Moneda

Síganos

Tu carrito

Tienes (0) productos $0
ANUNCIO
web_banner_magisterio_1115x116_gladys.png

Prevención y atención temprana de desórdenes músculo-esqueléticos relacionados con extremidades superiores en docentes

Por Ariana Tavera Ochoa , Por Gonzalo Eduardo Yepes Calderón , Por July Patricia Castiblanco Aldana
Magisterio
20/06/2017 - 15:45
0
Foto de Javier Carpio. Tomada de Flickr

Este artículo presenta la importancia de identificar los riesgos asociados con desórdenes músculo- esqueléticos de extremidad superior (DME–ES), una de las enfermedades con mayor prevalencia, que afecta la calidad de vida, reduce la productividad, produce incapacidad temporal o permanente e inhabilita para la ejecución de tareas a la población docente.

 

Aquí se resaltan factores de prevención y cambios en los hábitos, lo cual es un reto en el que debe aportar no solo el docente como trabajador sino también la institución, los directivos y los administradores del gasto del sistema educativo.

 

Este tema, su estudio y difusión es de gran importancia, ya que los desórdenes aquí estudiados son degenerativos e irreversibles una vez se adquieren.

 

Palabras clave: desorden músculo-esquelético, extremidades superiores, riesgo, docente.

 

En el marco de las políticas orientadas por parte del Estado hacia la modernización, en las que la educación debe garantizar mayor cobertura y calidad (Sanchéz, 2013), el bienestar integral del maestro como fundamento para el cambio y mejoramiento de la calidad educativa implica una garantía de las condiciones de salud, la cual está altamente influida por los factores de riesgo laboral y alteraciones ambientales que intervienen en el deterioro o mejoramiento de su calidad de vida y desarrollo profesional (Peña, 2011).

 

La educación es uno de los procesos sociales que permite el desarrollo económico de un país. En su mayor parte, el sector docente se comporta como una de las categorías más significativas de empleados asalariados (Ministerio de Educación Nacional, 2010). Para el año 2010, en Bogotá, tan solo el sector oficial contó con 27.818 docentes, los cuales educaron a más de un millón y medio de estudiantes (Peña, 2011).

 

Según el informe de gestión del año 2014 presentado por el Fondo Nacional de Prestaciones Sociales del Magisterio, en términos de morbilidad en la población docente activa laboralmente, se identificó que riesgos como los psicosociales, los desórdenes músculo-esqueléticos y el sobreuso de la voz fueron prevalentes durante los años 2014 y 2013 (Prestacionales, 2014).

 

+Conozca el libro La seguridad y la salud en el trabajo de los educadores. Lo que todo directivo docente y educador debe saber sobre su seguridad y salud en el trabajo

 

Una las principales condiciones generadoras de enfermedades en esta población son las condiciones ergonómicas inadecuadas, relacionadas con sobrecargas de trabajo cuantitativas y cualitativas, manipulación de materiales, trabajos con videoterminales y mobiliarios de trabajo inadecuados e insuficientes, lo que genera posturas mantenidas por el uso de las tecnologías de la información y la comunicación, herramientas dinamizadoras del aprendizaje, pero que llevan a alteraciones en los segmentos corporales como la espalda y los miembros superiores con mayor frecuencia (Sánchez, 2014); además de condiciones ambientales como una mala iluminación y ruido, que dificultan el desarrollo de las tareas.

 

En los docentes, la sobrecarga de trabajo de tipo cualitativo se da por la variedad de tareas que deben ejecutar, como la corrección de exámenes y trabajos presentados por los estudiantes, la actualización y las actividades curriculares anexas a su desempeño profesional, que demandan tiempos extras y generan agotamiento no solo psicológico sino físico (Cebria, 2005).

 

En las diferentes instituciones se cuenta con programas específicos de riesgo ergonómico, pero las acciones de diagnóstico temprano del riesgo músculo-esquelético son pocas y en ocasiones nulas por la falta de definición y acción de los responsables para generar correctivos.

 

+ Lea: Educación para la salud: enfoque en los comportamientos saludables

 

Riesgos ocupacionales en docentes

La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) define las condiciones de trabajo de los(as) docentes como un amplio escenario donde convergen un conjunto de dimensiones sociales, personales y físicas, en la cuales laboran; y la salud como un concepto social, psicológico y biológico que influye de modo determinante en la manera como los docentes acuden a trabajar (Unesco, ONU, 2005). Estudios internacionales muestran los problemas músculo-esqueléticos como una de las principales alteraciones que afectan a los docentes en su ejercicio profesional.

 

La Oficina Regional de Educación para América Latina y el Caribe (Orelac) y la Unesco desarrollaron en el año 2005 un estudio sobre las condiciones de trabajo y salud docente en Chile, Argentina, Ecuador, Perú, Uruguay y México; algunos de los resultados encontrados fueron el predominio de formas de trabajo tradicionales, como “hablar mucho forzando la voz” y “estar de pie muchas horas” (Unesco, 2005). Al comparar ese estudio, se puede apreciar que los casos de desórdenes músculo-esqueléticos ocupan un lugar importante en la priorización de acciones para prevenir patologías en docentes.

