Tu carrito

Tienes (0) productos $0
ANUNCIO
web_banner_1115x116_1_1.png

Pensar en lo cotidiano, preguntarse por la subjetividad y desarrollar el potencial político para la construcción de convivencia, paz y ciudadanía

Por Nudyered Consuelo Corredor Romero
Magisterio
21/06/2018 - 10:00
0
Foto de Pixabay

 Objetivos 

  Realizar un acercamiento a las acciones desarrolladas por los miembros de la Iniciativa Local de Paz (ILP) en vía de la construcción de su subjetividad política.
  Comprender los aspectos organizativos comunitarios generados a partir de la participación de los miembros de la ILP en los diferentes procesos y actividades lideradas por el Secretariado Nacional de Pastoral Social (SNPS).
  Reconocer las diferentes manifestaciones que dan cuenta de momentos y procesos que han afectado la construcción de la subjetividad política de los miembros de la ILP. 

Introducción

 Esta ponencia recoge hallazgos parciales del proceso de sistematización de ILP por la recuperación de la cuenca del río Rumiyaco, que se desarrolla en el municipio de Mocoa en el departamento del Putumayo. Este grupo es acompañado por el SNPS dentro de sus estrategias para la construcción de paz en el territorio nacional. Como ejercicio investigativo se ubica en el marco del programa “Sentidos y prácticas políticas de niños, niñas y jóvenes en contextos de vulnerabilidad en el Eje Cafetero, Antioquia y Bogotá: un camino posible de consolidación de la democracia, la paz y la reconciliación mediante procesos de formación ciudadana” desarrollado por el consorcio: Niños, niñas y jóvenes constructores de paz. en el cual se adelanta el proyecto denominado: “Las condiciones y modos de constitución de subjetividades políticas para la paz, en jóvenes de organizaciones interétnicas y feministas, con perspectiva intergeneracional” en Bogotá, Cundinamarca, Boyacá, Cauca, Huila y Putumayo en convenio con el SNPS.  

Aquí se presenta una mirada reflexiva relacionada con los cambios en las interacciones sociales, culturales y medioambientales que han desarrollado los participantes de la ILP, las nuevas propuestas de ser y de habitar el territorio a partir de las cuales se transforman, construyen sus subjetividades políticas y se fortalecen como sujetos y protagonistas de sus acontecimientos e historias actuales. A través del proceso de sistematización del que se desprende esta ponencia se dejan entrever las potencialidades de este grupo social, el cual de manera permanente contribuye al fortalecimiento de las prácticas de una sana convivencia comunitaria. Una característica diferencial de esta ILP es el reconocimiento que hacen del medio ambiente como parte integral de la comunidad y en cuya relación asumen una responsabilidad que les permite poner en práctica aspectos en suma relevantes desde los procesos formativos, tal es el caso del cuidado de la creación que se incorporan a sus dinámicas vitales para renovar las formas tradicionales en las que se relacionan con su entorno, mientras avanzan en la recuperación de la historia de los que ahora constituyen sus territorios y desarrollan prácticas encaminadas al logro de una autonomía alimentaria a través de la restauración de sus semillas nativas y de la tradición de los suelos. 

Construir lo cotidiano 

La ILP por la recuperación de la cuenca del río Rumiyaco, que se desarrolla desde el año 2010, cuenta con miembros provenientes de diferentes lugares del departamento e incluso de otros departamentos, que salieron de sus territorios por razones que sobrepasan su voluntad o deseo de permanecer, pero todas ellas relacionadas con formas de violencia causadas por los grupos armados legales e ilegales que operan en el país, y que llegan a estas tierras en condiciones de desplazamiento, encuentran un entorno similar al suyo, pero que no les es familiar del todo, sin embargo, estos pobladores descubren en estas nuevas tierras una oportunidad para salvaguardar su vida, la de sus hijos e hijas y traer consigo algunas pertenencias según lo narra una de sus integrantes: “Cuando uno se da cuenta que los de los grupos le comienzan a rondar a los hijos, es mejor irse preparando, agarrar lo que uno pueda y salir lo más rápido posible, ojalá de noche y sin hacer muchas bulla” (Comunicación personal, 2014), otra de las participantes, narra en forma sintética algunas de las estrategias que utilizan los grupos armados ilegales para reclutar a adolescentes y jóvenes: 

 

Comienzan a “ensalzarlos”, utilizan estrategias que les llama mucho la atención a los jóvenes como campeonatos de fútbol, les enseñan las armas, les permiten que las toquen. En Puerto Guzmán visitan los internados, les dicen cosas bonitas: que vayan, que allá tienen todo, que no van a tener que trabajar, comienzan a enamorar a las jóvenes; también les dicen que pueden ir a “catear9 ” y después pueden volver. Todos son engaños. (Comunicación personal, 2014) 

 

