Moneda

Síganos

Tu carrito

Tienes (0) productos $0
ANUNCIO
magisterio_bruno_kombi_cholulteca.png

¿Qué competencias debe desarrollar el docente-innovador en el siglo XXI?

Por José María Ruiz Ruiz
Magisterio
23/11/2016 - 15:00
0
Foto de ANSES. Tomada de Flickr

El nuevo profesional, con mayor reconocimiento social, debe desarrollar una actitud constructiva y creadora en su nueva forma de hacer y desarrollar la innovación en las instituciones formales y no formales, que incida en su manera de enseñar, y contraste la teoría y la práctica educativa a partir de la reflexión y el desarrollo de actitudes colaborativas y compartidas. Este trabajo integra toda una serie de conocimientos, capacidades, habilidades-destrezas, actitudes y técnicas. Según, Tejada (1998, actualizado por Ruiz, J. M. 2012), estas son:

 

  • Conocimiento del entorno.
  • Capacidad de reflexión sobre la práctica.
  • Actitud autocrítica y evaluación profesional.
  • Capacidad de adaptación a los cambios (flexibilidad).
  • Tolerancia a la incertidumbre, al riesgo y la inseguridad.
  • Capacidad de iniciativa y toma de decisiones.
  • Poder-autonomía, para intervenir.
  • Trabajo en equipo.
  • Voluntad de auto-perfeccionamiento.
  • Compromiso ético profesional.
  • Capacidad de empleabilidad.
  • Dominio técnico de lo que implican el desarrollo de las innovaciones.
  • Competencia de planificación y gestión de una innovación.
  • Resistencia a la frustración.

 

+Te puede interesar: Curso virtual de preparación para el concurso docente

 

La función del profesor y sus roles dentro de la institución dependerán directamente de las características de la misma institución.

 

  • Contexto sociocultural: es el nivel más amplio. La dependencia de la función docente viene determinada por cuanto el profesor-la escuela, en términos amplios, tiene encomendada la integración del alumno en lo social (socialización).
  • Contexto institucional: la institución escolar goza de toda una estructura organizativa que influye directamente en la actuación del profesor.
  • Contexto instructivo: es en este contexto donde el profesor adquiere mayor protagonismo desde una perspectiva didáctica; por algo es el responsable directo de la creación de un clima social donde la interacción es fundamental en el proceso enseñanza aprendizaje.
  • Del sistema de relación, del contexto y del clima que inciden en las diferentes situaciones determinantes de los aprendizajes.
  • De las funciones del profesorado en un planteamiento curricular integrador.

 

+Conozca el libro Competencias pedagógicas. Autoevaluación docente. Instrumento para mejorar el desempeño del educador

 

ANUNCIO
inteligencia_emocional_v2_1.png

El profesorado que pretendemos formar debiera aproximarse lo más posible al profesorado que queremos: tomamos como referencia el modelo de formación propuesto en cada contexto relacionado con el proceso formativo que se lleva en el centro educativo donde se enseña, en relación a los valores de la comunidad socioeducativa. Estas son algunas pautas que lo definen:

 

En relación a sí mismo

 

  • Una imagen positiva de sí mismo, pues proyectamos la imagen que tenemos de nosotros mismos.
  • Disposición para valorar lo positivo de las personas, situaciones y sucesos.
  • Tendencia a la superación y auto-formación.
  • Creer en la creatividad personal.
  • Actitud para aprender del medio y de los errores.

 

 

+Lea La formación del maestro. Una mirada desde la investigación y las dinámicas del futuro

 

En relación al proceso formativo

 

  • Que tenga una visión coherente y clara del tipo de persona y ciudadano que ha de formar.
  • Poseer una fuerte conciencia de unos cuantos principios: he aquí una propuesta concreta de lo que podría ser una epistemología o teoría de la enseñanza basada en la formación para el cambio.
  • Integración conceptual, curricular y personal. Integrar saberes a través de experiencias o proyectos globalizadores, integrar estrategias y evaluación en propuestas polivalentes, adaptativas, contextualizadas, esto es, acercar la unidad y la pluralidad en acciones integradas.
  • Colaboración y trabajo conjunto, tanto del profesorado como del alumnado.
  • Interacción. Es el concepto que mejor define nuestro enfoque de la enseñanza; es el intercambio de cualidades, capacidades, condiciones, relaciones, etc., que nos rodean. Una de las manifestaciones de esta interacción está en compartir.
  • Búsqueda de la calidad.
  • El cambio como organizador conceptual. El cambio debiera ser, para el docente en formación, una actitud, un lenguaje, un nuevo instrumento conceptual. La formación hemos de entenderla no en sentido de asimilación de contenidos, sino de cambio de significados, de ampliación de conciencia. Formar es desarrollar la conciencia personal y social de cuanto nos sucede.

 

+Conozca la revista Formación docente

 

Referencia

Ruiz Ruiz, J.M (1998) La evaluación en el proceso de enseñanza/aprendizaje en la ESO. Canarias: CEP de Santa Cruz de la Palma

 

 

Título tomado del libro: Cómo mejorar la institución educativa. Evaluación de la innovación y del cambio educativo: análisis de casos. Autor: José María Ruíz Ruíz. pp: 73-75

 

Foto de ANSES. Tomada de Flickr