 

En general, la población de docentes en los diversos centros de enseñanza se exponen a condiciones de trabajo relacionadas con las actividades de formación y administración, entre las que se encuentran la exposición a factores físicos contaminantes; iluminación deficiente; problemas locativos generadores de resbalones, caídas y alteraciones ergonómicas debido a las deficiencias en el diseño del mobiliario y de los espacios de trabajo (Goméz, 2008, citado en Pinilla, 2011).

ANUNCIO
banner_web_rim_digital.jpg

 

En la actualidad, en Colombia la enfermedad profesional se define como todo proceso patológico que se adquiere como resultado de la exposición a factores de riesgo inherentes a la actividad laboral (Pinilla, 2011). En la población trabajadora docente se describen múltiples enfermedades ligadas a las exposiciones ocupacionales, que van desde alteraciones de la voz, patologías cardiovasculares, trastornos mentales y desórdenes músculo-esqueléticos (Goméz, 2008).

 

+Lea: La seguridad social y salud en el trabajo docente

 

En Colombia, en el departamento de Antioquia, se reveló que para el primer trimestre del año 2004, las enfermedades más prevalentes en profesores fueron: los trastornos cardiovasculares, las lesiones músculo-esqueléticas, los problemas gastrointestinales, las enfermedades infecciosas y las enfermedades mentales (Castro y Sánchez, 2013).

 

Otro estudio, realizado en la Universidad Nacional de Colombia, sede Bogotá, indicó que la docencia se considera un factor de riesgo para la salud; pero a pesar de que estos profesionales constituyen una importante fuerza laboral del trabajo del país, los esfuerzos de salud y seguridad en el trabajo se han desarrollado solo en acciones puntuales, sin impacto significativo en las condiciones de trabajo (Lozada, 2005).

 

Asimismo, un estudio llevado a cabo con docentes vinculados a la Secretaría de Educación de Bogotá encontró que los maestros describieron las instalaciones locativas como deficientes, en especial las salas de profesores, las paredes y la infraestructura sanitaria; se describieron también los aspectos de bienestar docente, que por su carencia generan apatía a la ejecución de actividades y programas enfocados a mejorar el bienestar, aunque reconocieron que cuando se efectuaban acciones medibles y verificables en el tiempo, esta actitud mejoraba (Vargas, 2007, citado en Castro y Sánchez, 2013).

 

+Conozca el libro Salud, educación y calidad de vida. De cómo las concepciones del profesorado inciden en la salud

 

Desórdenes músculo-esqueléticos (DME)

Según la federación de trabajadores de España, las alteraciones músculo-esqueléticas configuran uno de los grupos de enfermedades laborales de mayor relevancia, en las que, como consecuencia del desarrollo de sus actividades, uno de los colectivos más afectados es el profesorado.

 

Los desórdenes músculo-esqueléticos han sido definidos por el Instituto Nacional para la Seguridad y Salud Ocupacional (Nlosh) como “un grupo de condiciones que involucra a los nervios, tendones, músculos y estructuras de soporte como los discos intervertebrales” (Vargas Porras, 2013). A su vez, la Organización Mundial de la Salud (OMS) precisa que los DME hacen parte de un grupo de condiciones relacionadas con el trabajo.

 

En relación con las enfermedades del sistema músculo-esquelético, la Conferencia Internacional del Trabajo realizada en 2002 precisó que son aquellas enfermedades causadas por ciertas actividades laborales o por factores de riesgo presentes en el ambiente de trabajo (Vargas Porras, 2013).

 

Uno de los aspectos a destacar es que los efectos nocivos de la mayoría de estas patologías se manifiestan en el docente al cabo de mucho tiempo del inicio de la acción de los factores desencadenantes, lo que se entiende como el factor de “desgaste de la salud del docente”.

 

Los factores desencadenantes también son muy variados, pero destacan: el estrés, la tensión, el sedentarismo laboral, los hábitos posturales incorrectos, generalmente acompañados de movimientos repetitivos o los factores psicosociales, es decir, las condiciones de trabajo directamente relacionadas con la organización del centro docente y la forma como se ejecutan las tareas.

 

Recomendaciones

Es de gran importancia detectar los signos y síntomas característicos de las alteraciones físicas, ya que esto permite encaminar acciones que conduzcan a la mitigación de las secuelas y a la prevención de la aparición de patologías relacionadas, dado el alto grado de desconocimiento por parte de los trabajadores de los síntomas, por lo que pasan en su mayoría como enfermedades de origen común.

 

Se requiere implementar un sistema que abarque todas las regiones anatómicas relacionadas con los desórdenes músculo-esqueléticos, como las extremidades superiores, las inferiores y la zona lumbar.

 

Este tipo de estrategias debe ir acompañado de una exploración previa de las situaciones de trabajo, en busca de que los espacios sean adaptables y no estáticos, y de que consideren la dinámica propia de las instituciones de educación.

 

De manera adicional, es importante confrontar con las estadísticas de ausentismo laboral por causas médicas relacionadas con DME-ES y los indicadores de productividad relacionados con la presencia de estos eventos, además de un análisis económico que pueda registrar el costo del ausentismo laboral causado por reemplazos.