De esta manera, se posibilita la intervención en estos escenarios o realidades, que están dadas por lo que Berger y Luckmann (2003) llaman "aquí y ahora", y que sin duda, establece alcances y límites mediados por los acumulados y apropiaciones individuales a partir de lo que ya está dado, queriendo referir a la realidad; así, cuando un grupo de personas es convocado por un tercero en torno a un tema o idea que alguien más percibe como cotidianos, se comienzan a gestar lugares comunes que redundan en la búsqueda de una identidad que se amplía desde las convergencias o divergencias y que constituya una apuesta de construcción conjunta de una historicidad común. Es la oportunidad de recrearse en el otro, de dotar de sentidos esos lugares y momentos comunes que hasta ahora han sido parte del horizonte inamovible en el que transcurre la vida porque como afirma Martínez (2008): 

Las personas sólo hacen un alto para reflexionar cuando ven interrumpido el curso de su acción previsto; la aparición de un obstáculo en forma de problema obliga a parar, buscar y ensayar opciones que lleven a superar o evitar tal problema. (p. 45).

De ahí que estas personas que comparten la cotidianidad en un territorio nuevo, emprendan un camino en solitario, sin red familiar social o comunitaria; sus hábitos, costumbres y cultura deben adaptarse a las condiciones del nuevo contexto: cuando uno llega pues no conoce a nadie y a uno lo miran como feo, pero cuando la hermana Ana Blanca nos comenzó a visitar a cada casa para invitarnos al grupo de oración, pues allá empezamos a conocernos y a charlar. (Comunicación personal, 2013) .

Para los miembros de la ILP, la posibilidad de relacionarse con otros es muy importante, en ello que sea valiosa la concepción de González (2012), para quien el aspecto relacional permite ir sintiéndose parte de una comunidad e irse apropiando del nuevo territorio y comenzar a tejer nuevas redes en ese mundo o realidad compartida con los otros en el que se experimentan encuentros y desencuentros tan diferentes como las cosmovisiones de los sujetos individuales o sociales, de tal modo no se da una sola realidad, coexisten elementos comunes que hacen parte del mundo “común” que se habita y que se particulariza con los aportes singulares de cada sujeto, de cada vivencia y de cada momento cronológico, tanto así que situación experimentada más de una vez por un sujeto, puede ser elaborada por éste de manera disímil en favor de la circunstancia espacio temporal, afectiva, histórica o del ciclo vital en que se encuentre.

 Comprender y abordar lo cotidiano

 Se trata de la aceptación de que el conocimiento puede ser emergente, disímil, de acuerdo con las características y acumulados que posee cada sujeto, sus maneras de ser, de relacionarse y de habitar el mundo, configurándose como ser subjetivo. Cobra importancia el ser completo que transita como dirían Alvarado, Ospina, Botero y Muñoz (2008) “individualismo al reconocimiento de la subjetividad como expresión y expansión del sujeto histórico, social, político, que sólo puede darse entre el nosotros, en tramas complejas de intersubjetividad” (p.27) en las relaciones o interacciones entre un sujeto y los otros o aquello que pueda constituir lo otro y el reconocimiento de su entorno, su realidad siempre mediada por prismas que cada sujeto apropie o estructure como propuesta particular ante la cual asumir una posición frente a esa realidad que le es exterior, que se constituye como diferente y que no es una versión o una prolongación de sus características o de su existencia y que de acuerdo con Zemelman (2010): 

En este sentido, surgen diferentes tópicos desde esta exigencia de pensar la realidad conformada por espacios de despliegue, pues lo que llamamos dinámicas sociales son una manifestación de estos despliegues y de cómo se pueden transformar en diferentes tipos de capacidades de construcción. (p.357) 

En esa realidad es contundente la participación y reciprocidad manifiestas en las acciones de intercambio, de incidencia del contexto en las construcciones que los sujetos interiorizan y apropian desde su marco de referencia. Para exteriorizarlas luego de manera renovada ante la emergencia de posibilidades y marcos interpretativos de esa nueva realidad construida en colectivo y en la que aún el desacuerdo juega un papel fundamental como punto de partida que permite maneras interpretativas disimiles frente a una realidad común porque como dice González Rey: “la subjetividad es producción, no eco” 

ANUNCIO
banner_magisterio_336x280_1.jpg

Podría decirse entonces que actores, ambientes, momentos, relaciones, entre otros y sus interrelaciones, son variables que se enriquecen en la medida que favorecen el carácter generador de los sujetos, ya que cada vez que hacen parte de una circunstancia en común, tienen la oportunidad de presentar propuestas renovadas que redundan en la singularidad de cada una de ellas, aún dentro de marcos de acción predeterminados; reflejo de lo anterior en en palabras de Freire (2008) permite:

“Reconocer que somos seres condicionados, pero no determinados. Reconocer que la historia es tiempo de posibilidad y no de determinismo, que el futuro, permítanme reiterar, es problemático y no inexplorable” (p. 20). 

