Moneda

Síganos

Tu carrito

Tienes (0) productos $0
ANUNCIO
web_banner_magisterio_1115x116_tebar.png

¿Qué puedo hacer yo en mi escuela?

Magisterio
11/09/2018 - 15:00
0
Foto de Pixabay

1.  Desempolva tu proyecto educativo

El proyecto de una escuela debe ser un documento vivo que se revise con cierta asiduidad. Sitúa el proyecto educativo en el día a día de tu centro, relee algunas de sus partes y analiza cuáles necesitan modificarse de acuerdo con el ritmo de las cuatro fuentes del currículo.

2.  Conecta con tu entorno

Sal a la calle a descubrir cuáles son las características únicas de la realidad de tu escuela. Analiza cuáles son sus cualidades y sus debilidades. Hay grandes oportunidades si te atreves a convertir las necesidades del entorno en el principal motor de cambio. Esto permitirá a tu escuela significarse con un proyecto único.

3.  Entrevista a tu comunidad educativa

La realidad es mucho más que datos estadísticos. ¿Sabes cómo son tus profesores? ¿Estás al tanto de qué les gusta a tus alumnos de secundaria? ¿Compartes las mismas inquietudes que las familias de tu escuela? Ayúdate de entrevistas o métodos cualitativos para lograr el máximo de información útil sobre los principales protagonistas de tu comunidad. Ellos te darán muchas de las claves para tu crecimiento.

4.  Descubre cuál es el superpoder de tu escuela

Cada escuela es diferente, cada escuela es única. Tu escuela tiene un talento que ha madurado a lo largo de su historia con la ayuda de las personas que la han construido y la completan día tras día. ¿Cuál es la cualidad que hace de tu escuela una institución única? Descubrirlo guiará vuestro proyecto y os dará las coordenadas hacia el futuro.

5.  Sueña tu escuela

¿Recuerdas cómo era tu escuela hace diez o quince años? ¿En qué ha cambiado? Ahora cierra los ojos y tómate unos minutos para soñar la escuela que quieres construir. Ayúdate de tu imaginación para visibilizar la escuela donde quieres estar dentro de otros diez años. ¡Atreveos a soñar en equipo!

6.  Crea tu propia cámara del tiempo

ANUNCIO
banner_web_rim_digital.jpg

Esconde un tesoro en el jardín o en el patio de la escuela. El tesoro puede ser el proyecto educativo, materiales, trabajos, presentaciones... Hazlo con la ayuda de los más pequeños y espera hasta que se hagan mayores para desenterrarlo. Es como viajar en el tiempo. ¿Cuánto piensas que habrá cambiado tu escuela en estos años? ¿Y tu rol como profesor o como padre?

7.  ¿Cómo es el ADN de tu escuela?

Si todos los centros tienen características y formas de ser únicas, su desarrollo tiene que notarse en los alumnos. ¿Cómo visualizas a tus alumnos cuando se marchen de la escuela? Describe nueve características que les hacen únicos y que definen el ADN de tu escuela. Rediseña tu proyecto educativo. Haz de tu proyecto educativo un mapa mental, conviértelo en una historia, en una imagen o en un logo. Anima a tus alumnos a que lo escenifiquen o a que creen un mural audiovisual con la ayuda de herramientas multimedia. Expón tu proyecto en pasillos, patios y salas, pero de formas distintas y originales, que demuestren su carácter único. También puedes convocar concursos artísticos, narrativos, audiovisuales y creativos entre alumnos y padres.

9.  Crea tu propio mapa 4x4 de escuela

Llegados a este punto, anímate a crear tu propio proyecto de innovación. Hazlo con la ayuda de tus compañeros y de las familias de la escuela. ¿Qué sabes sobre cada cambio en las fuentes del currículo y qué aplicaciones concretas se desarrollarán en vuestra escuela?

10.  Continúa leyendo
El viaje no ha hecho más que empezar.

Título: ¿Qué puedo hacer yo en mi escuela?
Tomado de: Viaje a la escuela del siglo XXI.  Así trabajan los colegios más innovadores del mundo. Alfredo Hernan Calvo. 2015 Madrid. España. pp 30-31

Foto de Pixabay