 

Las recomendaciones plasmadas en el informe del examen de ingreso expedido por el médico ocupacional ayudarán al empleador a la identificación de docentes con riesgo aumentado de adquirir patologías, ya sea por anormalidades hereditarias, hormonales, susceptibilidad y/o estilo de vida y le pondrán alerta acerca de una actuación inmediata en prácticas preventivas dirigidas hacia los factores de riesgo.

 

Referencias

Castro, C. M.; Sánchez, A. I. (2013). Salud y Trabajo de Docentes de Instituciones Educativas Distritales de la Localidad Uno de Bogotá. Avances en Enfermería, Vol. 31(No. 2), 30-42.

Cebria, J. A. (2005). El síndrome de desgaste profesional como problema de salud pública. Gac Sanit (Online), 19(16). Recuperado el 04 de 09 de 2015

Federación de Trabajadores de la Enseñanza. (s. f.). Enfermedades asociadas a la docencia lesiones músculo-esqueléticas. Recuperado el 03 de 09 de 2015, Disponible en: http://riesgoslaborales.feteugt-sma.es/p_preventivo/documentos/Lesiones.pdf

Goméz, V. (2008). Factores psicosociales del trabajo y su relación con la salud percibida y la tensión arterial: un estudio con maetros escolares en Bogotá. Segundo Foro de las Americas en Investigación.

Guerrero, A. M.; Gómez, M. P. (2015). VIII Estudio Nacional de Dolor 2014. Bogotá: Asociación Colombiana para el Estudio del Dolor.

Leguízamo, M.; Ramos, J.; Ribero, A.; Hernández, G. (2015). Prevalencia de desordenes músculo-esqueleticos y su asociación con factores ergonómicos en trabajadores admisitrativos de una institución educativa de nivel superior. Bogotá: Universidad del Rosario.

Lozada, A. (2005). La docencia: un riesgo para la salud. Revista en Enfermería, XXIII, 18-30.

Ministerio de Educación Nacional. (2010). Sistema de Información Nacional de Educación Basica y Media. Bogotá. Recuperado el 22 de 09 de 2015, de www.sineb.mineducación.gov.co

Ministerio de Protección Social, Ana María Gutiérrez Strauss (2008). Guia técnica de sistema de vigilancia epidemiológica en prevención de desórdenes músculo-esqueléticos en trabajadores en Colombia. Bogotá: Ministerio de Protección Social .

Ministerio de Protección Social (2006). Guia de atención integral basada en la evidencia para hombro doloroso (Gati-HD), Relacionado con factores de riesgo en el trabajo. Bogotá: Ministerio de la Proteccion Social Republica de Colombia.

Ministerio de la Protección Social (2006). Guia de atención integral basada en la evidencia para desórdenes músculo-esqueléticos (DME). Bogotá: Ministerio de la Protección Social.

Peña, O. P. (2011). Estudio descriptivo tipo serie de casos: distribución de diagnosticos y su relación con los factores demograficos en docentes del magisterio en 2010. Bogotá: Universidad del Rosario.

Pinilla, M. I. (2011). Estudio descriptivo tipo de casos: distribución de diagnóstico y su relación con los factores demográficos en docentes del magisterio en 2010. Bogotá: Universidad del Rosario, Escuela de Medicina y Ciencias de la Salud.

Sánchez, C. M.; Muñoz Sánchez, A. I. (2013). Salud y trabajo de docentes de instituciones educativas distritales de la localidad uno de bogotá. Bogotá s. e.

Sánchez, Y. C. (2014). Riesgo osteomuscular y factor de riesgo ergonomico, una vision integrada en docentes. Salud, Historia, Sanidad (9(1):70-83), 70. Recuperado el 03 de 09 de 2015, de http://www.shs.histosaluduptc.org

Unesco, O. (2005). Condiciones de trabajo y salud docente; otras dimensiones del desempeño profesional, estudios de casos en Argentina. Chile, Ecuador, Mexico, Perú y Uruguay. Santiago de Chile: De la Oficina Regional de Educación para America Latina y el Caribe(Orelac).

Vargas Porras, O. R. (2013). Lesiones osteomusculares de miembros superiores y región lumbar: caracterización demografica y ocupacional. Enfermería Global, Revista Electronica Trimestral de Enfermeria, 12(32). Disponible en: http://revistas.um.es/eglobal/article/viewFile/157351/153051

Vargas, A. (2007). El trabajo como factor de influencia en el proceso salud-enfermedad de los docentes de la Secretaría de Educación del Distrito. Bogotá: Universidad Nacional de Colombia. Facultad de Medicina. Instituto de Salud Pública.

 

Los autores

Ariana Tavera Ochoa. Especialista en salud y seguridad en trabajo.

July Patricia Castiblanco Aldana. Candidata a magister en defensa de los derechos humanos y magister en educación.

Gonzalo Eduardo Yepes Calderón. Magister en Salud Ocupacional.

 

Foto de Javier Carpio. Tomada de Flickr