Vivir, comprender y transformar lo cotidiano 

En el mutuo reconocimiento en el que convergen los sujetos y su entorno, la ILP centra sus acciones en el tema ambiental, sus integrantes dicen haber aprendido que estar en paz con los demás, incluye también a la naturaleza, porque dependiendo de la relación que se tenga con ella, es posible conseguir bienestar y eso solo se logra uniendo esfuerzos. A partir del desarrollo de la metodología para la transformación social que enmarca el proceso que han adelantado con Pastoral Social, les surge el interés por el cuidado de la creación.

 El deseo y la posibilidad de participar en la construcción conjunta de nuevas y tal vez mejores posibilidades para sí mismos y para las generaciones venideras, es una de sus principales motivaciones, desde allí, emergen entonces temas como la soberanía y seguridad alimentaria, así como la recuperación de las semillas nativas, pues según Encuentro Nacional SNPS (2015) tener un alimento que sea sano, tramitar todo el proceso para la obtención del alimento desde la escogencia de las semillas a cultivar hasta la cosecha y la preparación de los alimentos, aprovechando el recurso natural disponible aprovechando la vocación agrícola del suelo, más que la imposición de otros cultivos y sistemas que no son acordes con la zona; se plantea la recuperación y la defensa de las semillas propias de la región, esta es una manera de hacer recuperación de la cultura y del restablecimiento de derechos referidos a la alimentación y su libre intercambio.

 Para el grupo de personas que integra la ILP emprender acciones en pro de la recuperación de la cuenca del río Rumiyaco representa el despliegue de todo su potencial de acción, de esas búsquedas individuales que son realizables cuando se establecen relaciones vinculantes con otros y con ese “otro” que también está conformado por el medio ambiente que les rodea, que les acoge y que ahora es su nueva realidad.

 Es claro que ningún proceso es suficiente ni se agota en sí mismo, sino que son los sujetos quienes le dan sentido en cuanto efectivamente pueden generar las acciones necesarias para transformar sus realidades. En el caso de esta ILP y en consonancia con la estrategia de intervención para la transformación social, del Secretariado Nacional de Pastoral Social, el horizonte está delineado a partir de un sueño o futuro deseado: 

Al año 2015 como lo muestra SNPS (2011) las veredas de la cuenca del río Rumiyaco cuentan con habitantes conscientes de la recuperación, protección y conservación del medio ambiente llámese flora, fauna, río y territorio, promoviendo: el adecuado uso del suelo mediante la utilización de los recursos orgánicos en huertas y fincas agroecológicas, familiares y manejo del potencial turístico, promoviendo la autonomía y la seguridad alimentaria, contribuyendo de esta manera al buen vivir. Este sueño se constituye así en un elemento central que define, construye y potencia el bien común de esta comunidad, futuro deseado, y que está pensado desde el fortalecimiento de capacidades de sus integrantes como autogestores de desarrollo; de esta manera, las dinámicas al interior del grupo sirven de semillero para la generación de sujetos que encaran cotidianamente sus realidades con la convicción de su papel protagónico ampliando sus horizontes comprensivos frente a los asuntos de la política y aquellos que tienen que ver con lo político, que les es propio y que Mouffe (2011) distingue como que:

 “lo político”, ligado a la dimensión de antagonismo y de hostilidad que existe entre las relaciones humanas, antagonismo que manifiesta como diversidad de las relaciones sociales, y “la política”, que apunta a establecer un orden, a garantizar la coexistencia humana en situaciones que son siempre conflictivas, pues están atravesadas por “lo” político. (pp.15-16).

 Referencias

 Alvarado, S., Ospina, H., Botero, P. y Muñoz, G. (2008). Las tramas de la subjetividad política y los desafíos a la formación ciudadana en jóvenes. Revista Argentina de Sociología, 6, (11). pp. 19-43.
 Berger, P. L. y Luckmann, T. (2003). La construcción social de la realidad. Buenos Aires, Argentina: Amorrortu.
 Freire, P. (2004). Pedagogía de la autonomía. Sao Pablo, Brasil: Paz e Terra S.A. González, F. (2012). La subjetividad y su significaciónpara el estudio de los procesos políticos: sujeto, sociedad y política. Subjetividades políticas: deafíos y debates Latinoamericanos. 
Martínez, B. (2008). La investigación en la cotidianidad social desde la fenomenología. Tiempo de Educar, 9 (17). pp. 35-56.
Secretariado Nacional de Pastoral Social (2011). Construcción de paz e incidencia política. [Informe]. Bogotá, Colombia.
Zemelman, H. (2010). Sujeto y subjetividad: la problemática de las alternativas como construcción posible. Polis. Revista de la Universidad Bolivariana, 9 ( 27), pp. 335-366. Mouffe, C. (1999). El retorno de lo político. Comunidad, ciudadanía, pluralismo, democracia radical. Barcelona, España: Paidós.

Tomado de:http://bienal-clacso-redinju-umz.cinde.org.co/IIBienal/memorias/Eje%205_.pdf
Pensar en lo cotidiano, preguntarse por la subjetividad y desarrollar 1891 el potencial político para la construcción de convivencia, paz y ciudadanía. pp  99-106.

Foto de Pixabay