Moneda

Síganos

Tu carrito

Tienes (0) productos $0

ANUNCIO 2b0fc510-d899-4c26-bf7c-5bac51c05056_0.jpg

¿Qué es la enseñanza?

Magisterio
03/03/2020 - 10:15
0
Foto de Freepik

La concepción de enseñanza ha sufrido sucesivos cambios a partir de la influencia de los modelos pedagógicos predominantes. Así, en la pedagogía tradicional, la enseñanza es la tarea central del docente, mediante la cual trasmite a sus alumnos conocimientos particulares y busca el aprendizaje por memorización, a través de un proceso continuo de reproducción de dichos saberes. Bajo este modelo, el profesor instruye a sus estudiantes en lo que sabe; es decir, estos aprenden del maestro. Después de cada periodo, él evalúa el grado de retención de los conocimientos enseñados. Para nada requiere el conocimiento profundo ni la comprensión cabal de las leyes de desarrollo cognitivo o ético-actitudinal de los futuros profesionales (De Zubiría y De Zubiría, 1994, 68).  

La enseñanza es entendida actualmente como un proceso de ayuda a la construcción que llevan a cabo los discentes. En la perspectiva constructivista, busca ajustar el tipo y la intencionalidad de ese apoyo en proporción de las vicisitudes del proceso de elaboración de significados (Coll et ál., 1996, 77).  

El concepto de enseñanza se complementa cuando es considerado como un proceso de organización de la actividad cognitiva de los escolares, cuando implica la apropiación, por parte de estos, de la experiencia histórico-cultural y la asimilación de la imagen ideal de los objetos, 

Otro concepto importante es el expresado por Monereo, Castello, Clariana, Palma y Pérez (2001, 49), quien precisa que enseñar se refiere a la acción de comunicar algún conocimiento, habilidad o experiencia a alguien, con el fin de que lo aprenda, empleando para ello un conjunto de métodos, técnicas, en definitiva, procedimientos que se consideran apropiados. Agrega que esta noción es perfectamente aplicable a la función mediadora que realizan los adultos con los miembros más jóvenes de la comunidad. Aun cuando esta enseñanza carezca del rigor teórico, sistematización metodológica e intencionalidad educativa, estos aspectos deberían caracterizar la práctica profesional.  

+Lea: El coraje de enseñar y la coherencia educativa

La orientación y guía del profesor —es decir, la enseñanza— aparecen en realidad como un refuerzo al proceso de asignación de significados y de atribución de sentido que caracterizan al aprendizaje escolar. La relación entre ese apoyo y los resultados correspondientes no son, por tanto, lineales ni mecánicos, sino que siempre aparecen mediados por la actividad mental constructiva del alumno (Coll et ál., 2000, 25).  

Sin embargo, la función de la enseñanza no puede estar reservada solo al docente, sino a cualquier persona con capacidad para influir en los demás. El concepto de enseñanza se complementa cuando es considerado como un proceso de organización de la actividad cognitiva de los escolares, cuando implica la apropiación, por parte de estos, de la experiencia histórico-cultural y la asimilación de la imagen ideal de los objetos, su reflejo o reproducción espiritual, lo que mediatiza toda su actividad y contribuye a su socialización y formación de valores. Con estos aspectos adicionales, la enseñanza cumple tres funciones: instructiva, educativa y desarrolladora, en cuyo proceso debe manifestarse la unidad entre la instrucción y la educación (Silvestre y Zilberstein, 2001a, 13).  

ANUNCIO
banner_web_rim_digital.jpg

La enseñanza y el aprendizaje constituyen un proceso regido por leyes concatenadas: pedagógicas, psicológicas, lógicas, filosóficas, entre otras, las cuales interactúan y se condicionan mutuamente. Los educadores deben conocer tales leyes, a efectos de desarrollar dicho proceso como un sistema. 

+Conozca el curso virtual Neuroeducación: Emociones y Aprendizaje

Tomado del título: La estrategia en el aprendizaje. Autor: Moisés Huerta. pp. 23-24 

Foto de Freepik