Moneda

Síganos

Tu carrito

Tienes (0) productos $0
ANUNCIO
magisterio_bruno_kombi_cholulteca.png

Planeación curricular del oficio docente

Por Horacio Cabas V. , Por Paulina Hoyos R. , Por Santander Hoyos R.
Magisterio
11/04/2019 - 15:45
0
Foto de Adobe Stock

La planeación se constituye en la fase administrativa en que se trazan las líneas generales de lo que se desea realizar, previéndose de igual forma los métodos a emplear con el propósito de alcanzar los objetivos propuestos. Por su parte la organización alude al establecimiento de la estructura formal de autoridad, y en el caso específico de una institución educativa se concreta en la definición de los roles que juega cada uno de los miembros de la comunidad educativa.

La etapa administrativa siguiente es la dirección, que no es otra cosa que la tarea continua de tomar decisiones que se expresan en órdenes e instrucciones específicas y generales, orientadas a influir sobre las personas para que contribuyan a alcanzar los objetivos de la institución. Por último, el control consiste en verificar que el proceso docente educativo se vaya realizando de acuerdo con lo planeado.

El proceso docente educativo tiene lugar en la escuela, con el propósito de formar a las nuevas generaciones y en él, los estudiantes se educan e instruyen, es decir, se apropian de valores y desarrollan su intelecto, recibiendo los fundamentos de las ciencias y desarrollando habilidades y hábitos para expresar de la mejor manera su pensamiento.

+conozca el libro Retos para la construcción curricular

Un aspecto importante del proceso docente educativo tiene que ver con su carácter bilateral, ya que en él están presentes el profesor que dirige la  enseñanza y el estudiante que aprende, en continua interrelación.

En este proceso, dada su complejidad, se requiere una adecuada planificación, organización, dirección y control para alcanzar los objetivos propuestos.

En el P.D.E. constituye un aspecto importante la actividad cognoscitiva, entendida como el conjunto de acciones proyectadas con el propósito de lograr la independencia de los estudiantes que permite la asimilación, reproducción, producción y creación de conocimiento.

En la actividad cognoscitiva deben considerarse tres partes fundamentales: la orientadora, la ejecutiva y la de control. La primera informa las condiciones en que es necesario llevar a cabo la acción para que la actividad cognoscitiva se realice exitosamente. La parte ejecutiva comprende la realización de las transformaciones que experimenta el objeto de conocimiento, de tal manera que permita la formación de las habilidades previstas en los objetivos. La parte de control es inherente a la comprobación, a través de todo el proceso, de los objetivos esperados en los diferentes momentos que comprende el desarrollo de la acción cognoscitiva.

A nivel de la planificación, organización, dirección y control del proceso docente educativo tiene una importancia capital la planeación de la asignatura, que es la forma del trabajo docente-metodológico previo a la realización del trabajo docente, en la cual los educadores planifican y organizan los elementos fundamentales que garanticen el éxito al impartir la asignatura. La planeación de la asignatura comprende el análisis y precisión de los objetivos científicos derivados de los objetivos generales y parciales el enfoque científico del contenido, la utilización de los métodos y materiales curriculares a emplear, el control y evaluación del aprendizaje, las formas organizativas del proceso docente y la orientación del trabajo independiente de los estudiantes.

+Lea: El currículo y los modelos pedagógicos

Desde el punto de vista didáctico metodológico, las asignaturas para su desarrollo se dividen en unidades, las cuales hacen posible la determinación de los objetivos de la misma y con ello permiten también establecer la contribución de cada clase al cumplimiento de dichos objetivos. Para el desarrollo de las unidades del programa es importante tener en cuenta su análisis metodológico, que contempla la distribución del contenido, del tiempo, selección de los materiales curriculares, al igual que otros aspectos organizativos que contribuyan a garantizar el éxito del P.D.E.

ANUNCIO
inteligencia_emocional_v2_1.png

Las unidades se desglosan en clases, cuya planeación resulta trascendental para el éxito de la enseñanza. Para ello, la planeación previa es decisiva, por lo que se recomienda la elaboración de los planes de clase. Esta actividad debe ser individual, pues se tiene en cuenta las particularidades de los  estudiantes.

A continuación, se sugieren algunas consideraciones para un buen planeamiento de las clases:

a. Cada clase es un eslabón importante del P.D.E, cuya unidad tiene un carácter relativo, ya que si bien es cierto que es necesario que se cumplan los objetivos de cada una de las clases, esto sólo se logra con el apoyo de los logros alcanzados en clases anteriores, que constituyen la base para la asimilación del nuevo contenido, así como los resultados que se obtengan constituyen antecedentes para el logro de objetivos de clases futuras.

b. La función principal de todo maestro es lograr el aprendizaje de los estudiantes para lo cual asume la dirección de promover las actividades necesarias para que al final de la clase todos los estudiantes hayan alcanzado los objetivos propuestos.

c. La dirección adecuada del proceso supone la definición de la situación que ha de crearse en cada momento, de tal manera que se emplean las funciones didácticas necesarias, sin perder de vista que se debe controlar constantemente los resultados alcanzados. Solamente se debe avanzar cuando el maestro esté seguro de que ha tenido éxito en el logro de lo propuesto. En el proceso docente educativo se determinan las tareas didácticas conjuntamente con la definición de los contenidos; entre ambas existe una estrecha relación, ya que cuando se establecen los pasos intermedios del contenido de la clase se considera la tarea didáctica que le corresponde a cada uno.

La orientación hacia el objetivo, no puede ser una actividad mecánica que circunscriba a formular al educando el objetivo escrito en el plan de clases por lo que hay que considerar detenidamente las actividades y el vocabulario mediante los cuales se logrará que los estudiantes comprendan qué se espera de ellos en la clase y con cada actividad de la misma.

Título: Currículo y planeación educativa. Autor: Hoyos R. Santander E., Hoyos R. Paulina E., Cabas V. Horacio A. pp.118-123

Foto de Adobe Stock