Tu carrito

Tienes (0) productos $0
ANUNCIO
web_banner_1115x116_1.png

Programación neurolinguística del aprendizaje

Magisterio
16/05/2018 - 11:30
0
Foto de rawpixel on Unsplash

La programación neurolingüística (PNL) nació por iniciativa de John Grinder (psicolingüista) y Richard Bandler (matemático, psicoterapeuta, gestaltista) a principios de la década de los años setenta (Cruz, 1998).

El poder de comunicarse de manera efectiva con las personas permite expandir y enriquecer los modelos del mundo que se tienen según las experiencias personales vividas. Lograrlo tiene un solo objetivo: buscar que la vida sea más rica, satisfactoria y provechosa. En este sentido también se puede lograr un aprendizaje eficaz, aplicando las técnicas de la Programación Neurolingüística.

Lo anterior permite que la conducta sea concebida como consecuencia de complejos procesamientos neurofisiológicos de la información percibida por los órganos sensoriales, los cuales son representados, ordenados y sistematizados en modelos y estrategias, a través de sistemas de comunicación como el lenguaje. Esos sistemas tienen componentes que hacen posible la experiencia y pueden ser intencionalmente organizados y “programados” para alcanzar ciertos propósitos.

Bandler y Grinder (citados por Sambrano, 2000b, 10), logran definir tres aspectos con respecto al término PNL:

• Programación: se refiere al proceso de organizar los elementos de un sistema (representaciones sensoriales), para lograr resultados específicos.
• Neuro: (del griego Neurón, que quiere decir nervio) representa el principio básico de que toda conducta es el resultado de los procesos neurológicos.
• Lingüística: (del latín Lingua, que quiere decir lenguaje), indica que los procesos nerviosos están representados y organizados secuencialmente en modelos y estrategias mediante el sistema del lenguaje y la comunicación.

+Lea: Neurociencias en el ámbito educativo. Estilos cognitivos y estrategias de aprendizaje

Robbins (citado por Cruz, 1998, 346), también aporta un concepto significativo sobre la PNL al considerar que es el estudio de cómo el lenguaje, tanto el verbal como el no verbal, afecta el sistema nervioso, es decir, que a través del proceso de la comunicación se puede dirigir el cerebro para lograr resultados óptimos.

La PNL es el estudio de la excelencia humana, puesto que da la oportunidad de crecer continuamente en los aspectos emocionales, psicológicos, intelectuales, artísticos, sociales y económicos; al mismo tiempo, contribuye en forma positiva con el progreso de los demás. Estos aspectos tienen un alto valor en el campo educativo, porque de allí parte la idea de utilizar la PNL como herramienta estratégica para mejorar la eficacia del proceso de enseñanza-aprendizaje.

La programación neurolingüística parte de los fundamentos de la teoría constructivista, la cual define la realidad como una invención y no como un descubrimiento. Es un constructo psíquico de Grinder y Brandler basados en el hecho de que el ser humano no opera directamente sobre el mundo real en que vive, sino que lo hace a través de mapas, representaciones y modelos, a partir de los cuales genera y guía su conducta. Estas representaciones que además determinan el cómo se percibe el mundo y qué elecciones se percibirán como disponibles en él, difieren necesariamente de la realidad a la cual representan. Esto es debido a que el ser humano, al transmitir su representación del mundo, tiene ciertas limitaciones, las cuales se derivan de las condiciones neurológicas del individuo, de la situación social en que vive y de sus características personales (Sambrano, 2000a).

+Lea: 5 consejos para estimular los dos hemisferios cerebrales a la luz de la neurociencia

Para el abordaje de dichos procesos, la PNL se apoya en el modelo más explícito y completo del lenguaje natural humano, la gramática transformacional representada por Noam Chomsky y en especial en los conceptos de:

ANUNCIO
banner_web_336x280_1_2.png

• Estructura superficial que consiste en lo que el hablante dice realmente
• La estructura profunda, es lo que el hablante piensa y quiere manifestar

Características de la Programación Neurolingüística

• Trae consigo la posibilidad de ayudar al ser humano a crecer, dando como resultado una mejor calidad de vida.
• Presenta un enfoque práctico y potente para lograr cambios personales debido a que posee una serie de técnicas que se asocian entre sí para lograr una conducta que se quiere adquirir.
• Se concibe como una poderosa herramienta de comunicación, influencia y persuasión, puesto que, a través del proceso de comunicación, se puede dirigir el cerebro para lograr resultados óptimos.
• Es esencialmente un modelado. Los especialistas que desarrollaron la PNL estudiaron a quienes hacían las cosas de manera excelente, encontraron cuál era su fórmula y proporcionaron los medios para repetir la experiencia.
• La PNL es una actitud. La actitud de “voy a lograrlo” con unas enormes ganas indetenibles.
• Va más allá de un simple conjunto de herramientas. Se origina a partir de la lingüística, la terapia gestalt, la semántica general, análisis transaccional, dominio corporal, cognitivo y emocional (Sambrano, 2000a).

Aplicabilidad de la Programación Neurolingüística

De acuerdo con Sambrano (2000b), el cerebro de los individuos tiene sus propias particularidades, no hay dos que sean exactamente iguales. En este sentido, a continuación presentamos una breve explicación de la aplicabilidad de la PNL, específicamente en el campo educativo.

En el proceso de aprendizaje, el uso de estrategias que estimulen el hemisferio derecho puede significar la diferencia entre éxito y fracaso. Es válido porque insta al individuo para que trabaje de modo antagónico con su estilo de aprendizaje, respetando sus posibilidades. La mayoría de los individuos son entrenados para usar casi exclusivamente el hemisferio izquierdo, es decir, para que ejecuten procesos lineales y con pocos estímulos para desarrollar sus capacidades del hemisferio derecho. De allí que tienda a confiar en un número limitado de estrategias, encontrándose en desventajas en situaciones que exigen una gama más amplia de capacidades intelectuales. Los hemisferios cerebrales funcionan de manera diferente y eso permite ampliar tanto el concepto de los procesos intelectuales como verbales y analíticos, considerar las capacidades humanas y aprovechar ambos hemisferios. Su funcionamiento complementario le confiere a la mente poder y flexibilidad. Ambos están implicados en procesos cognoscitivos muy altos.

Referencias:
Cruz, J. (1998). Hacia una pedagogía de la excelencia. México DF: Trillas.
Sambrano, J. (2000b). Programación neurolingüística para todos. Un modelo de excelencia. México DF: Alfaomega.
Sambrano, J. (2000a). Cerebro: manual de uso. México DF: Alfaomega.

Título tomado del libro: La estrategia en el aprendizaje. Autor: Moisés Huerta. pp. 122-125

Foto by rawpixel on Unsplash