el camino de la metodología clásica y menos de la didáctica tradicional, y mucho menos en torno de las pretendidas estandarizaciones de las pruebas nacionales o internacionales o las innovaciones educativas La importancia está ubicada en el niño y en el joven concreto y situado y ello tiene que ver con darle vía y vida, a la categoría antes mencionada : la personalización.

ANUNCIO
banner_web_rim_digital.jpg

1. Por parte de los equipos de maestros formadores de ciclos formativos. Los cual supone y proceso continuo por ciclos flexibles de formación, y ya no por grados escolares con tiempos anualizados fijos en donde subyacen concepciones de seres humanos automatizados y estandarizados.

2. En años pasados no era posible, ni viable pensar en desarrollar esta categoría, pero, con los avances en tecnología, unidos a las neurociencias cognitivas, ya es posible hacerlo.

3. Definida desde las neurociencias como: un aislamiento neuronal, Cfr: Dan Coyle. Las claves del talento. Planeta ,Bogotá. 2010

4. En la Revista Internacional Magisterio N. 69, dedicada a neurociencias, exploramos algunas posibilidades muy significativas que de cierta manera reemplazan muchas de las viejas y caducas afirmaciones y suposiciones que integraban el componente de la pedagogía, sobre las cuales se monto la educación tradicional hoy ya caduca.

5.El modelo completo aparecerá próximamente en forma de novela en donde se aprecian casi todas la variables contempladas, bajo el título. CISNE 2. El plan general de formación y sus variaciones y demás serán descritas plenamente.

6.Cfr. Reuven Feuerstein. Modificabilidad estructural cognitiva. Se trata de los efectos negativos generados por la falta de exposición a las distintas fuentes de estimulación. Dicho de otra forma, falta de exposición a situaciones de formación. Síndrome didactogénico.

7. Mediar en este contexto significa diseñar y exponer a las personas en formación a situaciones de formación y esta fundamentado desde la Teoría de la Modificabilidad estructural cognitiva. MEC. Siempre se esta mencionando que los profesores y docentes deben ser formados de manera diferente y que además deben hacer otras cosas, pero cuando se quiere precisar de qué se trata, lo que uno encuentra es que las universidades hacen lo mismo de siempre, ya sea en pregrado como en postgrado y en los cursos de capacitación. Más de lo mismo.

+Lea: La neurociencia aplicada en la educación

Foto de jannoon028. Tomada de Freepik